Estoy pensando en la falta de respeto que tenemos para quienes no pertenecen a nuestro pequeño y redondito mundo de arveja. Veo por ahí mil quinientas invitaciones a ciclos literarios, conciertos, representaciones teatrales, exposiciones, etc. Y digo guau cuánta manifestación artística. Me ilusiono. Hay cientos de personas manifestándose por ahí, expresándose, haciendo arte. Respiro. Hay aire rico en el aire pesado de la ciudad, no todo está contaminado con vidrieras de cosas que te tenés que poner, y comidas que tenés que comer, y pelis que tenés que ver y música que tenés que escuchar, para pertenecer (vaya uno a saber dónde) Hay gente que crea otros espacio, respiro aire puro. Voy a uno de esos espacios, y voy a otro y a otro y conozco gente que participa y gente que va de espectador ilusionado y (y acá viene la parte en la que me caliento, sepan disculparme, pero es catarsis pura y dura)

…y gente que va porque es moderno ir, es una moda estar en alguna movida cultural, por pose. Es top ser culto e intelectual, lo sabías? Enterate, si estás fuera de onda, subite al tren de algo medianamente culturoso aunque te aburras como una ostra y enseguida estarás en la cresta de la ola. O también vas porque un amigo tuyo toca el bongó esa noche y le vas a hacer el aguante. ¡Qué lindo, es hasta emocionante eso! Ahora, si te cruzás la ciudad para ver a tu amigo que toca el bongó, si pagás una entrada, si además no estás solo, si hay gente en el escenario, repito SI HAY GENTE EN EL ESCENARIO que está actuando, aunque tu amigo del bongó todavía no esté tocando, para qué hablás? ¿De qué hablás? ¿Qué puede ser más importante que escuchar al flaco que tiene las pelotas como dos fiat 600 y tiene el valor de subirse a un escenario a desnudarse el alma para vos? –ok, vos no se lo pediste, no te interesa, macanudo, respetá a quien sí le interesa ese momento y pide silencio. Si te aburre mucho eso que estás viendo, podés levantarte e irte a la vereda que es un lugar tan lindo y volver cuando el chico del bongó suba a tocar, pero cállate! Es que dan ganas de gritar ¿podés hacer el favor de callarte por favor? Vine a escuchar música, no tu puta charla, no tu nada interesante charla, no tu tedioso parloteo en mi oído, ese murmullo de aveja me mata. Ok, podés decir algo, comentarle algo al de al lado, tampoco estás en una ilgesia, ni en el colegio, y ya sos regrande, te morís por decirle a tu amiga lo bien que está aquél flaco o lo mucho que te gustaría ir a Salta este verano. Genial, ya lo dijiste, ahora stop, hay un músico cantando.
Respeto.
No te gustaría estar ahí arriba y que abajo todos hablen, es feo, es horrible, se siente un frío desolador cuando el espectador no sólo habla, sino se ríe a carcajadas, pide comida a los gritos, le grita al de la otra punta no se qué cosa innecesaria. O sea, NO. No es así. Y si es así (como ayer constaté) NO DEBE SER ASÍ. Ayer luego de un concierto en el que tocaban dos amigos y otro grupo que conocí en el lugar, un trío llamado “Dos Sapos” y al que pensaba quedarme a escuchar y conocer, huí despavorida. Me fui enojada, molesta, inquieta, desilusionada con todo esto de lo que se usa. O se tiene que usar porque queda bien. O de lo que se dice que abunda y en realidad lo que abunda es la falta de respeto por el otro. Me hubiera encantado que la gente que fue a escuchar a Dos Sapos, se callara un poco la boca y escuchara mis amigos, tenían algo de decir, no se enteraron. Me hubiera encantado que los padres, tíos, primos y amigos de Dos Sapos sintieran el mismo respeto que supongo esperaban que sus hijos recibieran, por quienes yo fui a ver, pero no. Hablaron toda la hora previa a su momento. Comieron a los gritos, bebieron como marranos, molestaron. Y luego si, cuando los dos plomos que estaban tratando de cantar atrás del griterío dieron por finalizado su show, se callaron. Se fueron todos para adelante como nenitos de la sala rosa a los que le van a leer el cuento de la Hormiguita viajera y eran todos tan lindos y tan respetuosos y tan buenos que hasta te daban ganas de abrazarlos, pero me fui, qué pena no pude saber qué tan geniales eran los “Dos Sapos” su gente linda me ahuyentó.

Queda como el tuje, a ver si no soy clara. Es repugnante la falta de respeto que hay hacia el artista, cuando nos quieren vender que hay arte por todos lados. Que todo el mundo se encuentra a compartir arte. No es cierto, todos quieren mostrar SU arte, sin que le importe tres carajos lo que hace el otro. NO HAY RESPETO MUTUO entre los artistas. No hace lo mismo que yo, entonces es feo, no lo escucho y no solo no lo escucho, sino que hablo bien fuerte porque no me interesa nada de nada, ni por asomo me preocupo en prestarle atención porque no me va a dar nada. De antemano, como no lo conozco, ni me gasto en conocerlo. No sólo hay falta de respeto, sino hay maltrato por quienes dicen amar el arte o son amigos de un artista. Si vas a escuchar al del bongó, escuchá a los otros o andate afuera, es fácil. Con lo que cuesta despojarse de los prejuicos, los miedos personales, el agotamiento laboral –porque la gente que hace música, teatro, pintura, poesía, o toca el bongó- además trabaja y a veces en laburos insufribles porque hay que comer, pagar alquileres, medicinas, etc. Sólo unos pocos privilegiados viven de su arte, el resto la pelea nada mas. 
Incluso noto cierta resignación en los artistas, -es así- te dicen. La gente habla y está bien. Ya están acostumbrados, qué horror. No era así.  LES JURO QUE NO ERA ASÍ, o es que pertenezco a otra generación donde íbamos a escuchar música y escuchábamos y cantábamos y lo pasábamos bien. Los únicos que molestaban era la cana cuando se metía a hacer requisas. No era así, era difícil tener un lugar de encuentro o que alguien cantara para vos, y tal vez por eso lo respetábamos. No sé, pero no era así. Y ahí me pongo loca, ¿qué está bien? ¿Qué? ¿Que hablen de la nada misma mientras una persona está actuando? Hay miles de lugares en esta puta ciudad donde podés ir a hablar de la nada sin que nadie te pida que por favor te calles, sin que tu maldito murmullo me rompa las pelotas, hay miles de lugares donde para que comas y bebas feliz te ponen música funcional o a los 40 fundamentales o a TN, pues metete ahí a parlotear, NO VENGAS A SENTARTE EN UN LUGAR DONDE SABÉS QUE ALGUIEN CANTA O LEE POESÍA O ACTÚA. 
No vengas nada más que a escuchar a tu amigo que toca el bongó, no seas tan limitado, por favor. Interactuá, cultívate, conocé más, no te quejes después por la invasión de los wachiturros, ni por el exceso de reguetón, porque es tu actitud nefasta la que hace que los espacios de arte se conviertan en canchas. Es tu actitud de mierda la que diluye ese espacio que tanto cuesta sostener. ¿Te acordás cuando Serú decía lo de las grasas de las capitales? Bueno, si sos joven, si no sos argentino por ahí no escuchaste nunca esta canción, pero pasa en todas partes, la grasa de las capitales no se banca mas!
Por eso te pido por favor que la próxima vez que te inviten a escuchar a tu primo que toca la mandolina, o a tu amigo que toca el bongó, pensá bien antes de aceptar y meterte en un sitio en el que no tenés ganas de estar, o no sabés cómo hay que estar. Y en el que solo querés que te vean que estuviste, porque sos macanudo. Andá para el momento preciso en el que, el que toca el bongó, hace chan-chan y listo. Evitame tu insoportable cotorreo, que yo si quiero escuchar, no sólo al amigo mío, sino a tus amigos. 



Que importan ya tus ideales 
que importa tu canción? 
La grasa de las capitales 
cubre tu corazón 

Por qué tenes que llorar? 
es que hay otro en tu lugar que dice: 
"Vamos, vamos, la fama, 
la oportunidad está aquí", 
lo mismo me pasó a mí, lo tienes 
todo, todo y no hay nada. 

A buscar el pan y el vino 
ya fui muchas veces 
a sembrar ese camino 
que nunca florece, no transes más. 

Con la cantina, con la cantora 
con la T.V. gastadora 
con esas chicas bien decoradas 
con esas viejas todas quemadas
gente revista, gente careta 
la grasa inmunda cual fugazzetta! 

No se banca más! 
No se banca más! 
La grasa de las capitales no se banca más.
La grasa de las capitales no se banca más.

No transes mas 
Don't stop the music 
No se banca más! 
No se banca más! 
La grasa de las capitales no se banca más.
La grasa de las capitales no se banca más
-Tema de Serú Girán-

20 Comentarios

  1. Tuky says:

    Clap. Clap. Clap. ya sabés, comparto lo que decís. Creo que mi bar se unirá a esta causa tuya hoy, sólo para que seamos al menos "dos patitos" pidiendo respeto

  2. Pato says:

    Gracias Tuky, ojalá se sumen mas patos a este lago y echar por tierra la indiferencia.

  3. GENIAL...HIPERGENIAL...Y AQUÍ ME SUMO A TU CALENTURA. Te cuento que tu post, me trae a la mente muchas cosas, pero por sobre todo el tema del RESPETO. Si el respeto absolutamente perdido.

    1er. Acto: La Directora agarra el micrófono que tiene poco volumen por cierto, e intenta comenzar el acto, mientras las docentes, recorren cada una su grupo de alumnos a fin de que guarden silencio.
    De fondo, si en el fondo, donde estamos los padres, el revoloteo es infernal, las carcajadas y los chismes estúpidos están por doquier.

    2do. Acto: La Directora dice "Recibimos a la Bandera de Ceremonia". Los alumnos se ponen de pie, y el griterío en el fondo producido por los padres de los educandos, es cada vez más insoportable y me voy indignando hasta el punto de tener que controlar mi ira. Suena Aurora, tal vez con algún tipo de arreglo musical que yo desconozco, porque al mismo tiempo se escuchan de diferentes lugares SHHHHHH.....SHHHHH....SHHHHHH..... Yo digo ya no aguantando más: Qué vergüenza! en un tono un poquito alto, para ver si el señor bien arreglado que está a mi lado deja de parlotear sobre el asado del domingo que viene con su amigo.

    3er. Acto: Suben al escenario los chicos de 1er. grado. Pobrecitos entre el miedo y el barullo infernal que hacen los adultos, apenas se los escucha. Entre medio, la maestra pide silencio y respeto por el micrófono, lo que no tiene mucha cabida en la concurrencia, salvo en los padres y familiares o amigos de esos chiquitos. Terminan de actuar y suben al escenario los grados restantes. Obviamente, una vez que cada grado bajó del escenario, esos padres y familiares y amigos tan atentos se suman sin piedad alguna por el resto, al cotorrerío de las felicitaciones y abrazos y jolgorio.

    4 ACTO: En un televisor puede verse en grandes titulares URGENTE: Docente agredido por el padre de un alumno. Esta tarde se realizará una marcha en pidiendo más SEGURIDAD.

    5to y último ACTO: La policía Montada ahora custodia cada una de las escuelas.


    Tuve la suerte de pertenecer a una escuela donde las cosas artísticas tenían gran valor. Así formé parte de una orquesta de niños de primaria. En general eramos unos cuarenta chicos que no superábamos los 13 años. Todos los años se realizaban los festivales de fin de año en un cine teatro de Villa Urquiza (el cine 25 de Mayo) que ahora fue reformado y reabierto. Y recuerdo con toda claridad la imagen de mi profesora diciéndonos: "no vamos a comenzar a tocar hasta que no haya absoluto silencio, no se tiene que escuchar ni el ruido del papel de un caramelo".
    Un día, el teatro estaba abarrotado de gente, entre familiares e invitados. Nos tocaba actuar inmediatamente después de haberse efectuado el intervalo. Se abre el telón y allí estábamos nosotros bien formados junto a nuestra profesora. El ruido era tremendo, gente acomodándose, padres conversando entre sí, ruidos molestos por doquier. La profe, gran mujer, se colocó en el centro y adelante en el escenario, sin decir ni una sola palabra. Claro está que la orquesta no comenzó a tocar. Lentamente la gente pareció tomar conciencia de su actitud y se fue haciendo silencio. Cuando en la sala reinaba total silencio, PERO TOTAL SILENCIO, la profesora dijo: Ahora sí vamos a comenzar, y comenzamos a tocar. QUE EJEMPLO ME DIO ESA MARAVILLOSA MUJER!!!

    Perdón por mi extensión y tal vez, porque me fui por las ramas como suelo hacer. PERO ESTO QUE VOS RELATAS ES FALTA DE EDUCACIÓN. Y no sigo más porque no se puede...ser tan larguera jajaja....como dirían mis hijos.

    Gracias por este excelente post. Un abrazote enorme!!!

  4. Me siento parte del pequeño murmullo, murmullo al fin, Perdón..

  5. Hola Pato, la verdad es que si uno lo piensa es un poco (o un mucho) escalofriante, fundamentalmente porque el artista compromete algo muy íntimo cuando se expone, no? entonces..si te maltratan ahí, te maltratan feo, feísimo. No voy a dejarte acá una peregrinación hacia el pesimismo (en la que suelo caer) porque sería muy poco productivo..voy a limitarme a unirme a tu causa porque también pienso que la grasa de las capitales no se banca más. Te mando un abrazo

  6. Johanna says:

    ya no hay respeto, es cierto. comparto tu calentura, la verdad, porque es muy difícil subir a un escenario y desnudarse en la piel de un personaje, en unas líneas o en una melodía, y es horrible escuchar un murmullo de fondo. la indiferencia, el careteo, la grasa de las capitales no se banca más!

  7. Deberíamos hacer como Justiniano en el cine.

    JUSTINIANO 22


    Justiniano adora el cine/
    y le gusta ver las películas/
    en absoluto silencio/
    pero ya ha desistido/
    porque algunas personas/
    son muy maleducadas/
    debido a ello ha iniciado/
    una campaña cívica/
    que con emotiva dulzura/
    y extraordinaria delicadeza/
    concienciará a la población/
    de la necesidad de respetar/
    ese silencio tan necesario/
    por eso hoy Justiniano/
    aunque ha ido al cine/
    prescinde de la película/
    y cada vez que alguien habla/
    o le suena el teléfono móvil/
    Justiniano sale disparado/
    desde la última fila/
    y sin mediar palabra/
    le atiza repetidas veces/
    con un periódico doblado/
    en mitad de la cabeza/
    a la vez que le advierte/
    que la próxima vez que ocurra/
    actuará con mayor firmeza/
    sin embargo su genial idea/
    no ha sido valorada como se merece/
    y unos vigilantes de seguridad/
    sin la más mínima consideración/
    lo han expulsado de la sala.


    Besos.

  8. Así son las cosas y así se las hemos contado.
    Vivir para contarlo.
    Que cada palo aguante su vela.
    O de cómo asistir a una muestra cultural, y que ésta esté llena de demostraciones de incultura general en masa.
    De pena.

  9. Muy triste, pero por desgracia maleducados los hay en todas partes. Y cómo molestan!!!! gggggggggrrrrrrrr... yo creo que ante este tipo de cosas todos deberíamos de volvernos intransigentes, ponerles límites... porque al final, somos los que estamos porque nos apetece, los que tenemos que aguantar ese tipo de exposiciones y aún encima mantenernos callados con la vergüenza ajena y la rabia encima... A partir de ya, todos contra los maleducados.
    Mua!

  10. Genín says:

    ¡Cuanta razón tienes!
    Pero mientras la gente no sea tan ignorante, no habrá respeto para nada...
    Besos y salud

  11. Matias B. says:

    No sólo es una actitud de mierda de parte del público. He visto artistas que después de actuar se van. O están boludeando toda la noche hasta que les toca a ellos, se suben, hacen lo suyo y se van. La puta madre... si fueran Dizzy Gillespie o Reinhardt los perdonaría, pero acá estamos todos en la misma...

    Lo cierto es que la mayoría de los artistas que vemos rondar por ahí les queda grande el título de tal. Ellos son su propio público; ellos y sus amigos, que van a hacerle bombo en cada presentación y nos rompen las bolas a todos. Demasiado ego y poco talento y aún menos ganas de compartir. Sólo gente con ganas de garchar. Eso es lo que se ve en los ciclos culturales de moda.

    Espero nunca más presentarme en público para recitar ni para tocar... la primera vez mandé a la gente a un boliche conocido del oeste. Les dije que ahí la iban a pasar mejor. La última vez fue una cosa parecida a lo que describiste. Incluso en el ciclo que organizaba con Danilo. A mi me daba vergüenza cuando la gente se ponía a conversar, o se levantaban y se iban al patio para chamuyar o fumar un porro, cuando alguien que vino a decir algo está parado ahí enfrente.

    El artista la pasa mejor en su casa. El arte es una actividad solitaria. El publico se puede ir a la mierda...

  12. Hay mucho gilipollas.
    Besos***

  13. Elizabeth says:

    Sé lo que se siente Pato y estoy en total acuerdo contigo. Prefiero el blog, visitado por ciberamigos que siento tan cercanos al claque de intelectualoides que dice quien puede y quien no puede esribir o sentir en este país. Mejor anónima que inédita. Besos.

  14. He de confesar que yo soy de las que rumorean un poquillo, pero creo que con mucho respeto y en bajito. Me encanta compartir mis sensaciones con la persona que tengo al lado...Pero tienes mucha razón, hay personas con una falta de sensibilidad tremenda y sólo acuden a ciertos eventos por algún interés...ya no te digo la gente que va a la inauguración de una exposición por los pinchos. Yo trabajaba en un museo periódicamente y tenía que acudir a ellas y veía cada cosa tremenda!!y te diré que la mayoría de estas personas eran gente de la culturilla de la ciudad, y de clase alta...Y luego están las actuaciones gratuítas, montones de gente haciendo cola sin tener ni idea ni el menor interés de que van a ver. Que sea gratis no significa que sea menos importante, y la gente como es grátis va a todo y lo que menos le importa es la persona que está ahí arriba!! Haces bien en desahogarte!!! Biquiñoss y muchos ánimoss guapaaaaa

  15. Bertha says:

    Cómo bien dices pertenecen a su mundo tamaño guisante... Porque, maleducados los hay y habrá siempre.Pero una cosa es no poder hacer un comentario dentro del contexto y otra muy distinta es que formen un cotarro en medio de un espectáculo.Creo que los extremos se tocan, ni tanto ni tan calvo.

    -Ayer fuí al médico, y en un momento dado :salió de la consulta gritando callense que no se puede pasar consulta...(y eso, que la mitad estaban fastidiados).

    Lo malo, es que estos malos modales se estan generalizando.No solo en un espectáculo.Si no en las aulas, en casa, en el vecindario, en el día a día.Que tambien es una forma de transmitir la cultura de un pueblo, en todos esos valores y sobre todo el respeto tanto al ajeno cómo a uno mismo, que es por donde se tiene que empezar;por uno mísmo.

    Abrazos me ha encantado tu blog.

  16. Normal que salieras molesta, pero piensa que ahora con tanta informacion la gente francamente tiene demasiadas opciones, y esas multiples opciones a vecees hacen desde;ar lo que significa vivir el presente y disfrutar lo que se tiene.

  17. Badanita says:

    exelenteeeeee Pato !!!!!!! Totalmente de acuerdo!

  18. Tienes la traducción en mi blog.Abrazo***Un beso a la morocha:)

  19. Yeka says:

    Lamentablemente la falta de respeto no sólo es por algunos que acuden como público; también está en muchos que ocupan puestos "importantes" en el circuito cultural y artístico. Es una pena.

  20. Reina says:

    Totalmente de acuerdo con Toro... hay que hacer algo... y no salir despavoridos... esa gente, si así se la puede llamar debe aprender a respetar a los demás... seguramente había muchos más como vos que quería escuchar y no podían y tampoco se animaron a hacer nada... somos muy pasivos y nos pasan por encima...
    Y si no, simplemente llamar a alguien de seguridad para que e pida que bajen la voz al menos...
    La falta de respeto es cada vez mayor...

Gracias por tus palabras