Estoy leyendo El juguete rabioso de Roberto Arlt, no necesito marcador de páginas, de hecho asoman mis pies entre las hojas.  Ahora mismo descanso en estos renglones, escritos bajo no sé qué circunstancias, ni sobre qué mesa, al refugio de qué techo o luz o emoción. Es un párrafo mas largo, yo me tomo el atrevimiento de escribirlo en verso, a modo de simplificar la copia y también como una forma de juego, porque he seleccionado sólo unas oraciones leídas compulsivamente una y otra vez. 
Hasta convertirlas en lo que transcribo a continuación:

Algunas veces en la noche

yo pensaba en la belleza con que los poetas
estremecieron al mundo
y todo el corazón se me anegaba de pena
como una boca con un grito.

Pensaba en las fiestas que ellos asistieron
las fiestas de la ciudad
las fiestas en los parajes arbolados
con antorchas de sol en los jardines florecidos
y de entre las manos
se caía mi pobreza.

Ya no tengo
ni encuentro palabras…

Baldía y fea como una rodilla desnuda
es mi alma.
Busco un poema que no encuentro
el poema a quien la desesperación
pobló súbitamente con su carne. 

Esto me sucede. Así con estas palabras precisas que alguna vez escribió este genio que fue y es Roberto Arlt. ¿Cómo no amar las letras de un escritor que dice exactamente lo que te sucede a vos casi noventa años después?
¿No es una maravilla?
Yo no sé qué haría hoy si no tuviera estos versos  a los que me prendo cual garrapata.

14 Comentarios

  1. Es grandioso cómo así una se siente menos sola, sin tiempo y sin distancia y, sin embargo, tanta identificación...

    Te entiendo bien. A veces los versos son el único asidero.

    Muchos besitos

  2. Entiendo perfectamente lo que es agarrase a algo como una garrapata....



    Besos

    Como sigue tu mano?

  3. 90 años hace que lo escribió.
    Entonces lo conociste personalmente?
    Ahora entiendo...

    Besos.

  4. Pato says:

    Señorita S
    Sabía que me ibas a entender, después que te leí hoy por la mañana ;)


    NVB
    Pidiendo un descansito que me tomaré a partir de ahora!!
    Gracias por preguntar =)


    Toro
    Si, no te acordás que me lo presentaste vos diciendo "te presento a un joven escritor, le veo un buen futuro" claro vos ya tenías tus años por ese entonces!!!!!!!!


    JAJAJJAA!!


    Besos!!

  5. Hace tiempo que me pasa eso.Supongo que lo sabes porque has pasado por mi blog.Ningún poema.Trato de asir las palabras pero pasan como grullas buscando algún país lejano.
    Y nada de lo que siento es tan preciso como para transformarse en red para atraparlas.Tal vez no esté lo suficientemente desesperada,no?
    Pero lo entiendo, y en cierto modo me da la esperanza, como a tí.
    Gracias por ponerlo, jacarandá.Besos***

  6. Pato says:

    Dalia
    Qué manera grandiosa de ver las cosas, te admiro por eso desde un principio "tal vez no esté lo suficientemente desesperada" creo que es eso. Ni mas ni menos...
    Besos!!

  7. Genín says:

    jajajaja De todo, lo que mas risueño me ha dejado es la respuesta que haces al comentario de Toro...jajaja
    Besos y salud

  8. Arlt me derrumba. Sus personajes me dejan culo pa arriba. Es que esos personajes pueden doler como si fuesen herida propia, y lo son. Un abrazo.

  9. Reina says:

    Son fascinantes las letras de Arlt pero las tuyas son tanto o más buenas... no las necesitás... :)

  10. Eso es arte, sobrevive a los tiempos y a las modas. Hay poemas que podrán pasar 3 siglos y tendrán la misma capacidad de emocionarnos...

    mua!!

  11. No se si he pasado por aqui a invitarte pero por las dudas lo hago
    Me gustaría que me visites en

    http://nidaeldore.blogspot.com

    Linda entrada

    Saludos

  12. Malena says:

    ¡Quién hubiera dicho que estos poemas de otros iban a ser míos!

    Mario Benedetti.

  13. Tuky says:

    "no necesito marcador de páginas, de hecho asoman mis pies entre las hojas" muy bueno!!

    y sí, leer esas cosas... salva.

    besusquis :)

  14. Hola Pato:

    Te agregue a mi lista de blogs.
    Avisame si me devuelves la gentileza.

    Un abrazo

    http://nidaeldore.blogspot.com

Gracias por tus palabras