Cuando las palabras se vuelven largas y forman un lazo en tu cuello hasta dejarte sin aire, el camino que queda es huir por la tangente o presentarles batalla a esas perras negras.
En medio del naufragio navegan mi fantasía, aquellos cuentos que escribí, mis torpes intentos por acercarme a la poesía, la novela que duerme el sueño eterno de blancanieves y todas esas mentiras que invento para salvarle la vida a ésta, mi leve existencia.

13 Comentarios

  1. Te creces cada vez que te condensas. Que increible!!!

    Besos.

  2. Que mal te miras.
    Si te vieras con nuestros ojos te abrazarías de alegría.
    Yo he disfrutado tanto con lo que escribes que jamás podría pagártelo.
    Besos.

  3. Qué hermoso remate Pato. Yo, igual que Toro, ya sabés, pero entiendo que todo es parte, que la batalla siempre está y que todo lo que está en el naufragio está bien vivo, eh!

    Besos.

  4. Jaja, Pato suenas a mí!!!! será un mal comùn que tenemos algunos que intentamos escribir?.. Nuestra mirada nada tiene que ver con la mirada del que nos lee.. (gracias a dios jaja)
    Como dice Toro, cuánto placer es leerte y no es cuestión de frecuencia o número. Es cuestión de emoción, de pasión, de intensidad y una sutil forma de expresarlos. No te falta nada querida Pato, sólo tal vez cambiarte los lentes con que te miras.

    Un beso Pato!!!

  5. Eli says:

    Tienes la levedad de la heroína, entregas lo mejor de tí, porque en cada palabras pones tu propia vida. Un fuerte abrazo, escrotra sublime.

  6. Toro(¿que raro,no?;) ha hablado por mí.Solo agrego más besos***

  7. Lena says:

    Hay que seguir la lucha, Marula...aunque el cuerpo nos quede estrecho.
    Mi mesita de luz no habla de poesía torpe ni de levedad.
    Habla de todo lo contrario.
    La mesita de Luz del Pez está de acuerdo en que la palabra es pulida y que la dueña de la mano que escribe es inmensa, multidimensional, transparente y colorida. Leve el cabello que de tan lacio y perfecto ondea pletórico.
    La radio es otra forma para la voz, para las letras.
    Las novelas necesitan tiempo de sueño...a diferencia de Blanca Nieves, el beso se lo darás tú.

    TQM

    Alitas, camiones, zapatillas y canciones!

  8. ybris says:

    Justamente ahora acabo de escuchar completo el último programa sobre vuestro "bicentenario": una auténtica perra negra de profundo mordisco.
    He aprendido mucho escuchando y guardando rastros para la reflexión.
    Por eso me doy cuenta, visto el trabajo, el esfuerzo y los innegables resultados logrados que no hay vida más honda que la existencia leve cuando se ve salvada por las mentiras inmensamente ciertas de las letras.

    Enhorabuena una vez más.

    Besos.

  9. Si en medio de lo que crees es un naufragio (que no es más que una venda), los sueños, la fantasía, y todas esas "mentiras" que inventas le salvan la vida a lo que tu llamas tu leve existencia, amiga, sigue soñando, sigue fantaseando, sigue mintiéndote, porque la única mentira que tiene que desaparecer es esa, la de que tienes una leve existencia.

    No sabes todo lo hermoso que entregas de tí en cada uno de tus escritos, ni tengo manera de expesar cuanto bien me hace leerte, entrar en tu mundo y encontrar perlas preciosas en tus palabras.

    Que si para algo seas leve, sea para seguir ascendiendo, para seguir volando libre hacia tus sueños, y seguir siendo tu misma en cada momento.

    Un beso enorme... y usando las palabras de Toro: quiérete más a ti misma patito bella, quiérete por lo menos tanto como te queremos nosotros, todos juntos.

  10. Mis palabras me salvan, mis sentimientos son la soga que se instala desafiante en mi cuello. La corto y se restaura como si tuviera vida propia...

  11. Patito, Yo estoy enamorada de tus letras....

    Besos con cariño

  12. Codorníu says:

    Me identifico con esa manera de escapar al absurdo de esta enfermedad social. A veces, lo real es demasiado crudo.

    Un beso, amiga.

  13. Anónimo says:

    En ese difícil equilibrio que destilan tus palabras y que, tan bien, acompaña la imagen que las ilustran, ahí, a camino entre la levedad y el vértigo, el amor y el absurdo, la fatalidad y la belleza, ahí, hada y puta, está la vida.
    Y tú, enorme como siempre, dando fe de ella, todo corazón, con cada uno de tus latidos.
    Gracias, Patricia, por tu siempre aleccionador testimonio.

Gracias por tus palabras