No debí seguir a mi sombra.
El otro día se me ocurrió ir tras ella y ver dónde iba. Al principio me costó, pero después le encontré la vuelta y fue como un juego divertido.
Yo estaba fascinada con mi descubrimiento, ella toda sombra, yo toda yo, pero al revés. Hasta que se sentó en el cordón de la vereda y me abollé tras ella un largo rato. Estuve allí esperando impaciente hasta que sucedió lo inesperado. En un abrir y cerrar de ojos ella se hizo pequeñita, se estiró como una lágrima y desapareció mezclándose con el agua que corría en la alcantarilla.
Ahora voy sola.
Escuché decir que los que no tienen sombra, han muerto y nada pregunto por temor a las respuestas, solitaria voy por el camino.

13 Comentarios

  1. Me has hecho recordar este poema:

    Íbamos los tres/
    mi silencio/
    mi sombra /
    y yo/
    camino a casa/
    cuando sucedió/
    mi sombra se detuvo/
    dijo que ya no podía más/
    y me abandonó/
    yo le dije adiós/
    y definitivamente solo/
    enloquecí.

    No estamos muertos estamos sin sombra y algo enloquecidos.
    Pero viendo como son los cuerdos no me quejo.
    Hala, vámonos al manicomio.

    Besos.

  2. madison says:

    Maravillosa entrada, y maravilloso poema

  3. Qué imagen tan evocadora recreas en el párrafo"En un abrir y cerrar de ojos ella se hizo pequeñita, se estiró como una lágrima y desapareció mezclándose con el agua que corría en la alcantarilla."
    Un saludo

  4. Badanita says:

    No, sería imposible que alguien como vos estuviera muerta.

    Ya se que no es autobiográfico, al menos no todo lo que escribís pero me sale así ! Que lindo, ojalá pueda venir mas seguido a leerte Pato.

    TQM.
    Badanita :)

  5. Querida Pato, a veces es tan bueno andar sin sombras!!!!!, lo que pasa es que uno se acostumbra demasiado a ella y termina por extrañarla.

    Ojalá mi sombra se escapara por la alcantarilla y sólo quedara luz, aunque eso me vuelva un poco más trastornada jaja.

    Muy bueno, muy bueno, siento tu corazón palpitando en estas letras.
    Gracias por compartirlo.

    Un fuerte abrazo Pato!!!!

  6. Esta entrada es una gozada, super-gráfica y bella.
    Ya sabes que los poetas siempre andamos solos; por eso extendemos en un mantel grande nuestras letras
    y siempre invitamos a nuestros amigos a participar de ellas.
    Me encantó este almuerzo de letras hoy a tu lado.
    Un beso.

  7. Me recordaste lo que decía mi bisabuela no pases por lugares oscuros porque tu sombra se queda entre la oscuridad, se pierde y no regresa...Me gusto tu entrada tiene un aire de tristeza...

    Patito te dejo besos

  8. Y no es más posible que ahora no veas la sombra porque comenzaste a brillar con toda tu intensidad?

    ¿Has visto la sombra de algún diamante?

    Todo son perspectivas... yo prefiero pensar que es porque ahora tu brillo se ha hecho muchísimo más intenso, tanto, que tu sombra no puede verse!!!

    Me encantó el cuento!!! Una belleza!

    Besitossssss

  9. Eli says:

    En la sombra no hay huecos y es en ellos que la libertad germina. La sombra es el trozo de noche que arrastramos, mientras el naufragio libera a sus fantasmas. Y en la luna yace la suma de todos ellos.

    Besos.

  10. meridiana says:

    Un final inquietante...

    La sombra es una compañera que siempre está, mejor jugar y hacerse amiga...

    saludos!

    Liliana

  11. incal says:

    ya lei tu texto que aunque hable de la sombra es luminoso.

    Me voy ,pero queda mi sombra merodeando por aqui...


    Besos.

  12. Pues me quedo pensando en esa soledad y no puedo evitar sentir un escalofrío por mi espalda. Creo que tureflexión es tan acertada... Tan certera.... que nada más puedo añadir.

    Un abrazo grande.

  13. ybris says:

    Es que la sombra no es guía a la que hay que seguir sino más bien el contorno que nos dibuja cuando ocultamos la luz que nos ilumina.
    Somos más que nuestra sombra.
    Por más que desaparezca nunca estamos solos.

    Besos.

Gracias por tus palabras