Dejar que el viento me lleve
como a un trapo.

El día se abre y se estira generoso.
Es un delgado cordel
del cual puedo suspenderme 
con un broche
cabeza abajo
dejando escurrir el hervidero 
que soy.
Gota a gota el río sangriento
se irá evaporando
-pienso-.

Me ausento de mí,
como quien abandona
una casa
con agua, luz,
rastros de los cuadros
que vivieron por años
y un teléfono roto que
agita el desencanto. 

10 Comentarios

  1. No podemos ausentarnos de nosotros mismos por mucho tiempo.
    Más tarde o temprano siempre volvemos y comprobamos que el estropicio sigue allí.

    Besos.

  2. No, no podemos ausentarnos por mucho tiempo, Toro, pero...
    ¿ y lo sano que es hacerlo?
    Un abrazo enorme a los dos.

  3. Anónimo says:

    paso por tu espacio , es la primera vez ,que profundo y bellos escritos tenés.
    Desearía de vez en cuando, colgarme tal ycomo la ropa al viento ,y quedarme así horas ,que todo pase y yo dejándome llevar y pensar el viento y nada más .

    Belén

  4. Enormemente triste este poema.O tal vez sea yo quien lo tiñe...

    Te mando un beso,jacarandá***

  5. Cronos51 says:

    Siempre es bueno escapar de uno mismo y poder verse desde fuera, aunque sea solo por unos momentos. Si tenemos el tino de observar bien el estropicio nos será más facil el tratar de componerlo un poco. Te envió el casi incio de la primavera por mis tierras para que sus flores que ya empiezan a despertar te alegren tu día.
    Mi cariño y afecto como siempre

  6. Ausentarse de uno mismo, no es posible, primero tendríamos que resolver lo que nos induce a huir.

    besos pato, no te he visto por mi blog.

    Saludos cordiales.

  7. Genín says:

    Siempre me ha asustado dejarme llevar por el viento, incluso pender de la cuerda, no puedo evitar pensar en el golpe que me puedo dar contra la vida...
    Salud y besitos

  8. incal says:

    regreso de las vacaciones y ya me estoy poniendo al día con tus escritos...que son muchos y buenos como de costumbre.

    Besos.

  9. Ahora si te comento, que hasta ahora no pude...

    Pues si... quien pudiera hacerlo más a menudo, y cuando realmente hace falta... y así descansar.

    Me ha gustado mucho mucho mucho!

    Besosssssss

  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Gracias por tus palabras