No quiero luces.
Esas pequeñas linternas de tus ojos
han abierto un tajo despiadado
por donde me filtro.
Mecen las olas del día
esta pena oscura
en un lánguido vaivén.

12 Comentarios

  1. A oscuras se está mejor.
    Que no te miren esos ojos sádicos.

    Besos.

  2. Fátima says:

    Sí quiero luces.
    Esos fósforos estresados por un brillo desmesurado
    por los que me cuelo para adivinarte.
    Cubren mi alta mesura,
    destapando .... otras cosas
    sin perder el norte.
    Un saludo Pato

  3. A veces es necesaria la oscuridad para desear la luz otra vez.
    Un abrazo enorme, Pato.

  4. ni tampoco ruidos, ni voces
    ni sonidos
    más que las olas del mar rompiendo en la orilla

    combinaria esa penumbra de la que hablás con ese sonido... ...

    y me quedaría ahí largo rato.... largo...

  5. Malena says:

    No mires, por favor
    y no prendas la luz.
    La imagen te desfiguró.

    Jijiji - Los redondos.

  6. Anjanuca says:

    Je, me recordaste aquella canción que cantaba Lola Beltrán y que decía:

    "Malhaya los ojos negros
    Que me embrujaron con su mirar
    Si nunca me hubieran visto
    No fueran causa de mí penar."

    Besucos

  7. Genín says:

    La luz, la obscuridad, las dos son imprescindibles...
    Besitos y salud

  8. "CON LUZ:

    Deseo luces.
    Esas enormes linternas en tus pupilas
    han cerrado una hendija piadosa
    por donde quería escabullirme (?).
    Golpean las olas de la noche
    esta algarabía luminosa
    en una firme dirección"

    (Nada, tenía ganas de expresar mi estado de ánimo inspirado en tu texto).

    ¡Aguanten los sábados feriados y los licuados de frutilla!

  9. Sheol13 says:

    Hay luces en la noche que pueden iluminar una vida, otras sin embargo te ciegan para siempre. Un abrazo.

  10. Sheol13 says:

    Te invito pasar por mi casa de letras para recoger un premio y de paso, si te apetece, seguir la cadena de un cuestionario. Un abrazo.

  11. A veces (muchas veces) elijo la oscuridad, para olvidarme de las luces hirientes.
    Que bailen lentas las olas, que vayan y vengan y dejen bien lejos los remolinos.

    Un beso.

  12. A veces la oscuridad es como una manta que nos cobija. Que nos brinda una apacible calidez, que el alma necesita. Pero más allá de eso, que es tan sólo mi forma de sentir, tu poema es hermoso. Me encantan los poemas cortos y que dicen tanto ... jaja no es mi estilo!!!
    Un abrazo gigante Pato querida!!!

Gracias por tus palabras