Pienso que en este momento
tal vez nadie en el universo piensa en mí,
que solo yo me pienso,
y si ahora muriese,
nadie, ni yo, me pensaría.
Y aquí empieza el abismo.
-Roberto Juarróz-

Viernes: estuve invitada por un Jardín de infantes pues la directora quería regalarles a sus maestras, para el día del maestro, la frase de Saint Exúpery “No se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos” y para regalares esa hermosa frase me pidió que contara el capítulo XXI del Principito en forma de relato, sin diálogos, o sea que hice una adaptación para que pudiera interesar a niños y a grandes por igual. Mañana y tarde estuve visitando el jardincito y volviendo a mi pasado, emocionándome junto las maestras, que todo el tiempo están amando y entregándose a chiquitos que pasarán por sus vidas como pasó el Principito en la vida del Zorro. Igual, sabiendo que esos niños se irán, los domestican y se dejan domesticar.

Sábado: el programa de radio, mi querido espacio de radio Perras Negras con la partida de Aye se me ha vuelto complicado, ella era una parte importante del programa. Aunque poco a poco le voy tomando la mano a tener que atender varias cosas al mismo tiempo, todavía navego en la tormenta de quedar manejando un barquito sola en medio del río y creanme que me cuesta mucho.

Domingo: Club Atlético de Poetas. Segundo encuentro. Magnífico segundo encuentro, creativo, unificador, sorprendente, movilizador, emocionante.
Uno de los poetas que subió a leer por el micrófono abierto comentó que estaba alucinando con el espacio creado, con el ambiente, no podía creer que se escucharan a los poetas que subían a leer sus textos. Que se escuchara la voz del poeta en ves del murmullo de la gente. Que no se escuchen los pasitos de inquietud para que el poeta termine de una vez por todas de leer, así los espectadores hablan de algo. Los espectadores que fueron al encuentro de lectura supuestamente a escuchar poesía, no escuchan, hablan aunque sea de nada. Conseguimos detener el ruido. Tanto Aye, como Akira, Gustavo y yo nos miramos conmovidos por tener la certeza de ir por buen camino, otro placer.

Sin embargo tengo una nostalgia de día de lluvia que me invade los huesos.

Para el programa de radio estuve leyendo el pensamiento de Juarróz sobre la poesía, ya que esa era la palabra POESÍA. Lo recontrasupermega simplifico en esto que escribo a continuación, todo tiene un porqué…

Dice Juarróz que de pequeño se sintió atraído por la poesía y empezó a escribir inspirado en lo que le rodeaba que era la naturaleza de la Pampa Humeda, su padre era jefe de la estación de ferrocarril y tenía todo un horizonte vasto para contemplar. Creció leyendo y escribiendo poesía, hasta que comenzó a sentir cierta repetición, cierta flacidez dentro de la poesía, incluso entre los grandes poetas. Eso lo llevó a investigar y a buscar su propia poesía, su propio código. Buscar formas de síntesis poética donde confluyera la sensibilidad, la emoción y la inteligencia. Poder entrar en zonas aparentemente prohibidas.
Fue en la búsqueda de esa poesía que tuvo la impresión que en el devenir del tiempo se producían cortes, algo así como si al tiempo cronológico, lineal lo imagináramos como una línea horizontal, y la poesía fuera un tiempo vertical, algo que brota delante tuyo, algo que antes no estaba.
Esa visión se le juntó con otra a la que inevitablemente todos vamos en forma definitiva: la caída. Sin embargo al mismo tiempo que siente esto, paradójicamente siente el movimiento inverso. El rebote de la caída.
Y lo compara con la vida, en toda obra hay altibajos, en toda vida hay altibajos.
La poesía lo único que puede reflejar es ese ascenso y esa caída, que es la vida misma.
A un segmento de caída, sucede otro de plenitud.
Y yo agrego que viceversa.
Inexplicablemente he tenido una sucesión de días maravillosos, emocionantes, movilizadores, donde he dado de mi todo lo mejor que pude y me he sentido bien con eso, plena.
¿Es extraña entonces esta sensación de caída?
De vacío, de abismo…
Soy esa lluvia finita que cae del cielo

Dice Juarróz “El poeta y el poema se encuentran rodeados por lo desconocido. Quién se da cuenta de eso y persigue hacer de lo desconocido “algo” que se pone delante de la mirada, hace poesía. Y como en todas las grandes cosas de la vida, el amor, la muerte, el dolor, no hay definiciones unívocas, lo que hay es simplemente el hecho concreto y real, inexplicable, y casi imposible de darle forma.

Esto se hace ya muy largo y no sé si he conseguido explicarme, o simplemente me he dado vuelta como un guante y nada mas.

19 Comentarios

  1. claudia says:

    Según Juan Gelman,la poesía puede nacer del encuentro "entre una piedra y un fulgor de otoño" el secreto sería poder hacer que se encuentren esos elementos, sea en el ascenso, la caída o el rebote... o sea,en esa ruptura de lo cotidiano. un ABRAZO

  2. Creo que es normal que después de tantas cosas buenas tengas un día de "caída".
    Míralo de forma global y te darás cuentas de la suerte que tienes.

    Besos.

  3. incal says:

    Hay un momento en donde la caída y la asención se encuentran.
    Es en esa intersección donde el acto poético se hace presente..
    Los místicos le han dado distintos nombres a esta experiencia: samadhi para los hindúes,nirvana para los budistas,satori para el zen, éxtasis para los cristianos.

    Los alquimistas hablan del matrimonio sagrado de la materia con el espíritu. La transmutación alquímica consiste en la materia ascendiendo hacia el espíritu y el espíritu descendiendo a la materia ,de ese abrazo surge la piedra filosofal que otorga inmortalidad.
    Es decir morir a lo mundano para acceder a otra realidad,"una realidad distinta"dice el chamanismo a través de Don Juan hablándole a Castaneda.
    "Hay otros mundos pero están en este"decía el poeta Paul Eluard.

    Esos momentos de "otra realidad"son escasos y el poeta siente atisbo de esa presencia a través de las caídas y elevaciones del espíritu en la materia y viceversa.

    Juarroz,un poeta con mayúsculas , era un buscador interesado en el Budismo Zen y en los místicos cristianos como Maister Eckhart.
    Sus poemas son expresiones de su itinerario hacia el Ser.

    Besos.
    Luis

  4. incal says:
    Este comentario ha sido eliminado por el autor.
  5. Te explicas divinamente, Pato.
    Los ascensos y descensos forman parte de la vida y, como ya han dicho otros antes, somos afortunados.
    Me quedo con todo lo bueno que contaste.
    Un abrazo

  6. Blanca says:

    Pati, sabes que nos conocemos de hace poco, te digo, me encantó viernes, sabado y domingo. con lo del poeta Juarróz, me hice bolas; no lo conozco, y no me gusta la poesía, por lo general. Pero me gusta como escribes tu. vuelvo, gracias.

  7. Blanca says:

    Ah, me encantó el texto de Incal. buscaré tu blog, Incal, me gustan los temas que trataste aqui.Ciao.

  8. Genín says:

    Es que por mucho que queramos inventar, todo es el reflejo de la vida, todo, la poesía también, por eso es normal que tenga sus altos y muchos bajos, como la vida misma, querida, es natural, todo es normal en tus sentimientos...
    Besitos y salud

  9. Los días de caída son inexplicables. No creo que con tanta actividad estés de caída, sobre todo que la actividad que realizas es edificante. Podrías estar cansada pero no de caída. Creo que los acontecimientos a nivel global, lo decaen a uno. Por lo menos a mí me pasa. Pero lo bueno es que todo es temporal, pasa.

    Saludos cordiales. Hasta pronto.

  10. QUERIDA PATO, LAS EMOCIONES AUNQUE SEAN POSITIVAS, SON COMO ALUVIONES QUE NOS SACUDEN, SOBRE TODO CUANDO, PARECE QUE SON SORPRESIVOS Y NO LOS PODEMOS RECONOCER COMO EL HABER ALCANZADO LO DESEADO. SI, HABER SIDO CAPAZ.

    VOS SOS MUY CAPAZ Y NI QUE HABLAR DE LA CREATIVIDAD Y EL DON QUE TENES PARA ESCRIBIR!!!

    yO TE FELICITO DESDE LO MAS PROFUNDO DE MI CORAZÓN!!!!
    UN ABRAZOTE GRANDE Y DESCANSA DE TANTAS EMOCIONES... YA LO VAS A PODER SENTIR COMO ALGO NATURAL.

  11. Querida Patito acá vamos dando tumbos que si ejecutaron que si secuestraron no falta y hay días que uo se cae y piensa para que seguir...pero veo la sonrisa inocete de mi sobrinita y la de mis hijas y me vuelvo a levantar...te dejo u abrazo muy grande


    Besos

  12. ybris says:

    Hay caídas que más parecen ascensos a juzgar por lo bien que te explicas.
    Eres admirable en tu capacidad de abarcar tantas cosas con la constancia y altura con que lo haces.

    Besos y muchos ánimos.

  13. Verbo... says:

    Ayer te leí esta entrada
    y anoche pensaba en tí
    en tus talentos varios

    y me decía, que mientras en el club de poetas , en el Rie, leían poemas, unas manos podrían estar tocando un piano, para poner música de fondo en vivo, y me sonrío, porque lo veo posible, y hermoso...

    salgo y vuelvo, porque la imagen que tienes en el post, me hace recordar otra imagen, la busco para traértela y regalártela.

    regreso...

  14. Eli says:

    No has explicado, Pato querida, has compuesto, al vendaval, nunca le sobra el viento.

    Tus caídas solo son arriba y desde allí provocas el cielo.

  15. Me has hecho pensar en esos momentos que siempre tenemos. los bajos o peores, pero que con el tiempo recapacitamos y nos damos cuenta que aun así vale la pena.. enfrentarlos..

    Un abrazo
    Con mis
    Saludos fraternos de siempre.

  16. Verbo... says:

    Trato de darle un "paste" a la imagen que te comente para que la veas, y no puedo...

    Te la envío por mail.

    Besos.

  17. AZstudio says:

    Hola Pato amiga:

    Gracias por tu visita a mi blog, y tu bello comentario.
    Palabras tan bellas como las tuyas, me dan ánimos para seguir en lo mio...

    Sobre tu nueva publicación:
    Aunque no quisieramos, siempre esas etapas de "caída" están presente.
    lo que hace la diferencia es si te acostumbras a ellas.

    La vida nos puede golpear 100 veces, pero procuraremos levantarnos 101...

    Que tengas un gran día.......AZstudio

  18. manu says:

    Por suerte hay altibajos, para valorar, para tomar envión, y volver. Es saltar, caer, saltar, caer. Creo que la emoción del saltar está dada en saber inexorablemente que se va a caer, que se tendrá un rato de plenitud y vuelo. Estimo que no existiría manera de saberse en felicidad sin tener momentos de de vacío o de tristeza. Supongo, no?

    Abrazo!

  19. Codorníu says:

    Los altibajos son propios de la vida. Eso lo sabemos todos teóricamente. Pero cuando se baja del cielo al suelo, la única sabiduría que sirve de ayuda son los brazos que nos abrazan.

    Un abrazo, amiga.
    Pepe.

Gracias por tus palabras