En alguna hora azarosa sucede.
A veces ocurre en la mirada, otras en las manos, en algún poro pequeñito que sirve de pasaje y te deja invadir por completo.
Estás a merced de esa marea de emociones, de mezclas agridulces, de cortejo sensitivo que se vuelve danza por dentro, descubrimiento, satisfacción, gozo…
También están los que no provocan nada, o lo que es peor, los que te llenan de miedo. Los que te reavivan heridas y te dan ganas de volatilizarte. Te maldecís por no haber doblado a tiempo, pero ya estás ahí, y te está sucediendo.
Hablo del encuentro.
El que sea, el que soñas, el que viviste y no pudiste olvidar, el encuentro mas raro, el que tuviste con vos mismo.
Un encuentro cercano y del tercer tipo.
Te esperamos en Perras Negras, por ¡hartares, el sábado a las 19 Hs.

12 Comentarios

  1. Que bello Pato, que bello y que cierto.
    Gracias por tus palabras, que se quedan paseando en los laberintos de mi corazón.
    Un abrazo!!!!

  2. El más raro de todos mis encuentros fue el de un padre que vino a visitarme en sueños un día antes de que salvara la vida a su hijo.

    Creo que te lo conté alguna vez.

    Escribí un poema sobre ello.

    Yo que soy incrédulo por naturaleza aquél día me quedé helado ya que el padre llevaba unos años muerto debido a que se había suicidado.

    El hijo intentó suicidarse, nos llamaron de urgencias, fuimos y lo impedimos.

    El hijo tenía depresión desde que su padre se suicidó.

    Al padre yo lo conocía de otro trabajo donde yo había trabajado hacía unos diez años pero no tenía apenas relación con él, era una persona de hola y adiós alguna vez y nada más.

    Cuando ya la situación se normalizó y abandonamos aquel domicilio vi la foto del padre en la pared. Le pregunté a la madre, que llegó después que nosotros, y me dijo que era su marido. Que se había suicidado hace años y que era la causa por la cual su hijo estaba así.

    Allí se me heló la sangre. Ese hombre había aparecido en mi sueño hacía menos de doce horas. Un sueño que al despertar no entendí, y unas horas después salvaba a su hijo de morir asfixiado también por suicidio.

    Nunca jamás. Ni antes ni después había soñado con aquella persona.

    Todavía hoy alucino con aquello.

    Desde luego ha sido el encuentro más extraño de mi vida.

    El poema es este:

    LOS OTROS.

    Aquello sucedió.
    Lo juro.
    Llevabas años muerto y me avisaste
    para que salvara a tu hijo de la muerte.
    Y lo hice.
    Tu te suicidaste y tu hijo queria seguirte.
    No había superado el perderte.
    Lo salvé del gas.
    Jamás he sido el mismo.
    Atrás quedó mi escepticismo.
    Ahora sé.
    Cuando pienso en ello tiemblo.
    Apenas nos conocíamos.
    Y viniste en mi busca como buen padre.
    Yo estaba vivo.
    Tu sabías lo que iba a pasar.
    Yo te ayudé.
    Sé que me lo agradeces.
    Nos veremos.


    Besos.

  3. En cualquier caso, los encuentros son oportunidades, siempre.

    Hermoso espacio, y hermosas letras...

    Un abrazo.

  4. Guau... iba a comentar tu post... lo hago, si, lo hago...

    Los encuentros querida Pato, no son casuales, así lo dice un libro, y yo lo creo a pies juntillas, siempre hay una razon, un motivo, una causa, para todos. E incluso en los más raros, todo es porque nos ayudan a crecer...

    Leer a Toro y su encuentro, es la mayor revelación de esos encuentros. No tengo palabras para lo que ha "vivido", porque yo he tenido vivencias parecidas, que no me atrevo a confesar. Aunque nunca tan impresionante y maravillosa como la de salvar una vida. Que suerte Toro, y todos nos veremos en algún momento, aquí o allí, y nunca será casual.

    Me ha encantado Pato, me gustan los encuentros que tengo contigo a través de la distancia, por este medio que tanto nos acerca.

    Un besote!

  5. ybris says:

    Pocas palabras me han parecido más significativas que ésta para dotar a la vida de un sentido cuando todo parece un sinsentido.
    De dos preposiciones "en" y "contra" se construye todo un mundo pleno en medio de la desolación del calendario y del vacío:
    Van dos en sentidos opuestos, uno "contra" otro en un momento coincidente del tiempo, y, al llegar al mismo sitio uno se introduce "en" el otro.
    Esa es la manera de completarse y de vencer la soledad y hacer efectiva la sorpresa de lo inesperado.
    Que a veces los encuentros sean de sabor amargo no quita la belleza de los que suponen parte ya de nuestra propia vida.
    Alguna vez, hace ya algunos años intenté expresar esto con algún poema como éste:

    "En el estrecho azar que ha hecho cierto la vida
    cada encuentro es milagro.
    Coincidir en el tiempo y el espacio
    es punto menos que imposible.
    Me aferro a los que amo
    y con ellos comparto
    este punto de luz de nuestra vida
    mientras vamos apenas
    por un borde invisible de la historia
    perdidos en el mar del universo.
    De tanta soledad como nos va cercando,
    de tanto yermo en que la vida mora
    poco más queda que el encuentro:
    esa imagen fantasma,
    ese fulgor del fogonazo enfermo
    que va muriendo en el recuerdo viejo.
    Son los encuentros de los ojos ciegos
    en el inmenso espacio de la vida,
    esa suerte increíble del azar
    que ha anclado los silencios
    en la clara elocuencia
    de un poema de amor y de ternura.
    Así puedo decirlo a ti que me acompañas:
    Cuando una vez nos encontramos fue
    como una cita dulce planeada
    y supimos que aquello ya sería
    como un azar premeditado
    o como una sospecha con certeza:
    que no en vano pasamos por la vida
    con los brazos atentos y la mirada atenta.
    Al calendario se le caen las hojas
    con la fatalidad de un otoño perpetuo
    y en la desolación de su transcurso
    alguna vez coinciden
    en tiempo y en espacio dos miradas.
    La vida es tan eterna como única
    y no hay mejor manera de saberlo
    que ver que ese encuentro
    ha resultado ser impacto:
    el choque perdurable en ese cruce
    hallado a un mismo tiempo por los dos."

  6. mangeles says:

    ¡Qué emocionante¡. Tú escrito, los comentarios, el de Toro impactante, el de Ibrys bellísimo...

    Yo aún sigo soñando con mi hermano pequeño fallecido, se prensenta en sueños...pero siempre es cuando tengo la revolución hormonal de la mestruación ...También los peores momentos, de grandes pesadillas y desconsuelo depués de su muerte, fueron durante meses en esos momentos....¿alguna hormona?...¿alguna falta de vitaminas, o pérdida de hierro y potasio?...Ni idea...pero es así...ocurría así.

    Besotes

  7. -Pato- says:

    Gracias Amigos por sus comentarios, ahora mismo termino de imprimirlos para poder leerlos durante el programa.

    Los poemas de Toro e Ybris irán en el cóctel poético del final.

    Besos y mil gracias!

    Estamos en contacto :)

  8. manu says:

    “El encuentro con mi sombra”

    A veces siento que la sombra cambia de forma, no es para reírse, es algo serio. Su forma cambia por allá, en esa esquina, allí sucede todo, la sombra varía, de pronto se adelante, crece, se ríe y logra ocultarme, como queriendo eclipsarme, tomarme, ser materia. Siento que busca destrucción, tomar mi cuerpo, todo. Tengo miedo, intento caminar de día, escapar de las noches.

    La sombra sabe de mi miedo, siente mi desconfianza y se regocija. Me doy cuenta que crece, que se siente magnánima, que su presencia se multiplica. Ella juega conmigo, a veces oculta mis piernas, luego mi talón, después los dedos del pie, los tobillos, pantorrilla y rodilla. Tal vez mañana llegue a mi ingle, quizá mañana sea nuestro último encuentro, seguramente tomará mi pecho, para luego dejarme sin rostro.


    Pd: tarde, lo sé, pero aquí estoy! le puse voluntad che. Beso

  9. paolav says:

    mmm me haz hecho pensar Patito en encuentros que han dejado huella y en los que dejaron y de pronto no fueron más. ¿Qué será? ¿será que hay algunos que yo esperaba ansiosamente? ¿Será que yo les di relevancia? Uno va guardando imágenes y sensaciones, uno guarda la entrada del cine, la rosa seca, la servilleta escrita, la mirada que se cruzó y luego todo se desvanece, mejor sería quedarse con ese encuentro y nada más...yo soy así toda sentimiento y siempre buscando la magia, pero aveces, la mayoría de las veces me he equivocado ¿qué será?
    Besos preciosa.

  10. Codorníu says:

    Querida amiga, anoche me fue imposible escucharos. Ya sabes, seguimos en la España de procesiones y -aunque no son todos los que están- hay mucho ambiente por las calles.

    A posteriori, te dejo estos encuentros que ya habrás leído. Como es un texto largo, mejor te paso la página:

    http://aguasabajo.blogspot.com/2009/05/d-urante-anos-recibe-la-llamada.html

    Besos a las Perras Negras.

  11. Lena says:

    Yo no me encuentro.

    Pero no cejo en el intento.

    Besos, Marula!

  12. -Pato- says:

    Gracias Manu, Paolav, Codorníu, Lena, tarde pero seguro :))

    Un abrazo grande y feliz yo de encontrarme con ustedes!

    Besos.

Gracias por tus palabras