Desconozco esta mañana el rumbo del viento,
sé que agita las hojas desmenuzándoles la pena
y me basta.
Otro día, cuando pueda salir de la agonía del silencio, seré yo aire de fuego sobre el papel, seré yo tinta sobre las horas quietas.
O seré una historia terminada.

5 Comentarios

  1. Codorníu says:

    Curioso como sacude el viento otoñal en el hemisferio boca abajo. Aquí, la primavera, nos insinúa las flores. Por eso tu silencio nunca será una historia terminada.

    Un beso, amiga.

  2. Muy bello!!! querida Patricia. Conozco de esos vientos...
    La tinta corre por tus venas, en algún momento saldrá. Y lo hará de una forma magestuosa. Mientras tanto, ella duerme, toma energía para lo proxima etapa.
    Un beso grandote.

  3. Aquí el viento es un sinvergüenza que no hace más que transportar el polen y repartir alergias sin descanso.
    Atchisssssssss.

    Besos.

  4. Pues yo creo que tu historia en tinta recién comienza.

    Que brutal eres con ese lápiz, mujer!

    :)

    Besos.

  5. ybris says:

    Tienes razón. No importa el camino del viento sino la agitación que provoca.

    Besos.

Gracias por tus palabras