"Ella es sueño que no me deja dormir
un pensamiento que me quema la cabeza
pienso y la veo llorando despacio
y recordando lo que nunca pasó".

-La nena monstruo- (Árbol)

En la vereda del sol, en la que dormían los gatos del barrio y las vecinas conversaban mientras barrían, estaba la casita de Esmeralda, la chica mas fea del mundo, la mas presa, la mas sola, la mas triste.

Era la casa mas angosta de la cuadra, aun no habian terminado de revocarla y los ladrillos desnudos habían envejecido sin esperanzas de colores.
La puerta alta y de vidrio repartido dejaba ver unas cortinas de voile amarillento y la ventana pegada a la puerta, siempre dejaba ver sus ojos.
Detrás de los cristales, había unos ojos pequeñitos que estaban detrás de otros cristales eternos y no sé, si eran tan lejanos por estar detrás de tantos vidrios o porque sabían de antemano que nadie querría alcanzarlos.

Toda lentes Esmeralda siempre estaba espiando.

Crecíamos juntas, ella era mas alta que yo y con seguridad mayor, pero jamás nos hablábamos, habíamos inventado un juego sólo de miradas. Ella me observaba tras la ventana y sus ojitos despertaban mi curiosidad, que no necesitaba demasiada estimulación.
Yo no soportaba la inspección de aquella mirada y ella debe haber llegado a odiar mi curiosidad, pero durante un largo tiempo no dejamos de escrudiñarnos, era nuestro juego favorito.

Mas abajo de sus lentes marrones de carey, se anunciaba una nariz tambien pequeñita y afilada por donde ellos se resbalaban como por un tobogán, motivo por el cual Esmeralda habia incorporado un tic, que consistía en fruncir la nariz tantas veces como fuera necesario, para subirlos y asi poder seguir espiando.

Un mes crecimos unos centímetros y pude ver su boca detrás de la ventana. En mi vida había visto tantos dientes juntos en un mismo lugar y mi mirada debe haber sido de espanto, porque lo noté en su mirada de dolor. Nos conocíamos tanto las miradas que sé, que notó la impresión que me causó ver por completo su rostro.
Inmediatamente supe porqué no salía a la calle a jugar con los demás niños y la tenían encerrada, su mamá era la mas espantada de todos.
No iba al colegio ni a fiestas, solo pasaba sus días detrás de la ventana esperando ver a quienes pasábamos por allí.

Su vida estaba hecha de personas pasando.

Yo llegué a creer que ella era dueña de mis actos y que con su mente me hacía pasar por su ventana para ser un ratito yo, el momentito que duraba mi paso por allí, ella tenía mi pelo rubio y largo, mis ojos verdes que eran muy bonitos, mi nariz que soportaba cualquier lente y mi boca dibujada, de dientes de perlas todos en perfecto órden.
Tal era mi orgullo y mi vanidad en aquellos años.
Y yo pasaba un día con trenzas, otro día con rodete, otro día con media cola y los fines de semana descansaba de los peinados de Angélica y felíz pasaba con mi pelo al viento.
Entonces ella era yo, se lo veía en sus ojos.
Ella me robaba el peinado, la sonrisa, mis aros, mis vestidos de colores, mis jeans, mi perfume y se quedaba tan contenta , que yo sabiendo de antemando que iba a sufrir un atraco, pasaba igual.
A cambio de su mirada brillando, yo le dejaba todo lo que tenía.

Los chicos del barrio al unisono y sin entender que ella estaba presa, le cantaban a modo de serenata, frente la ventana ¡¡¡¡Esmeralda, rascame la espalda!!!!
Eso modificaba mi humor instantáneamente y era capáz de pelearme con todos al mismo tiempo, perdía el miedo y me trasnformaba en un demonio.
Y ella al ver mi enojo, recobraba vida, salía de su actitud de fizgona, sacaba su lengua perdida entre los dientes desparejos y les hacía morisquetas que tomaban un tinte patético, esa era su venganza. Los chicos del barrio corrían asustados a esconderse y a mi me sonreía hasta que se daba cuenta, que por ahi, así sonriente, era mas fea y volvía a ponerse seria, fría y lejana.

Si yo hubiera sabido entonces que las sonrisas no dependían ni de los dientes ni de las bocas, sino del alma, se lo hubiera dicho, pero aun me faltaba aprender eso y no le dije nada.
Yo no supe decirle que la prefería cuando hacía morisquetas y nos asustaba.
Cuando robaba mi vida detrás de los cristales, para hacerla suya.
Cuando se olvidaba que era fea y sonreía.
Cuando le encontraba un sentido a su vida de mirona y jugaba a ser los que pasaban, como una gran actriz.

Por eso hoy que lo sé, la rescato de esa prisión en la que para mi se quedó atrapada, porque quiero que se vaya de una vez por todas de esa casita pequeña, habitada por gente mas pequeña aun y sacarla de su sino trágico.

Sueño con liberar a una niña cautiva desde siempre, tras una ventana.

Esmeralda no va a saber jamás esto, pero en el aire frío de la llanura del Oeste, andará flotando una suerte de libertad sin condiciones, por las viejas calles de mi pueblo y cuando ella abra su ventana igual que cada mañana desde que tiene memoria, algo llamado vida se le va a meter por dentro, algo llamado deseo la va a tomar de las narices y la va a llevar hasta el ropero de su casa y en el espejo que tiene tapado para no verse, se va a arrancar de a poco sus vestiduras de antaño y se va a cambiar la piel.

Sin nada en las manos, mas que su urgencia, va a salir a la calle ciega y loca de alegría, con la sonrisa chueca mas grande del mundo sin que nada le importe, sin pensar en nada mas que en ella, llena de ánsias la veo escapar, atravesar la puerta de madera podrida por la inundación, dejar atrás esa ventanta reseca y carcelaria, olvidarse de la cara chupada de su madre, ignorar las miradas sorprendidas de los vecinos, recorrer por primera y última vez esas veredas con señoras barriendo, siempre la misma eternidad de soles y de lunas.

Va a correr estremecida hasta perderse de vista y luego se irá caminando despacio, como quien sabe a dónde va, como quien tiene un camino esperando.


"Ahora sé que las nubes son sueños
si las matas llueve en tu corazón."

21 Comentarios

  1. ybris says:

    Delicia de lectura tan en silencio por aquí.
    Porque, verás, cuando uno se levanta para hacer lo que Machado recomendaba: "Hablar con el hombre que siempre va contigo...", y hay palabras lejanas y cercanas que te ayudan a hacerlo no hay palabra posible que lo pague.

    Me haces pensar en tantas supuestas fealdades retenidas por miedos propios o ajenos que lo único que esperan es una pasadita de ánimo o cariño por delante...
    O en esos vientos de vida o libertad sin condiciones que pudieran meterse desde nuestras palabras o deseos en todas las esclavitudes...
    Me haces pensar... y eso ayuda a que el día sea algo más que las horas que nos esperan: las horas que construimos.

    Un beso muy fuerte (te dejé una tontería en el penúltimo comentario pasado -en mi página. No sé si lo leíste)

  2. Que grande eres Pato.
    No se si es ficción o realidad, pero es una maravilla.
    Si es ficción te salió redondo, y si es realidad te exorcizaste, y si hay algo de las dos cosas pues lo bordaste.
    Lo que yo digo, un privilegio.
    Un beso.

  3. flexo says:

    enorme el post mi porteña querida
    por cierto, voy a buscarme algo de ARBOL, que me ha picado la curiosidad de tanto que los escuchas
    besolas

  4. -Pato- says:

    YBRIS, yo tengo esa misma sensación que vos, respecto a las palabras lejanas que te ayudan a pensar.
    Yo estoy fascinada con eso, porque no hay manera de expresar lo que uno siente cuando lee un texto de alguien que desde un lugar perdido describe la misma emoción que uno tiene guardada y no le sale y puede interactuar con esa persona, y seguir pescando pensamientos, sensaciones, vuelos, fantasías a lo largo de los días hasta hacerlos suyos.
    En el mundo corriente eso es muy dificil.
    Es muy dificil que yo pueda contar esto en un bar o en una reunión social y que alguien desde la otra punta me escuche y venga a decirme que lo ha hecho pensar en las libertades o en las esclavitudes.
    Simplemente no lo cuento y lo dejo en mi, por suerte he encontrado este rincón en el mundo, donde el enriquecimiento mutuo es una constante y estoy en pleno vuelo.
    Despues me paso a ver qué me has dejado en tu blog.
    Besos.
    -----------------------------------
    TORO, privilegio es el mío de tenerte aquí cada día.
    Todo lo que escribo tiene una base real, son cosas que estan alojadas en mi memoria o en mis ánsias o en mis miedos, luego mi cabeza las desvirtúa, las fantasea o les cambia el destino, para que vivan como yo quiero, como yo sueño.
    Esmeralda existió, tan presa como lo conté y yo, bueno, tambien existo,ajaj!
    Fue un exorcismo, como bien decís.
    Besos.

    --------------------------------
    FLEXO, cómo estas, no te esperaba porque intuí una semana complicada!
    Despues me paso por tu casa de colores.
    Árbol hace una música naif, un rock ingenuo que me encanta, tienen mucho humor, fantasía y hay algunos temas muy emotivos, por ej. El fantasma. Los dos temas que he usado para mis posts estan muy buenos, pero podés bajarte algo de ellos y darte una oportunidad.
    Te recomiendo ya que estoy, que te bajes algo de la Bersuit en sus temas lentos(Un Pacto, La soledad, Yo, Esperando el impacto, no sé te digo un par de temas como para que veas si te gustan o no) te digo los temas lentos porque que a mi entender son los mejores de la banda, mas que nada por sus letras que derrochan urbanidad y sentimiento, las movidas son directamente para las fiestas que se dan en sus recitales.
    Bueno, me copé!
    Ojalá te guste, a Quique le gustó, se llevó el disco la "Argentinidad al palo" de esta banda.
    Besos y canciones.

  5. Angeles guardianes de otros, este mundo necesita de eso,protectores, defensores de débiles y monstruos.
    Tal vez tus peleas defendiéndola la liberaron del desamor y del desprecio ya antes de tu post.
    Sea como sea,es una hermosa historia.Un beso para tí.

  6. -Pato- says:

    DALIA, tenés razón por ahi ya en ese entonces yo la liberaba, pero no lo he sentido hasta que terminé de escribir este cuento.
    Como dijo Toro en su comentario, he realizado un exorcismo y ahora me siento mejor.
    Besos y ángeles guardianes.

  7. Uy Pato, me saltaron las lágrimas, quizás porque todos somos un poco como Esmeralda. Qué hermoso realmente.
    Besis

  8. -Pato- says:

    MAY, si todos hemos estado alguna vez del lado de atrás de una ventana carcelaria.
    Besos y paso a saludarte!

  9. pez says:

    No se si lo entendi mal bueno lo más seguro es que si pero mira lo suelto y ya está.
    Yo vi dos chicas una con belleza que adora que la miren que disfruta de demostrarla y la otra que desea la belleza la vida de la otra persona que no puede disfrutarla y que sueña con salir y que la vean, que atraves de eso llegan a complementarse una tiene de la otra lo necesita de la otra.

  10. -Pato- says:

    PEZ, uy qué bueno lo que has visto!
    Me sorprende eso, de veras.
    Me gusta, me quedo con esa idea. No importa si está bien o mal, es lo que viste vos y eso basta, está perfecto!
    Besos y vuelos.

  11. MAURA_ says:

    Ambas tienen algo de complicidad,ambas tienen algo que comparten por necesidad de liberarse.
    Patito sabes? cuando te leo especialmente "hoy" me emociono, porque en lo que has escrito existe algo de ellas que me identifica.
    Tqm por llevarme en tus escritos a repensar en mi vida y en como fuí y soy.
    Una adicta a tu blog confirmada te deja mucho cariño de ese sincero, porque más allá de las palabras está el sentir.
    Besosa así de enormes.

  12. varo says:

    Mi primera visita y creo que me has enganchado ;)

    Tal vez las dos se necesitasen y se complementasen como las dos caras de una moneda...

    Un saludo!

  13. -Pato- says:

    MAURA, Es un placer poder llegarte asi.
    Me llena de felicidad en serio.
    Y si, tambien pienso que hay un poco de las dos en mi. Que con este cuento puede dejar salir a la Esmeralda presa y a la que habita en mi.
    Besos y cariños.

  14. -Pato- says:

    VARO, puede que sea asi, si puede ser.
    Besos y me paso por tu blog a conocerte.

  15. que lindo Pato!!
    me ha encantado ésta historia, en la que hay un instante en donde efectivamente Tu eres ella y ella eres Tu...
    muchos besos!!

  16. -Pato- says:

    CIELO, qué bueno lo que cada uno aporta con su comentario, me han hecho descubrir cosas que estan mas allá de lo que escribí.
    En realidad Esmeralda existió y era una chica de mi barrio que vivía tal cual lo he contado fantasía mas fantasía menos y yo era yo, pero efectivamente todos en algun momento nos dejamos tomar por el otro o somos otro por un rato.
    Nos confundimos con el otro de tanto mirarlo, o copiarlo.
    El de ayer se comió a la rubia, por lo menos Esmeralda fue mas piadosa, jaja!
    Besos y miradas mansas.

  17. KAMELAS says:

    Siempre me pasa cuando te leo, que pierdo la nocion del espacio, y ya no se si estoy aqui o paseando por esas callejas burlandome de esa chiquilla en la ventana.

    Gracias por estos maravillosos momenticos sin moverme de mi ordenador !!!

  18. Que lindo debe ser escucharte una de éstas historias antes de irse a dormir.
    Besos

  19. -Pato- says:

    KAMELAS, mirá vos seguro hubieras estado ahi haciendome enojar y te hubiera dado unas patadas por reirte de la pobre Esmeralda, malo seguro que eras el que lideraba el coro, ajajjajaj!!!
    Igual te quiero, porque gracias a tu humor sarcástico me hacés reir hoy día.
    Besos y coros.
    ---------------------------------
    ALDANNA, eso dicen mis hijas, jajja!
    Besos y bienvenida, ahora paso a concerte mejor.

  20. flexo says:

    hola pato, por aquí ando de nuevo, voy tirando como decimos por aquí, semanita complicada si...pero bueno, se sobrelleva aún mejor seguro con esas canciones, muchas gracias, me pongo a ello ya
    un abrazola

Gracias por tus palabras