Sólo el aire que llegaba del río, era capaz de hacer música en el viento. Para después colarse en las ventanas y tejer entre mis sueños algo mágico, sin que se escaparan los puntos o aparecieran agujeros.
Una manta no muy grande cubría mi desnudez y yo era un ave de luna.
Sólo el aire húmedo gris de hoguera y óxido, era quien encontraba aquellos sonidos en un desierto y mis alas planeaban bajo las nubes.

10 Comentarios

  1. Parece una peli de Tim Burton.
    Me gusta mucho Ave de Luna.

    Besos.

  2. Pato cuanta belleza en tus palabras....

    Besos

  3. Mai Puvin says:

    Maravillosa descripción de ese instante mágico... tan conocido.

    Abrazos.

  4. Eli says:

    Visiones, barcos y brújulas, a la merced del viento, aboliendo al tiempo con su trayectoria y a la rueda del espejo con su zozobra. Patrimonio del naufragio portátil...

  5. ybris says:

    Hay sueños que se vuelven mágicos cuando el aire es música en el viento.
    En ellos volamos solos bajo las nubes mientras el cielo nada más es luna.
    Preciosa ave de luna.

    Besos.

  6. Nany says:

    Me gusta, como todo lo que escribes.

    Besos.

  7. Codorníu says:

    Qué bonito, Patricia (ave de luna). Como se nota que sueñas cerca del cielo.

    En fin, si no fuera por estos textos que le alejan a uno del amargo sabor de los recortes sociales...

    Besos.

  8. mangeles says:

    Precioso...y la imagen "un sueño"...Besos, Patri

  9. Hermoso vuelo,jacarandá.Besos***

  10. traspasando cielos... rasgando instantes...
    que lindo Pato...

Gracias por tus palabras