Tenía la costumbre de quedarse arrumbado en alguna esquina de la ciudad vieja.


Todo solitario y bermejo.

Viendo pasar la nada.

Miraba su destino callejero, anticipaba que lo pisaba el ruido del tren o se dejaba morir en medio del asfalto entre los autos. Apretaba los ojos de cuero ajado, se estremecía apretando los dientes, perdiendo su forma, volviéndose un nudo redondo. Esperaba. En ese momento miraba sus entrañas dolientes y decía sólo es un momento, después no mas estas calles, después me van a crecer alas y voy a ser quien que ansío. Un esperpento carmesí, atravesando el cielo, mezclándome en la noche con la cadencia de mis sueños, brillaré como una estrella fugaz, saltaré de techo en techo, espiaré por la ventana que se me antoje, dejaré mis pasos sueltos para que repiqueteen como la música de las gotas cuando mueren.



Abollado, esperó.

Tembló mientras se vio pájaro púrpura cruzando rascacielos. Viajó por un mundo de alfombras mágicas. Sonrió desde la puntera abierta. Cantó la vieja canción de los zapatos rotos, gritó lo mas fuerte que pudo “con esa facha ¿adónde vas?”

Sintió en su piel de cáscara que abajo había suelo.

Que el cielo era el basural infecto de la esquina de siempre, comprendió que allí no había mucho más que mirar. Allí el fin no estaba, eso era nada mas que un anticipo de que el camino lo esperaba, que todavía faltaban barrios por andar, que le dolía la espalda y hacía frío y su casa estaba del otro lado de la ciudad.



Viejo, estropeado y con un corazón afiebrado de sueños, miró la calle otra vez ¿adónde vas?...

Olvidado mamarracho de cuero, en desuso, solitario, encarnado sintiendo todo este frío adentro.

¿Adónde voy?

15 Comentarios

  1. Mal futuro le auguro.
    Sus días felices ya acabaron.
    Le espera el basurero.

    Besos.

  2. Pato says:

    Toro agorero, mientras hay vida, hay esperanzas!!!!!!

    Besos.

  3. gaia56 says:

    "Viendo pasar la nada" suena a despedida, a vejez,a rutina y falta de alegría.
    Estoy con Toro, le quedan dos telediarios.
    Un beso.

  4. Quino says:

    Después de analizar el contenido, Pato. Suena a monotonía, al inserso, a tristeza... Pero, como bien dices la esperanza es lo último que se pierde... Pero en este caso, nie l maná lo salva.

    Un Besiño.

  5. Pato says:

    Jjajajaja me reí a mi pesar con el comentario de Quino, nie l maná lo salva.

    Gacia, besos y abajo los telediarios, si ve uno mas se pega un tiro!!!!!

  6. Genín says:

    La gran diferencia es que si te preguntas ¿ A donde voy? Y te das respuestas, o las obtienes, aunque no te las des tu mismo, entonces, es genial ¡Estás vivo!
    Salud y besitos

  7. Pato says:

    Genin, de eso se trata :) besos!

  8. La vida se hace difícil y el tiempo pasa. Muchas veces tenemos ganas de que todo pase. Pero en la vida llega un momento en que a todos nos ha pasado de sentirnos un mamarracho. muy buena entrada. ¿Adonde vamos?


    http://el-ser-bohemio.blogspot.com
    http://mi-adn.blogspot.com

  9. Pato says:

    Vamos a la entrada próxima y a sentirme menos mamarracha :)

    Besos.

  10. La vida es rara, nos llena de sensaciones, de subidas extremas y gran gozo hasta de bajadas subsuelezcas y tristeza profunda. Por cualquiera de las sensaciones siempre vale la pena sentir, es lo que nos demuestra que todavía hay sangre en nuestras venas y que todavía estamos para algo más que comer, respirar, caminar y vivir...

    ¿A dónde vamos?
    A donde nos propongamos ir.

    Slaudos y muchas gracias por comentar, ya me pongo a seguir tu blog así me entero más de lo escrito que en ¡GeniaL!

    Gracias...

  11. Eli says:

    Alguna piel de repuesto, ha de doblegar al gancho. ;) Gracias por el abrigo de tus letras, sobre-todo sin armario.

  12. Malena says:

    Que triste el destino del mamarracho abandonado por su par, tan solo, tan ajado.

  13. Es que los mamarrachos son así...estropeados, inútiles, casi rozando el desprecio... ¿A donde irán después de ese frío tan desolado?

    Me gusta

  14. manu says:

    Lo caminado puede pesar, te genera cansancio, se plantea la inacción y la consecuente añoranza de lo que no fue y será, surgen los planteos chuecos, el eco aquél y las palabras encontradas.

    Pero bueno, todo se transforma y puede volver a empezar, ¿no?.

  15. Hola Pato, muy bueno, que hermoso Mamarracho! Hay dos poemas que me hacen acordar a la manera en que escribiste y al tema mismo, uno es "Lo Fatal" de Ruben Darío, el otro es "Los ojos" de Antonio Machado. En el primero aparece como en tu poema esa incertidumbre filosófica y descarnada del origen y el destino del hombre en el segundo, una soledad, una tristeza, y el retorno a la esperanza tímida inocente como un retoño en primavera, así como ese zapato depresivo que le canta a la vida, despues cae en el desánimo y al final vuelve a preguntarse a dónde va; y el recurso, la pregunta directa, el salto hacia el lector, también es muy bueno. Un beso

Gracias por tus palabras