“Felicidad es estar cada día menos angustiado”.
Jodorowsky

¿Quién no ha conocido la angustia? Esa garra que te raspa por dentro y no te deja tranquilo ni respirar, ni comer, ni disfrutar de las cosas mas simples, porque no las ves. Es una especie de Alien masticando tu estómago. La angustia se transforma en unos anteojos de sol, es una piel oxidada, en una mueca inexpresiva…
No era mi idea hablar de la angustia. Quien no la ha conocido puede sentirse dichoso, quien sí, no es necesario que le explique mas, porque sabe perfectamente de lo que hablo.
Hablo de esa no vida.
Por eso cuando esta mañana leyendo en el Blog de Incal “Usa el reflejo” esa frase, “felicidad es estar cada día menos angustiado” me tiré de cabeza adentro del post.
* Cuando dudes de actuar, siempre entre “hacer” y “no hacer” escoge hacer. Si te equivocas tendrás al menos la experiencia. (¿En cuantas ocasiones nos hemos negado a intentar alguna cosa por miedo al ridículo? Se dice que el error no es siempre condenable, pero lo es cuando no se reconoce y además causa perjuicios a los demás. Por otra parte y quizá, más vale cometer un error y darse cuenta, que cometer un acierto y no saber por qué.)
* Realiza algún sueño infantil.

De pronto comprendí porqué he dejado de sentirme tan angustiada, aclaro (terapia y pastillitas de colores mediante) , pero además porque he dejado atrás una serie de fantasmas agobiantes.
Uno era una especie de mandato “si hacés algo, hacelo bien” “ y si es productivo mejor” no sé quien fue el primero/a que me dijo eso, sólo sé que yo me lo tomé en serio y he tenido una exigencia para conmigo en mi vida, que o hacía todo bien o me caía del mundo. Hasta que un buen día, me caí del mundo porque uno no puede hacer todo bien y sobrevino el desastre. Y fue el día en que dejé de hacer. Mirá si hacía algo mal. Un espanto. Cuando dejé de hacer, me convertí en una especie de muerta, con el agravante de que estaba viva. Hablo en tiempo pasado felizmente, porque ya llevo meses y meses y meses haciendo cosas sin que me importe si lo que hago sale bien, mal, mas o menos, si gusta, si no gusta, si la mar en coche, o sea que me da igual si soy ridícula o soy espléndida, eso es tan aleatorio… Siempre habrá alguien que piense qué ridícula esta mujer y siempre habrá alguien que diga lo contrario, o sea… ¡Al diablo con el qué dirán!
Yo hago y punto. En medio de ese hacer he descubierto que me encuentro espléndida, casi curada y si meto la pata, o hago un papelón, no pasa nada, me río de mí, y chau. Que nadie está exento del ridículo, incluso cuando mas serios y solemnes queremos ser, mas ridículos somos. ¿No les ha pasado tentarse en medio de un concierto donde la seriedad es absoluta y sucede algo como descubrirle un tic al que toca el violín y que esa pavada provoque el descalabro? A mi me pasó que casi muero ahogada frente a un coro que se había tomado en serio lo de cantar bien y…No cantaban bien, pero en vez de aceptar que habían arrancado mal, y volver a empezar, siguieron. Por eso de la solemnidad. Hasta que se les hizo imposible sostener tan alto el tema y casi muero ahogada de la risa
Pero yo iba a otra cosa.
Iba a lo de realizar un sueño infantil.

Ahora me veo en mi casa de Rivera Indarte con 8 o 9 años apoyada en la mesa del living, al lado del tocadiscos gigante y los discos de Los Beatles de mi hermano mayor y uno que me habían regalado de Elvis y yo era locutora de radio. Tenía un programa fantástico que era escuchado por todo el pueblo.
Todos los días a las cinco de la tarde mi programa salía al “aire” y yo era la locutora, la invitada, la que hacía las publicidades, la que leía las noticias, la musicalizadora. Yo era la mujer orquesta y el programa duraba una hora, porque además yo era una locutora muy ocupada y tenía que irme a otras radios.
Ese era uno de mis juegos.
(Eso sucedía en mi fantasía, claro)
En casa se escuchaba mucha radio. Yo vivía en un pueblo donde la televisión se usaba para poner plantas arriba y como objeto decorativo de la sala de estar, de modo que crecí con la radio, con mi viejo pegado a la radio escuchando tangos, con los vecinos de al lado que escuchaban el radioteatro del mediodía y del que yo me hice fan. Uno de un lobizón, creo que de Juan Carlos Chiape. Y era mas divertido escucharlo con los vecinos que en mi casa, porque mi mamá no le prestaba la atención necesaria, era maestra, ella también se estaba preparando para ir a dar clases, qué le iba a prestar atención! En cambio los vecinos se preocupaban con lo que estaba pasando en la novela, que era tremendo y en los cortes hacían suposiciones. Esas conversaciones, esos intercambios de opinión eran mi delicia. No me podía ir a la escuela sin escuchar uno de esos capítulos insufribles, pero que a mi me fascinaban. Escuchaba el culebrón con el guardapolvos puesto y la cartera de cuero lista, cuestión que terminaba el novelón y yo corría a la escuela con la cabeza llena de lobizones.
A la tarde en mi programa de radio, yo revivía ese radioteatro y era todos los actores, todas las voces de la radio…
¡Ahora no pretendo tanto, qué va!
Pero voy a cumplir mi sueño infantil en breve, haciendo un programa de radio con las Hacedoras y falta tan poquito que me han entrado ciertas cosquillas por dentro, algo así como un ascensor, pero al mismo tiempo eso me tiene muy contenta.

Y ahora entiendo porqué, sepan disculpar un post enormemente largo, que no corregiré, que saldrá así, en crudo, sin editar, ni nada.
Luego de leer el post de Incal, me dieron infinitas ganas de contarles este sueño infantil.

18 Comentarios

  1. Todos nacemos con algún talento y don, tu descubriste el tuyo en la infancia, y mira, tu talento, además del DON que te acompañan siempre, tu naturalidad, tu espontaneidad, tu valentia, hacen que hoy puedas comenzar a ver como vas a desarrollar ese hermoso talento, que fue tu sueño de infancia.
    Que hermoso cuando los sueños se hacen realidad, no importa cuanto hayan tardado, ni el tiempo que duren.

    Me ha encantado todo el post, me he sentido reflejada en muchos aspectos, ya sabes cuales, jeje.

    Diría muchas cosas más, pero sería un post dentro de tu post, jeje... lo dicho, me ha encantado, desbordas alegría, y sobretodo ilusión, que contagian!

    Exito siempre! Porque toda experiencia es un éxito.

    Besitossssssss

  2. beatriz says:

    Bueno, he encontrado una de las mias jaja. Por que pensas que escribo aca?...porque en realidad lo que digan no importa,habra quien se ría con una y quien siga de largo. Ah!!! que placer el reconocerse imperfecto, contradictorio y que la vida siga igual y el mundo no se cae, no!
    En cuanto a lo largo del post, bastaría con que pasaras por el mío jaja, no soy para nada escueta.
    Me encantó, realmente me sentí muy identificada. Un beso y un gusto haberte encontrado.

  3. incal says:

    Pato:
    me alegro que mi post en "usa el reflejo" haya despertado tu reflexion e inspiracion .

    Siempre pense que si olvidamos nuestros sueños,la vida se convierte en una pesadilla.

    Y tambien creo que los sueños deben ser hechos concretos
    como lo sera tu futuro programa de radio ,como lo es hoy este blog,y tambien tus presentaciones de lecturas en público.

    Ser feliz,tambien es actuar más alla de la angustia o a pesar de ella.
    Es una tarea alquimica el transmutar el pesado plomo de nuestros miedos en el oro de nuestra creatividad.
    Porque como bien dice Caetano Veloso nacimos para brillar ,no para la miseria, por lo tanto nuestra misíon es irradiar y contagiar la esperanza de que los sueños son posibles si somos fieles a nosotros mismos.

    Un abrazo.Luis

  4. Y lo que me alegra verte así de radiante.
    Radiante de Radio, claro.

    :)

    Besos.

  5. Mai Puvin says:

    Gracia a vos y a Incal. Lloré, me reí, me identifiqué, me vi, me aparté y pude verte... No se, tu post también me significó muchas, muchas cosas.

    Abrazos.

  6. Me alegro enormemente que hallas encontrado la esencia de la feliciad: Hacer lo que uno considera, pasando de las adulaciones o las criticas.
    Lo de las cosquillas es muy habitual, pero se te pasará en cuanto digas la primera frase.

  7. ES BUENO ENCONTRAR PALABRAS QUE HILVANAN SUEÑOS DE CUANDO EN CUANDO... DE TARDE EN TARDE... Y QUE TAMBIÉN BUSCAN FELICIDAD... Y LA DAN...

    UN ABRAZO...

  8. virgi says:

    Hay una clase de sueños que, con perseverancia, se consiguen. Ya veo que el tuyo está a hí mismito. Verás que ahora se irán enlazando los siguientes.
    Un abrazo y que salga súper!

  9. Que lindo Pato, conocer esos sueños infantiles y vivirlos a tu lado con el mismo entusiasmo con que lo revives.
    Me ha encantado la cita de Incal, es verdadera y oportuna!!!
    Te abrazo y celebro contigo el que ese sueño infantil se materialice, no es mas una prieba más que los sueños, siempre se consolidan!!!
    tqm!

  10. Comperto tu felicidad de ver tus sueños hechos realidad...


    Besos

  11. ybris says:

    Estupendo ese deseo infantil a punto de hacerse realidad.
    Y, desde luego, sabiendo que lo importante es hacerlo.
    Digan lo que digan. Sea perfecto o no.
    Es una buena actitud ante la vida para no caer en o para salir de la angustia.

    Besos.

  12. Eli says:

    Tuve que corretear un rato tras la chiquilla pecosita y de largas trenzas, que saltó de mí para abrazar a la tuya, antes de comentar hoy. Qué mucho bien nos haces amiga...

  13. beatriz says:

    Gracias por tus palabras Pato, y había olvidado decirte que con mi amiga María Ines también jugábamos a tener una radio!!! bello muy bello!!! gracias por tu calidez y si puedo arrimar algún sueño ahí estare. Un beso grande!!!

  14. Laly says:

    Querida Pato, me hiciste pasar por todas las sensaciones con tus letras.

    Pero se te lee FELIZ, con "infinitas ganas" segùn vos,y eso no tiene precio.

    Te abrazo fuerte Patito!!!

    LaLy

  15. paolav says:

    Patito, ¡qué importa cuan larga sea tu entrada! Se supone que el mundo de os blogs es para quienes queremos darnos el tiempo y conocernos...y aquí hemos coincidido ambas y me gusta tu relato...yo también me quedé pensando en lo que dice Jodorowski, que nuestro amigo Luis colocó en su blog sobre la felicidad y la angustia. Yo pasé años sin dormir, años llorando porque no me querían y me confundían constantemente. Hoy estoy indudablemente mejor, aunque me angustio a veces, es mucho menos, entonces podría decir que soy más feliz.
    Bien por tu sueño y no dudo en que tendrás éxito, el éxito de ser feliz mientras lo realizas.

    Besos y te quiero mucho, no me pierdo leerte

  16. manu says:

    Si, cuando entré a tu blog me dije “tenía ganas de escribir la señorita”, lo cual, era cierto, porque te digo, cuando hay ganas de escribir se nota, porque se lee de corrido, al pie y muy fluido. Me gustó este texto íntimo, sentí que estaba en el living con vos y te escuchaba hablar lo escrito.

    Me alegro lo del programa, y cuando salga avisá!, ojalá se pueda escuchar online, sería un placer.

    Un besote

  17. Celebro,celebro muchísimo este post tan franco y honesto y me encantaamiga que puedas hacer realidad uno de tus sueños infantiles.Uno llega a un punto de la vida en que sabe que estas decisiones son correctas no porque surgen de laaprobación del exterior o no, sino porque salen de nuestra propia interioridad.
    Me alegra mucho, sabes?
    ABrazos, abrazos y un mar de éxitos!

  18. neptunia says:

    Querida Pato,

    no te imaginas como te entiendo, también he investigado a Jodorowsky, se de angustias, terapias y píldoras de la felicidad.

    Pero no hay nada más cierto que esos sueños infantiles, buenos recuerdos que nos dan luz cuando estamos en tienieblas. Una fuente de felicidad a la que se puede recurrir incesantemente.

    besos

Gracias por tus palabras