Cada día que pasa








Sin excepción, casi por naturaleza o desatino,

todos los días, a la mañana, temprano,

ando por este camino.

Llego tarde al trabajo y con

alegría,

cuando

es necesario llegar más temprano

y con indignación o repugnancia o sed

de venganza o rabia. Todo esto

no me martiriza ni me apena, aunque parezca

lo contrario y tenga olor a traición; sé muy bien,

con toda impaciencia, que el ocio

llegará algún día con la revolución. Y que ni una cosa

ni la otra vienen de la tristeza o de la impotencia.



Voy cansado, es cierto, harto como todo el mundo que se precie,

o con desaliento; pero nunca falta

alguna cosa, un olor,

una risa que me devuelva,

para valer la pena; recién entonces empiezo a convencerme;

calles sucias y bocinas y el tráfico

alucinado y dormido todavía; viejos conocidos,

como el destino

o la bruma de la ciudad. Y

el mal semblante; la desconfianza

en los ojos, en los grandes ojos de la gente

hechos para volar. Manos enrarecidas

que rodean

la calle sitiando su respiración. Dominados

del mundo; empleadas

tersas y vulgares bajando

de coches lujosos de los dueños

de otras empleadas, y así sucesivamente.


Francisco "Paco" Urondo, poeta argentino (1930-1976)

Si hoy pudiera escribir, si supiera cómo se hace para encontrar la palabra justa que hile con el sentimiento y todo eso, escribiría algo así, pero no me sale nada bueno, por eso subo este poema que lo dice mas que perfecto.
Ya vendrán las fotos prometidas.


12 Comentarios

  1. Ya va a llegar la inspiración, son rachas. Igual gracias por regalarme este poema que no conocía y me encantó. Te mando un beso grande y espero que estés bien.

  2. Me gusta mucho.
    Me gusta su mirada y como la explica.

    Gracias por divulgarlo.

    Besos.

  3. Quino says:

    Hola Pato. Gracias por compartir un poema de Paco Urondo. Es uno de los poetas que admiro.

    Besos amiga y garcias por tu explicación en Bitácora de Vida. Espero que te sirviera.

    Felices Fiestas!!!

    Bo Nadal!!!

  4. Eli says:

    En cada giro del viento, crece el grano entre tus aspas, tan solo brillan los cielos, cuando carecen de alma. Me descubro en tus silencios, me desnudan tus palabras, abres puertas que existieron, solo para que las abras. TQM amiga dorada.

  5. Genín says:

    Que poco vivió el pobre, debiera estar prohibido que los buenos se fueran antes de los 70, yo estoy a punto de llegar, no soy bueno, ni siquiera soy, ya...
    Salud y besos

  6. Malena says:

    Hay una frase de Urondo que me encanta:

    Sin jactancias puedo decir
    que la vida es lo mejor que conozco.

  7. claudia says:

    Ya vendrán tus versos a escalar el cuerpo o el sueño. besos, precioso poema

  8. La vida sólo es rutinaria o aburrida si nosotros la vemos así y no hacemos nada para verla de otro modo.
    No conocía a Urondo y me gustó mucho lo que compartiste.
    Un beso enorme, Pato.

  9. rh says:

    La sensación de que uno sólo encaja cuando es capaz de no darse cuenta que no encaja. Conozco esa sensación.
    Hermoso poema. Saber expresarlo sabes sobradamente, lo que pasa es que hay días que no sale.
    besos.

  10. ybris says:

    Todos hacemos lo mismo: Cuando no acertamos con las palabras justas citamos las que nos parecen más justas de las de los otros.
    Ya llevaba algún tiempo sin poder pasarme por aquí y, tras ponerme al día, constato que a ti pocas veces te faltan las palabras más acertadas.

    Besos.

  11. A veces la inspiración consiste en dejar que otros hablen por uno.
    Gracias por esto.Besos***

  12. Badanita says:

    Pensé que era tuyo Patito.
    Vos escribís maravillosamente bien.

    Te quiero mucho.
    Gracias por compartirlo.

Gracias por tus palabras