Hay voces enganchadas en mis costillas
meciéndose en el viento de los días.

Efímeras cucharas de lata
suspendidas del cable de luz
mojadas de lluvia y pájaros
algunos días me raspan
por dentro
arrancándome
un sabor de infancia.

9 Comentarios

  1. El lejano sabor de la infancia nunca se va del todo... Hay días que vuelve a la memoria la vieja mesa donde nos reuníamos a la hora de comer...

    Besos.

  2. Fiaris says:

    Sentires buenos?malos? pero sentires al fin.
    abrazo

  3. Que nostálgicas esas cucharas.
    Sabor de MiniPato.
    Seguro que sabe a felicidad.

    Besos.

  4. Genín says:

    Queda tan lejos...
    Hubo tanto dolor...
    Prefiero no recordar...
    Salud y besitos

  5. Que profundo y bonito. Me sonó en la piel y en la memoria.

    Tres besos

  6. Sheol13 says:

    Algunos recuerdos nunca mueren y otros se pueden resucitar con sonidos, olores, sabores e imagenes. Gracias por tus comentarios en mis blogs. Un abrazo.

  7. Malena says:

    En la casa de mis abuelos había cucharas de alpaca muy parecidas a esas.
    Ya no las he vuelto a ver.

  8. Hola Pato querida, me disculpo por no haber pasado antes. Ando bastante liada, pero leerte hoy ha sido hermoso. Gracias por las cucharadas de vida con que tu inspiración afina nuestras campanas.

  9. Anónimo says:

    qué bello bello lo último que decís!!

    saludos

    Nina

Gracias por tus palabras