Y.
La reté, le dije de todo. No lo puedo repetir porque les daría una fea impresión de mi persona, pero para que se den una idea, era Menguele yo. Le dije que qué se cree, justo con ese. Que ¡¡¡qué pretende!!! Que ¡¡qué cosa asquerosa era!!. Chancha le dije. Si, chancha. Faltó que le diga yo acá escribiendo y quemándome las pestañas, mientras vos te revolcás en el fango con ése. Porque yo sí digo la palabra fango. Aunque no sea una palabra coqueta, está en mi vocabulario, qué le voy a hacer. Bueno, le dije eso del fango y justo con ese. No se, yo imaginaba otra cosa para ella.
Les cuento que ese, es un sucio e inmundo y apestoso aprovechador, que la tiene sólo para eso. 
“Eso” es lo que están pensando: la porquería
Y ella tan contenta. Me mira con esos ojos que amo, que no se de dónde saco estómago para seguir retándola. Porque cuando la encuentro haciendo esto –que no voy a dale mas entidad porque ustedes ya saben a lo que me refiero- a mi me da por retarla mucho y mal. Y le abro la puerta y le grito que entre perra de miércoles, y ella entra hecha un manojito de miedo, toda estirada para ser mas chiquita y su cola como un abanico en pleno movimiento que habla y dice perdonameperdonameperdoname nolovoy ahacermas nolohagomasnolohagomas y yo se que me miente la desgraciada, porque al primer descuido ¡¡¡zaz!!! pero la perdono y al rato voy y le acaricio la cabecita que sigue en penitencia y le digo traviesa, malportada, cosita loca llamada amor.
Y otra vez nos hacemos amigas.

11 Comentarios

  1. Jajaja, buenísimo!!! me encantó. Qué decirte de cómo escribís, es un gran placer leerte.

    Un besote grande!!!

  2. Genín says:

    jajajaja No quiero parecer pedante, pero te juro que nada mas empezar a leer sabia que nos la estabas jugando con el personaje...jajaja
    Me ha encantado, genial!
    Besitos y salud

  3. Me pasó lo que a Genín.
    Pero claro, yo te conozco algo...

    Besos.

  4. Pato says:

    La idea no era engañarlos, era escribir automáticamente apenas terminé de hacer lo que narré, y como lo narré, porque me pasó así y me divertí yo misma siendo Menguele y la resanta inquisición y después acaricándola derretida de amor a mi cosita loca con ojos mansos.

    Éste se ha vuelto un espacio sumamente íntimo y es un lujo que me puedo dar, el de subir lo que me gusta sin censurarme como hice taaaaantooo tiempo.

    Besos a los tres!

  5. Jajaja,tiernísimas tu perra y tú.No te censures nunca más,porfa, que tus post son una delicia.Besos***

  6. Pato says:

    En eso ando Dalia, gracias!!!

    Besos.

  7. Pues yo al principio pensaba que hablabas de una persona, y mientras leía trataba de buscar el grado de parentesco y... ¡claro! esas cosas duelen, cómo no van doler.

    Y veo estupendo que no te censures ni le des muchas vueltas a ver lo que sacas, es una actitud muy liberadora y también se aprende mucho contrastándolo con las diferentes visiones de la gente.

    Muy ágil lo que escribiste, llega casi como si estuviéramos l@s lector@s ahí mismo, en ese duelo de afectos, en ese ir y venir y abrir y cerrar de puertas.

    Besos.

  8. Malena says:

    Me encantóooooooo!!!!!!!!!!!
    No sólo por tus letras, sino porque me vi!!!!!!!!!!!
    Jajajajajajaja. Reite de Mengele cada vez que se enamora Numa. Y siempre de quien no debe.

  9. Anjanuca says:

    ¡Jé! como la vida misma. Yo todavía no acabo de encajar eso que le dicen algunos a los perros "Ven, bonito, ven con mamá" Pero oiga ¿Qué noche loca para acabar teniendo un hijo así, no?

    Muy buen relato.
    Besuco

  10. Fiaris says:

    Imaginaba que era tu perra.
    cariños.

  11. Reina says:

    El amor es irresisteble en todas las razas... jajaja :)

Gracias por tus palabras