Era el día de los Santos Inocentes, pero para mi era el día que mi papá cumplía años. No le gustaban las fiestas, prefería algo sencillo, en familia, sin mucho alboroto, lo que mas le gustaban eran mis regalos. No por el regalo en si, sino porque me veía durante un par de días ocupada en buscar cajas en los depósitos, una que entrara dentro de la otra, y ésta dentro de otra y así, hasta tener unas cuantas. Luego envolverlas, e ir guardándolas una dentro de la otra y en la caja mas chiquita siempre había un fiasco. Me despertaba temprano y siempre "me olvidaba", entonces él andaba con cara de tristonio, cara que a propósito inventaba para mi, y a veces hasta hacía pucheritos porque yo me estaba olvidando de "algo importante". Entonces para recordarme qué día era, me decía ¡guarda que atrás tuyo hay un sapo! y yo salía corriendo despavorida, hasta subierme a una silla y ahí me decía ¡que la inocencia te valga!
Era el día de los inocentes, o sea...
No me podía seguir haciendo "la que me habia olvidado" entonces yo aparecía atrás de una caja enorme, donde sólo se veían mis patitas y le decía ¡¡Feliz cumple papá!! Ahí comenzaba el ritual de las cajas y el derroche de papel de regalos, una vez que no tenía plata envolví las cajas con papel de diario y lo sorprendí mas todavía! Y ante cada caja, él decía ohhh qué tendremos aquí?? Una corbata, un perfume, una billetera...Y sólo había otra caja, así hasta llegar a la cajita de fósforos, en la que guardaba alguna porquería, como un poroto, o una curita o algo así. Ya era grande cuando en la cajita de fósforos le regalé un postre cocinado por mi, a elección suya. Eligió una torre de merengues con frutilla y crema así de alta. A los merengues olvidé quitarle el papel manteca y era bastante complicado comer esa delicia con papel, pues él no le hizo asco a nada y comía el papel como si fuera parte del manjar. Hasta el final pensó que era uno de mis chascos, que le iba a decir ¡¡que la inocencia te valga!! y esas cosas, pero no, yo ya era una despistada.

Viejo de mi corazón, en qué cielo estarás jugando a la pelota de trapo?

12 Comentarios

  1. Seguro que está con el mío, sonriendo, mirándonos y orgullosos de su niñas que escriben y lo regalan al mundo.

    Un beso, preciosa.

    Y feliz cumpleaños. Siempre.

  2. Quino says:

    Que tal Pato!!!

    Bella narración en un día como el de hoy. Lo que si está claro es que tu papi al igual que el mío están con nosotros en cada instante indicándonos que vamos acertados. Ya que nosotros elegimos -ese camino- y tanto ellos como nosotros debemos de estar orgullosos de saber diferenciar lo terrenal de lo espiritual. Son de esas fechas que intentamos pasar página... pero, ahí están revoleteando en función de nuestros pensamientos.

    Besos amiga y que tengas un buen dia.

  3. Hermosa narración. Me llegó mucho...

    Gracias por escribir y regalarnos tan bellas palabras...

  4. Qué relación más especial esa que tenías con tu padre... Yo creo -estoy convencidad- de que hay una paz inmensa después y que nos reencontramos en algún lugar o de algún modo.También creo que, de alguna forma, nos ven, nos sienten, nos protegen... Me emocionó tu relato de hoy.
    Un abrazo ENORME, amiga.

  5. Jo.
    Hoy me has tocado de lleno.
    K.O.

    Besos.

  6. Genín says:

    ¡Que lindos recuerdos!
    Nunca he sabido si la nostalgia duele o no...
    Supongo que en cada uno funcionará de forma diferente...
    Espero que para ti signifique algo cálido y agradable...
    Salud y besitos

  7. Codorníu says:

    Aunque nunca olvidaremos el día en que nos quedamos sin nuestros padres, hay fechas con nombres propios en el calendario que tornan más señalados estos aniversarios.

    Mi madre murió un día de Nochevieja. Recuerdo que pasamos la noche en un tanatorio, velando sus restos.

    Ahora, todos los fines de año, cuando suenan las campanadas y vamos metiendo en la boca las uvas de la suerte, mi padre y yo intentamos seguir adelante y no perder el gesto por los niños y la familia política que no se merecen estropearles la fiesta.

    Así que te entiendo perfectamente. Yo también tengo los recuerdos en fila, haciendo cola para ese día, que ya está muy próximo.

    Un beso, amiga.

  8. Qué te puedo decir amiga... tengo los ojos lagrimeros con tu relato.
    Es hermosísimo lo que contás y cómo lo haces.
    Me llena el alma de felicidad, porque en lugar de ser algo triste es algo para dejar enmarcado con estrellas que brillan. Tremendo el recuerdo de esa niña que jugaba a fabricar mamuskas (no se si está bien escrito) de cajitas mágicas llenas de amor, envueltas con amor y abiertas con el mismo o más amor todavía.
    Esa niña no debería preguntarse en que cielo estará jugando a la pelota, porque seguro esta jugando con pelotas de sentimientos dentro de tu corazón!!!

    Un abrazote fuerte muy fuerte!!!

  9. Malena says:

    Nada ..... estoy lagrimeando.

    Cuando se festeja el cumpleaños de alguien, significa que estamos felices porque esa persona nació y celebramos que ocupe un lugar en nuestra vida un año más. Y desde donde esté, sigue ocupando ese lugar de papá en tu recuerdo y tu corazón. Así que .... feliz cumpleaños.

  10. Eva says:

    Pato, te vengo a buscar, de nueva cuenta...Quiero seguir leyéndonos.

  11. PIZARR says:

    Que belleza Pato, no se quien será el escritor ese que echa pestes de los escritores de blog, creo que nunca te leyó porque si lo hiciera vería que eres una "escritora"

    En ese cielo en el que viven nuestros padres, estará con el mio cosiendo y recosiendo un payasete de trapo al que yo adoraba y el se inventaba cada año un traje nuevo y me lo volvía a colocar el día de Reyes diciendo que Baltasar lo había arreglado para mi.

    Un abrazo inmenso amiga

  12. Hermoso recuerdo de tu papi. Seguro que donde esté te sigue queriendo igual.
    Gracias por compartir tan bellos momentos.

Gracias por tus palabras