Algunas veces entro por la puerta.

Después de la clave de sol o la de fa, bebo los primeros sorbos de un veneno dulce, luego ya me dejo tragar por sus escaleras y sus terrazas de sol.
Conozco sus imprevistos sótanos desiertos, sus patios baldíos atravesados por tendales desamaparados al viento, sus montañas de arena.
Estas lluvias inesperadas y los dedos corriendo descalzos para no mojarse entre los charcos de mis ojos.
Me entrego a sus silencios, breves, minúsculos, necesarios. Donde respiro el perfume que las notas dejan sobre las paredes de un recuerdo azul de florcitas gastadas.

Para dormir, prefiero la música a los caramelos ácidos.
Quiero que haya música en mi funeral, música como todo duelo.
Música en el viento y en los rostros del amor.
Quiero un piano.
Un violín que atraviese el aire inquieto.
Que me acaricie al final la queja eterna de un bandoneón.
Y un poema cantado para ellos.
No pido nada...
Y es demasiado

Podría morir en paz así, ahora que lo pienso, ahora que la puerta se abre y yo estoy adentro.

12 Comentarios

  1. Bueno, si que pides.
    El entierro es de primera.
    Pero que tarde en llegar.

    Besos.

  2. beatriz says:

    Antes que nada, gracias por tus palabras, parece que tenemos unas cuantas cosas en común.
    Si lees el post "charlando con mi hijo", verás que a mi me llaman vueltera...la hago larga. jaja así que no me resultas plomo, para nada.
    En cuanto al post, es muy bello. Música, la música debería oirse con el viento, en el aire, en las flores. La música es parte de mi ser. Que mejor funeral que ése.
    Claro, que no hace falta que llegue ese momento para disfrutar de la música.
    Gracias por estar presente. Un beso.

  3. -Pato- says:

    Que no me pienso morir eh!

    (quería que quede claro :)

    Sólo me dio un ataque melanco...

  4. Guauuuu, cuando la pasión (aunque tu la llames melancolía) invade tus palabras, tú invades mi corazón de manera arrasadora.Besos***

  5. Paso a dejarles mi saludos fraternos de siempre..
    Disculparme por mi ausencia..

    Por razones de viaje no he podido estar en cada unos de sus blog.
    Continuo con mi viaje y pronto espero poder con el ritmo normal para compartir sus escritos..

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

  6. Entre música de mariachi te sepultan a aquí em México....
    Hermoso texto con un sentimiento de tristeza.

    Besos

  7. Codorníu says:

    No pides nada, y lo pides todo.

    Acuérdate de mí, cuando llegue la hora.

    Cuando llegue.

    No he visto escenario mejor, ni leído.

    Besos de un socio.

  8. manu says:

    Jajaja, me causó gracia la aclaración anti-suicida.

    Más allá del funeral con música (para así obviar las palabras en esos momentos), qué sería de la vida sin melodías!!??, no existirían los colores, solo un traje gris y muchas rayas.

    Te mando un beso

  9. ybris says:

    Siempre te imaginé ante un piano tocando los tangos más tristes de la noche.
    Quizás porque siempre me pareció tuya la paz de la música antes del sueño.
    Quién no quisiera morir en esa paz. Ciertas tristezas no son soledades sino un inapreciable tesoro.

    Besos.

  10. Lena says:

    Tanta paz.

    Yo sólo quiero mar.

    Un beso, Marula querida.

  11. Laly says:

    Pato, a los seres como vos los acompaña la mùsica.


    Te dejo un beso.


    LaLy

  12. virgi says:

    Precioso, hace poco leí algo que ya he puesto en algún comentario (espero que no haya sido a ti...)
    "Si la música no existiera, el alma la inventaría"

    Un abrazo

Gracias por tus palabras