Otra vez anda por ahí reptando zócalos y amagando con subir
viene de abajo esta vez
brota como una ponzoña entre la pared y el suelo
Se acicala
Con verdores nuevos
Seduce esta indiferencia mía 
que la sabe de memoria 
y la ignora -haciendo como que

(entonces hago cosas y cosas y cosas para no verla crecer, me desangro las manos, invento mundos de estopa, desando caminos, escalo aconcaguas para caer de jeta en los montes de espinos
 y sin embargo ella está ahí
-tan carnosa- 
impertérrita sustancia sin nombre. 
Henchida como un globo impaciente
esparciendo su aliento húmedo en derredor
alzando partículas de moho.
 Irrespirables las horas vecinas
 patinan en el reloj
perforando mi nuca
y ella, 
ahí
-voluminosa-
insaciable perseguidora de mi sombra)

6 Comentarios

  1. Maldita sea.
    A ver si se cansa de dar la lata y desaparece.

    Besos.

  2. Me encanta este poema, pero esa sombra necesita un buen rayo de sol que la ilumine y la desintegre (un poquillo por lo menos...)

    Un beso.

  3. Madre mía!!! si así escribís cuando te pasa todo eso!!! perdón voy a ser muy egoísta...que siga pasando!!! NOooooooo....broma.

    Excelente, de comienzo a fin. La maldita es absolutamente insaciable!!!

    Un beso grande Pato!!!

  4. roberto says:

    Tengo días así, la ignoro pero me tira de la camisa. transformandome en un bestia la pateo, pero nada, miro a lo lejos, busco un pájaro, algo en el horizonte para seguir con la vista un instante, y siento su respiración en mi nuca, no me deja. me voy a dormir y la siento acostada atrás mío, cucharita cucharita. quiere tener algo conmigo!!
    a veces se queda dormida y yo me levanto sigilosamente para no despertarla. y desaparece, otras veces me levanto y me está esperando en la cocina.
    es terrible, no le demos bola, mejor escribamos de otra cosa.

  5. Genín says:

    ¿La sombra de ti, de lo tuyo?
    Siempre va a estar Ahi...
    Besos y salud

  6. ella va con uno en cada segundo que le pensamos y en los que no, ella nos asalta

    felicitaciones, el recurso paraverbal le da la atmósfera que necesita para asimilarse en el lector

Gracias por tus palabras