"Yo creo en el enemigo. Las pruebas de la existencia de Dios son frágiles y bizantinas, las pruebas de su poder todavía son mas inconsistentes. Las pruebas de la existencia del enemigo interior son enormes y las de su poder son abrumadores. Creo en el enemigo porque todos los días y todas las noches se cruza en mi camino. El enemigo es aquel que desde el interior, destruye lo que merece la pena. Es el que muestra la decrepitud contenida en cada realidad. Es aquél que saca a la luz tu bajeza y la de tus amigos. Es aquel que, en un día perfecto, encontrará una excelente razón para que te tortures. Es aquel que te hará sentir asco de tí mismo. Es aquel que, cuando entreveas el rostro celestial de una desconocida, te revelrará la muerte contenida en tanta belleza."
-Amélie Nothomb-
(desde la parte en que la sombra se deforma y no sé quien soy, mal puedo escribir yo, por eso Amélie Nothomb)

11 Comentarios

  1. Lo conozco.
    Es un enemigo invencible.
    Y despiadado.

    Besos.

  2. incal says:

    Que tema ,da para hablar largo y tendido!!!
    Por supuesto que existe el enemigo ,tanto el externo como el interno.
    Aunque estoy convencido que el enemigo externo es una proyeccion del interno. Este ultimo se alimenta de nuestros miedos y frustraciones y se exterioriza a traves de mezquindades,envidias y démas...

    Sin animo de ponerme mistico (algo que no va mucho conmigo)recuerdo al Dalai Lama diciendo que debemos cuidar a nuestros enemigos como joyas preciosas porque de ellos aprendemos sobre nuestras propias sombras.

    Pato:este post, me inspira a escribir algo al respecto en mi blog...
    Vere si tengo tiempo o si mi enemigo interno no me sabotea la intencion.

    Un abrazo.Luis

  3. LaU says:

    No hay peor enemigo que el interno, quién te sabotea, quien no te deja de jalar ..


    Un saludo Pato linda





    *a veces sólo leyendo

  4. Codorníu says:

    Voy hilvanando tras el comentario de INCAL. El Dalai Lama llama joyas preciosas a nuestros enemigos externos. Gracias a ellos se nos muestran otros rostros de nosotros mismos que pensábamos que sólo existían en otros.

    Sólo cambiando "joyas preciosas" por aliados; y "enemigo externo", por "pinche jodón", obtenemos la misma enseñanza dada por don Juan a Castaneda.

    ¿Cómo no acoger en el mismo plano de importancia a ese otro Pepe por mucho que se amargue la vida trabajando contra sí mismo?

    ¿No es suficiente con habernos dejado el cuerpo al otro lado de las alambradas?

    Un beso, amiga.

  5. Lena says:

    El problema de la sombra es que está llena de cosas.
    Es una piñata de dulces opacos.

    Más besitos de otra que no se sabe.

  6. Es muy lindo volver a leerte mi querida amiga.. un beso te dejo por tu espacio..
    Después de mi ausencia.. me quedo como siempre por tu espacio..

    Bello placer disfrutar de tus letras.


    Un abrazo
    Saludos fraternos..

  7. No sé si tengo amigos tan fieles como mi peor enemigo (yo misma en ambos casos). Conozco las sombras diluídas, desdibujadas, que corren como un río dentro nuestro, tiñiendo nuestra sangre. Habrá que dejarla correr, sin colocar diques que la contengan y así se queden mas tiempo con nosotras. Abreles las puertas y que salgan, y si salen negras y perras? ....mejor!!!!
    Un beso y un abrazote Pato!!

  8. Magah says:

    EXCELENTE Entrada.
    No imporata quien sea el autor, ha habido algún lúcido que supo ponerle hermosas palabras a lo que hoy uno siente y piensa, y vos la grandeza de difundirlo.

    Abrazo!

  9. ybris says:

    Hay enemigos internos como también hay amigos.
    La vida va poniendo el acento en unos u otros.
    Por eso a veces nos aceptamos y otra veces nos rechazamos.
    Te aseguro que, por mucho que en algunos momentos no sepas quién eres, estoy en condiciones de hacerte ver que no puedes ser muy distinta de la imagen formidable con que te muestras a quienes te seguimos.

    Besos animosos.

  10. En cambio a mí me parece que las pruebas de la existencia de Dios son tan fuertes, tan continuas, con sólo mirar la Naturaleza.
    Ese enemigo es fuerte ciertamente, y hay que combatirlo a diario para no sucumbir.
    Abrazos.

  11. manu says:

    Me agradan los textos que buscan profundizar una perspectiva que a veces no queremos ver, que nos parecen oscuros, como un subsuelo.

    Beso!!

Gracias por tus palabras