Di vuelta todos los bolsillos
y apenas encontré un puñado
de caramelos de menta.

Nada
más.

Tan sólo unas bolitas de cristal
envueltas en celofán.
Que ni pican.
Sólo acompañan en la boca,
pegadas al paladar como un punto
resbalándose por dentro
-lentas-
convertidas en tajo frío.

27 Comentarios

  1. Bohemia says:

    Me ha gustado mucho este pequeño texto...Narra muy bien las sensaciones...genial!

  2. DIFFER says:

    Pato Bellaaaaa!
    Me encantó el mix del poema con la foto!!!
    Bolitas de cristal convertidas en tajo frío :)
    Te quedó soñado!
    Besotes desde Barcelona

  3. Pues no sé, pero para momentos insaboros, nada mejor como una paletita con polvito picosito... ya sabes amiga, en México hasta los caramelos llevan picante y ayudan a que floresca una emoción...
    te abrazo mi niña..
    beso, beso...

  4. neptunia says:

    Pato querida, muy bueno. Me ha gustado el viaje por los bolsillos, la búsqueda. El pequeño tesoro encontrado pero sobre todo como se comporta,

    "resbalándose por dentro
    - lentas -
    convertidas en tajo frío"

    Diré que me sabe a emoción amarga, y recorren el mismo camino.

    Un abrazo cálido que se lleve las últimas heladas áridas de este invierno, que poco a poco irá dejando paso a la tan deseada primavera.

  5. Lena says:

    Si te gustan mucho, escondelas bien porque a Juan le encantan.

    :)

    Me llegó el frescor, Marulita.

    Besos Alados.

  6. El éxodo says:

    Un frescor que, a veces, puede servir para desatascar las palabras atravesadas en la garganta.

    Besos.

  7. Me he pintado de verde y me he envuelto en celofán.

    Vengaaaaaa, estoy esperando, jajajjajaa.

    Muy buen poema Pato. Delicioso.

    Besos.

  8. Caramelitos de menta, besos contra la tos del mundo: el desamor.

    Y este abrazo que resbala por tu piel.

  9. mangeles says:

    ¡¡¡ Pasa unos cuantos, no te los comas todos tú!!!

    Me he acordado de D. Pedro, un constructor, cliente de nuestro despacho, que siempre me traía caramelos de menta (esos sí picaban) para que dejara de fumar. El pobre murió muy viejito, sin conseguir ver que yo dejaba de fumar (llevo casi 3 años). Y eso sí, el día de su entierro, nos reimos con su hijo, también ingeniero y constructor, cuando mis compañeros le contaron, que jamás habíamos conseguido que me llamara Mari Ángeles, siempre me llamaba Mari Carmen.

    Precioso poema Patri Un beso guapa.

  10. Verbo... says:

    Después de leerte
    pienso que sos una mujer
    de detalles,
    de detallitos,
    y mientras mas pequeñito mejor,
    te es más significante,
    de más estima,
    y cuando lo cogés en tus manos o cuando los paseas por tus sentidos, allí, en vos, se engrandecen.

    Es lo que veo, lo que palpo, lo que siento, después de leerte y estar un ratito aquí con vos.

    Besos ♥

    M.

  11. UMA says:

    ...
    Pero si ni pican son un poco màs de nada que nos deja el sinsabor, y cuajan en pequeño jugueteo de algùn momento insìpido.
    Un bello texto.
    Un beso Patito.

  12. Los caramelos de menta siempre se me han parecido a los besos.

    Te dejo muchos por aquí, manos hermosas.

    :)

    Besos.

  13. Me encantó tu poema. Dice mucho más de lo que parece. Yo no te voy a poner un post diciéndote que los bolsillos están llenos de cosas y que sólo basta con buscarlas, porque, lamentablemente (o no) tengo mirada de poeta. Sólo te digo que tu texto es espléndido.
    Un abrazo.

  14. mia says:

    Rescato del hallazgo

    que no parece sorprenderte

    el color y sabor...

    Mentolados y verdes

    Bien hallados

    que definen la fineza

    de tus sensaciones.


    ♥♥♥besos♥♥♥

  15. karina says:

    Me encanta el poema.
    Esa búsqueda me resuena a tanto, ese puñado de caramelos igual,
    y ese sabor a tajo frío...
    sin palabras.
    Me encanta.

  16. Me pasa lo que a Nany, me recuerdan besos. Y sí, son frías pero en verano refrescan.
    Besos, querida.

  17. Quiere recordame a algo: no se si quisiera haberlo inventado, leí algo parecido o me encanta el sabor que me deja en la boca.

    Sea lo sea. me gustó.

    un lobo saboreando.

  18. argamenon says:

    Así es la vida,¿no?: buscar y rebuscar en los bolsillos porque en eso precisamente consiste la esperanza. De vez en cuando encontrar un puñado de caramelos de menta bien envueltos en rutilantes papeles de celofán de esos que, además, repiquetean divertidos cuando se abren. ¿Y después...? pues lo que tu nos dices comedidamente y con las palabras precisas: ¡frío! Unas veces más y otras menos, pero casi siempre la sensación de que alguien no nos contó la historia como de verdad parecía ser.
    Y vuelta a empezar. ¡Y que así sea!

  19. ybris says:

    No te parezca poco, amiga.
    Refrescan, pican y acompañan en la boca.
    Lo peor es que al final acaben dentro en tajo frío.
    Pero eso es al final.

    Es precioso.

    Besos.

  20. Pato: Imagínate el poder que tienes, hasta el Toro se ha puesto celofán, y todo. Besos mi bella patico. :)

  21. un poema hermoso que va más allá de las palabras...
    Un abrazo

  22. Sibyla says:

    Los caramelos de menta
    si pierden su frescor
    como podrán estremecerse
    en la boca?

    Preciosas palabras

    Un abrazo Pato:)

  23. El poema es precioso, sobre todo ese lento y frío deslizarse final.Y lo de Toro,impagable, como siempre ;)***Besos a los dos.

  24. poeta

    tajo frío!!!

    poeta

  25. Deseo says:

    quizás lo más interesante de tí no se encuentre en tus bolsillos...

  26. LaU says:

    A lo mejor no pican.. pero en tajo frío!

    Besos Pato

  27. ángel says:

    Gracias por este poema dulce y filoso (un cuchillo frío sobre la lengua que lo lee y degusta). Y por este tema espléndidamente interpretado por esta voz tan grave que de pronto, In muy life, me asalta desde la nostalgia universitaria, cuando la vida eran seis cuerdas.




    Saludos....

Gracias por tus palabras