“Encerrado en mi torre de marfil,
la soledad del cuarto del hotel,
bajo el peso de mi propia ley perdí”
-Andrés Calamaro-


Otra vez un espiral de calles frente a mi.
Me pregunto a dónde me llevarán estas veredas roncas de arena. Me pesan tanto los zapatos, como la voz.
Serán mis pasos los que estaban esperando, seré yo quien tenía que venir a caminarlas a esta hora, cuando todo está por empezar y yo no consigo terminarme de una maldita vez.

Será este día infinitamente largo que se cuela por la rendija de mi tercer ojo y rastrilla el suelo para encontrar una pepita de oro con forma de mano.
Hablo en voz baja, preguntas simples con aires de silencio.
Si tenía que venir.
Si había alguien esperándome.
Si era acá.
Si era yo…

Y miro largamente, sin decir nada.
Las calles están abiertas.
Ya no llueve, afuera.
Los techos de mis ojos se pueden venir abajo en las próximas horas y yo sin salir de este agujero de trapo. Escribo. No hago otra cosa que escribir como una obsesa. Montañas de palabras atropelladas se escupen de mis manos.
No consigo ordenarlas en convencionales renglones, ni en los acordes del piano. El viejo está tan sepultado como yo, bajo una corteza de barro.
No lo consigo. Ni en pequeñas historias que me invento para dejarlas huir. Mi caligrafía es pésima, ilegible, mal pueden escapar de allí, quedan presas a los dos pasos, enredadas entre ellas, pobres…

Desde mi torre de cristal, miro las calles y las palabras que agonizan en este espacio blanco.
Están frías, desde acá parecen helados laberintos que se van descolgando sucesivamente de mis ojos y mis manos.

36 Comentarios

  1. PIZARR says:

    Quería empezar mis comentarios por orden... del más antiguo al actual.

    La pasada semana como sabes, no pude leerte... leeros...

    Pero decido empezar por estas últimas letras, porque al fin y al cabo son las que hoy han salido de ti.

    Prefiero no decir nada... tan solo seguir a tu lado haciéndome preguntas... como tú te haces... esperando encontrar como Jasón, nuestro particular vellocino de oro.

    Un beso inmenso Pato. Cada día me gusta más leer estas letras que a borbotones escapan de tus dedos.

  2. Los techos de mis ojos se pueden venir abajo en las próximas horas y yo sin salir de este agujero de trapo.





    Escribe, nena, no importa cómo, pero no pares nunca.

  3. karina says:

    Es muy hermoso...
    MUYYYY HERMOSOOOOOO
    (creo que es parte de ese viaje que está por venir)
    Besos

  4. Lena says:

    Parecen helados laberintos.

    pa-re-cen...

    Pero son lo contrario....

    (hay que dejar, eso sí, que les de el aire...como a las flores)

    TQ, Marula.

    Pingüinos.

    Mariposas.

    Botones de palabras que prometen abrir....

  5. Y si armamos un rompecabezas de 1500 ps con contador de tiempo?

    :)))

    De seguro que te olvidas un rato, venga, yo pongo el puzzle y tu el mate :P

    Besos y abrazos!

  6. Lo de "El viejo está tan sepultado como yo" me ha dolido. No. Tú estás viva.

    Vale?

    BEsos.

  7. neptunia says:

    Querida Pato suelo hablar como tú en voz baja e interrogarme buscando una repuesta.

    Aquí de dejo un ovillo de hilo para que lo uses como el de Ariadna, ata un extremo a la entrada y así siempre encontrarás la salida

    Un abrazo

  8. Sibyla says:

    Querida Pato, jamás podrás dejar de escribir, porque las palabras te aman, y ellas, se dejan atrapar disimuladamente, pero en verdad, te estaban esperando...Porque fueron creadas para tí, para que tú, pudieras reunirlas en esas frases, en las que, por un momento, uno pudiera quedarse leyendo y releyendo, disfrutando de cada instante.

    Un beso transparente:)

  9. mangeles says:

    Besitos y flores de colores.

  10. mia says:

    Las palabras te brotan

    como del manantial de tu interior

    te crecen como del dolor

    y se te enroscan cual enredadera

    enamorada del muro de las penas

    Y das alegrías,finezas dulces

    como las golosinas que de ti fluyen!

    ♥♥♥besos♥♥♥

  11. Cárceles de cristal.
    Escribir por escribir que duro síntoma, que tb sufro. respirar por respirar que mala costumbre que no me quito.

    un lobo que sabe "que el amor no se puede pagar"

  12. Bohemia says:

    Profundas letras que no dan vértigo...Me encantó lo de: Los techos de mis ojos se pueden venir abajo en las próximas horas y yo sin salir de este agujero de trapo...

    BSS

  13. A veces existen esas pepitas de oro con forma de mano, que se extienden hacia nosotros hablándole a nuestros apenas susurros que se escapan del desanimo de caminar..., perciben nuestros mamarrachos que se significan como el grafo de un niño...

    Me has dejado un gusto dulce con tu espacio...=)

    seguiré caminado por tus calles siempre q esten abiertas.


    un barazo!

    Sol

  14. mangeles says:

    En el blog de Pizarr te enseño como crear una agenda-diario...veeee a aprender. Un beso

  15. Dédalus says:

    Si el cariño se colara por estas bandas que manejamos, los millones de códigos binarios que un buen módem transformaría en alas y besos te elevarían volando sobre esa torre desde la que miras la calle, Patricia.
    No veas cómo te quiere la gente: Me lo chiva esta pantalla, repleta de ánimos y ternura...

    Un beso, Patuco. Me quedo un rato aquí, a tu lado.

  16. g. says:

    Hola Pato, diez mil añosss!

    Te ví creo en lo de Toro y...:) :)
    A veces me gustaría ser más adicta a la compu.

    He dicho "a veces" eh..?
    ;)

    bso.

  17. Mientras escribas todo se compone en el momento, mientras sigas dejando correr esas letras con orden o sin él, yo me puedo seguir perdiendo en esos caminos tuyos que son tan míos como éstas tardes de palabras agolpadas...
    te abrazo Patito mia:)
    te quiero mucho amiga...

  18. meridiana says:

    las palabras tienes a veces la virtud de la desolación: vos te asomás a la ventana de esa torre dejándolas caer, como si algún viento de esta casi primavera, pudiera atropellarte todos los ímpetus.

    pero ahí estás desde los ojos y las manos, escribiendo.

    un abrazo

    Lilián

  19. El yo y las palabras en perpetuo combate. De eso vivimos a fin de cuentas: de la pelea de intentar contarnos y nunca conseguirlo... Besos con Calamaro.

  20. mangeles says:

    Por cierto...me he hecho adicta al Calamaro por TÚ CULPA EHHHH...

    Besos

  21. Patico: Sea lo que sea que te impulse estos escritos, lo siento si es malo para ti, pero bendito sea. Besos.

  22. DIFFER says:

    Pato Bella!
    Hermoso...
    Concuerdo con todos ... leerte es un regalo!
    Keep writting!!! por fa ♥
    Besotes

  23. La escritura y los laberintos. la insorportable manía de narrarnos, de buscarnos, de perdernos y encontrarnos. Un beso

  24. Hola! Te dejo un abrazo de luz y un beso

  25. ybris says:

    Escribes y miras.
    Tu escritura es bellísima y tu mirada tristemente lúcida.
    Por eso te leo y me quedo prendado de tu mirada.

    Besos.

  26. Pato, no trates de ordenar nada, deja que esa profunda melancolía fluya a través de tus palabras....todo volverá a su lugar y tu seguiras ahi, escribiendo, haciendo con tus letras un canto hermoso de poesía..

    Besos

  27. Bello texto, con el cual me sentí profundamente identificada. Me gustó muchísimo.
    Un beso muy grande y gracias por las palabras que dejaste en mi blog.

  28. Verbo... says:

    Estoy mirando la canción que Calamaro canta en mis oidos, me gusta la canción la voy a buscar en youtube.

    Espero que el tesoro
    lo tengas en la mano
    hablo de la pepita de oro.

    Besos ♥

    M.

  29. Al igual que Raquel, yo también me sentí identificada con el texto...
    aveces quedamos encerradas en la prisión de carne y huesos, como dice Moris en su canción, con la mirada en la hoja en blanco, buscando la palabra esquiva que se nos niega...
    Que lindo leerte...
    Un abrazo

  30. Codorníu says:

    Querida amiga:

    Esas montaña de palabras atropelladas es lo que nosotros vemos a cada poco como armoniosas y bellas estructuras de cristal salido de tus dedos, tu corazón y tu mente. De pobres, nada. Aquí, no agoniza nada ni nadie. Para eso estamos nosotros como vigas, apuntalándonos unos a otros.

    Si no hay ciclón que pueda con Cuba, menos va a poder con nosotros que nos movemos por este laberinto, pero con unos euros de más en el bolsillo.

    Un beso, y arriba los corazones.
    Pepe.

  31. Querida amiga
    sabes que soy de las personas que leen textos como estos y no salen corriendo a convencerte de lo contrario, pero hoy no me queda más que decirte:
    el texto es hermos y profundo, dule y llega.
    no necesita más orden que el que tiene

    y por último
    sin ir muy lejos, ayer pasé otro día como este tuyo, y mira que hoy
    la luz ha cambiado

    y creo que cmbiará quieras o no

    la que te quiere soy YO

  32. Que duro, que triste y que bien escribes... estoy segura que mas pronto más tarde serán otras las palabras, las espero.Un abrazo.

  33. LaU says:

    Entre idas, vueltas y regresos, las manos se vuelven algo flojas, porque no saben como empezar, las palabras (pensamientos, sentimientos) se nos agolpan, pero van saliendo, y la pueba aquí está, que desde la torre desde donde estas, estan como tú, VIVAS

    Un abrazo apretado Pato

  34. Tu blog es muy interesante, me ha encantado los escritos.
    Sill

  35. interesante lo que escribes.

Gracias por tus palabras