"Los sombreros están llenos de lluvia
en cada esquina de mi habitación"
Me estiro en el sillón mirando el fondo, el ventanal que se vuelve un cuadro inmóvil me dice que llueve.
Afuera los pájaros buscan su refugio. Eso es lo único que se mueve de verdad, lo otro parece detenido en un vaivén de hojas salpicadas, medianamente sorprendidas por un chubasco de mediodía, cuando esperaban el sol.
Yo también busco un refugio en el nido que forman mis palabras escondidas y me balanceo allí, alternativamente.

Me matan el hambre unos mates y los caramelitos de menta que me quedan, me calman la sed algunas canciones que llevo para el viaje, que siempre es de ida.
Y mis ojos lentos, ponen pausa al gris del cielo y se van por galerías interiores.

Hay corte de luz.
Allí.

Descienden a tientas por un pasillo encajonado y oscuro. Podrían caminar por afuera con paraguas, por una planicie de lavandas, están todas floreciendo ahora mismo bajo el agua, podrían haberse llenado las manos de ramos violetas y bajar por mi escalera caracol utilizándolos de paracaídas, pero no. Se han atascado con manojos de vidas solitarias, donde el color malva es una utopía para decoración de interiores.

Me pone a salvo un trueno, que me abre los ojos distraídos, cuando se habían perdido en fotografías que aún no tomé. Digo que me pone a salvo, y mastico unos versos detenidos entre mis dientes. Siguen teniendo sabor a menta.
Me siguen sabiendo a poco, pero igual hacen contacto y los escribo con urgencia, por las dudas sean los últimos.
Son versos de agua, se van a secar apenas salga el sol o se los trague de a poco el papel, pero qué importa eso ahora.
Si afuera llueve y están frescos en mis labios.
Y adentro llevo tantos días pegada a las paredes, puede que también necesite de un paraguas en un rato.
"Estoy perdiendo altura
a punto de quedarme a oscuras
como una tarde de invierno"
-Quique González-

37 Comentarios

  1. Que capacidad la tuya Pato, de llevarme y traerme...
    Haces que sea como una expectadora silente de tanto paralelismo que arruga, como manos demasiado tiempo en el agua...

    Eres buena mujer, eres impactante.

    Te beso y te robo un poco de mate.

    Un Abrazo con chubasquero.

  2. Me encantó el texto. Llueve en Buenos Aires (ya lo sabés, jajjajjaja). La foto es muy buena también.
    Un beso y que pases bien este día de miércoles.

  3. Lluvia, paraguas, truenos, jo, si pudiera teletransportarme, ese es mi decorado favorito.

    Besos.

  4. Los ojos distraídos, mirando con cautela hacia el espejo... ahí también está lloviendo. Un beso

  5. Bueno, nos rodea el mismo paisaje...amo la lluvia y mientras te leo, pienso y me lleno de cosas, de sensaciones y creo que me inspiraste la memoria...que placer leerte!
    Un abrazo melancólico de lluvia gris en Buenos Aires.
    Que linda música!

  6. karina says:

    Qué belleza de instante,Pato.
    De aquellos que pueden pasar inadvertidos, pero no...

    (me encanta que insistan los caramelos de menta)

  7. Quique gonzalez? que grande es ese tio carajo!!

    "Un rayo no cae nunca en el mismo lugar.. dos veces"

    un lobo en la tormenta

  8. Sibyla says:

    Acá donde vivo, seguimos sufriendo ese calor abrasador que supera los 35º, y no sabes cuánto he agradecido leer sobre la lluvia, los paraguas y el trueno.
    No lo podrás creer, pero espero expectante que llegue el otoño, y la lluvia refresque mis ojos...
    Deseo disfrutar de una tarde de invierno!

    Besitos con paraguas:)

  9. neptunia says:

    Que bueno Pato, casi puedo sentir el aroma de las lavandas.
    Y si no es molestia me llevo prestado tu paraguas por un rato.
    Pocas cosas me gustan más que caminar bajo la lluvia, en plena tormenta. Cuando todo el mundo corre a ponerser a cubierto y las calles quedan vacías, solitiarias, y el único paseante es uno.


    Te mando un beso en la tormenta que viaje en la gotas de lluvia.

  10. Por un momento pensé en mi... en esa sensación tan cercana que describes y que me remite a esa morada interior tan mía... dónde de vez en cuando llueve a la par que afuera...
    Por un momento viajé hasta ti amiga...
    y me fundí en un abrazo largo y con aroma a menta....entonces llovió... un chubasco de paz y sonrisas...
    te quiero mucho amiga...
    tu escrito me puso sensible..

  11. mangeles says:

    ¡¡¡ Dios que bonito lo cuentas!!! y ´qué foto....

    Estoy deseando ver llover...llevamos tanto tiempo sin la lluvia de otoño...ainsss...ya queda menos...estoy deseando pasear bajo la lluvia...


    Un beso chica dulce.

  12. Miguel says:

    Me ha encantado
    He notado como un preludio de que llevas esperando algo mucho tiempo
    O será el silencio de la lluvia, o las sombras que vienen con los truenos
    ¿Quizás una señal?
    Un fuerte abrazo

  13. argamenon says:

    Sin comentarios. ¿Cómo atreverme a romper la melodía precisa de tu lluvia?
    Me quedo escuchando y de verdad que alivia.
    Una verdadera suerte haberte encontrado en el camino.

  14. Son tu palabras el mejor paraguas contra la tristeza.
    Un beso.

  15. Los versos de agua salpican el alma y le pintan lunares con aroma de silencio, impregnando los segundos en cada respiro de luz...

    Mi Patito hermosa, te traigo mi sonrisa y mi corazón.

    Mil besos.

  16. raga says:

    a veces llueve dentro del paraguas... he estado ahí

    dos besos

  17. Lena says:

    Versos de agua ...

    me has matado, Marula!

    Bello,

    dulce,

    íntimo...

    Y encima lavanda y mentas...

    Deliro.

    Besos.

    Alados.

    Como siempre.

  18. MaleNa says:

    Hoy no llueve en nuestra Buenos Aires, pero la belleza de tus palabras me llevan, me llevan a esos días que llueven y nos llovemos hasta el último hueso.

    Bella tormenta tu alma.


    MaLena.

  19. Y si las gotas caen, empezamos a caer tambien-
    Llueve fuera como un espejo de esa lluvia que llevamos dentro.
    Y esta lluvia no nos moja, nos deshidrata.
    Se venden paraguas para las tormentas sentimentales?

    Un abrazo Pato!
    Hermoso tu escrito, tan natural, y tan maravilloso.
    ^^

  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.
  21. Bohemia says:

    Añoro la lluvia, la hecho en falta de verdad...estoy harta de este calor sofocante...

    Preciosa esta frase:
    "Los sombreros están llenos de lluvia
    en cada esquina de mi habitación"

    BSS

  22. mia says:

    Qué melancolía generosa!

    sigues dando prodigiosa...

    Qué largas las tardes de invierno

    lejos de la calma frondosa

    del verano cuando es recuerdo!!

    ♥♥♥besos♥♥♥

  23. Yo quiero un poco de eso....lluvia, paraguas, sensaciones, calidez, humedad de las palabras, sabores y colores que recreas con una capacidad que me desborda.
    Esos versos versos de agua no se secarán jamas.....al menos no en mi memoria.
    Beso

  24. PIZARR says:

    Querida Pato, como ves ya estoy de vuelta, se me ha pasado volando el tiempo por tierras gallegas.

    Hoy me apetece con tu permiso, refugiarme en el nido de tus palabras y quedarme escondida entre paraguas, lluvias, aguas y vientos... intentando viajar de nuevo hacia adelante... por esos caminos inciertos que de nuevo la vida me presenta.

    Un abrazo muy fuerte

  25. libertad says:

    Qué preciosidad, qué delicia, qué tristeza o melancolía tan bien contada, tan honda, tan bien dicha. Me has hecho llorar. Dentro de mi casa también he sentido sombreros de lluvia en los rincones. Un beso fuerte

  26. Verbo... says:

    Eres una de esas pocas personas
    que tienen el privilegio y el arte
    de cerrar sus ojos y ver galerias interiores, ver colores y cuadros creados, que muy bien también pueden ser a carbón, en blanco y negro... ni hablar de las fotografías que te has tomado
    -estoy ante una de ellas-
    y de las que aún te faltan por tomar...créeme que alli yo quiero estar, para contemplarte, para maravillarme, para ver tu frescura en agua y esplendor.

    Me ha dolido mucho, lo del corte de luz...aún no lo concibo.

    Besos Cuchi
    TQM ♥

    M.

  27. Patuchi, vengo aterrizando después de más de un mes de visitar cuando podía sólo el blog de X. No sé por dónde comenzar, pero quise primero venir aquí y darte un abrazo. He pensando mucho en ti. En serio.

    No leo ahora, no tengo concentración y quiero saborearlo todo bien. A ti no hay que leerte atropelladamente, sino con el corazón. Vengo después. Te quiero, Pato.

  28. Dónde andaremos almas en vuelo, mojadas de silencios, nostalgias, quietudes? Dónde?
    Un beso,hermosa por ahi donde nos crucemos.

  29. los ojos perdidos en fotografías que aún no tomé...increíble.Besos maravillados,jacarandá***

  30. bello como las gotas en los labios del amor

  31. ojos sabios los tuyos
    eligieron el camino más difícil
    más oscuro, pero más importante
    he allí la fuente de esos versos húmedos


    besos

    (Otra vez sin banda ancha)

  32. Y mis ojos lentos, ponen pausa al gris del cielo y se van por galerías interiores

    ay Pato....

  33. mangeles says:

    PATO JUER QUE TE HAS QUEDADO DORMIDA.....vale ya¡¡¡¡ que la tormenta ha pasado hace más de 8 horas....anda...espabila...

    (salvo que estes acurrucadita junto al chico guapo de tú vida...en ese caso..sigue ...sigue).

  34. Anónimo says:

    ...no me vas a encontrar,
    no sé (sabes) rodar por caminos estrechos...

    precioso.
    Rayzo

  35. meridiana says:

    Qué belleza, Pato! Versos de agua, con sabor a menta , y en diálogo con los versos finales...
    Ha sido un placer leerte.

    Besos
    Liliana.

  36. LaU says:

    Cuando llueve afuera, suelo perderme en mis pensamientos y camino por esos pasajes que ahí escondo y que me esperan... a veces con un atisbo de luz, otros (muchos) con lluvia.. esperando que termine y salgo el sol....

    Que forma de llevarnos por esos caminos, de hacer que lo que escribes se sienta... eres estupenda.


    Abrazos

  37. Codorníu says:

    Querida Pato, no puedo creer que todo se reduzca a un problema de hemisferios.

    Tú hablas de paraguas, mientras aquí anda el sol abriéndose paso entre los dos azules del cielo y el mar.

    Nosotros atravesamos la cuesta abajo camino del invierno. Eso quiere decir que ustedes andan rondando a la puerta de la primavera.

    En cuanto entre, verás el cielo malva, los campos, las calles, los atardeceres, todo malva. Y la lavanda envolverá tu ropa. Y vete tú a saber cuántas sorpresas más están esperándote.

    Me da el pálpito. Ya me dirás.

    Un beso,
    Pepe.

Gracias por tus palabras