(se le parecía bastante a Julio Jaramillo)
Me pasan “cosas”.


Cuando digo eso, lo de que me pasan cosas, algunas personas que me conocen poco me dicen ¿qué cosas te pasan? Y los que me conocen bastante me dicen ¿Y ahora qué te pasó?

Porque cuando digo que me pasan cosas ya saben que me refiero a cosas bizarras.

Me pasó que fui a sacarme una placa radiográfica y al entrar el señor que estaba sentado frente a mi estaba muy contento. Es muy raro encontrar gente contenta en un consultorio médico. Este señor parecía muy a gusto de estar allí. El señor que estaba a mi costado estaba escondido atrás de un diario. El señor contento enseguida comenzó a hablar del calor que estaba haciendo, yo asentí. Hacía calor de verdad. Luego del tema Calor, pasó al tema “Gente Nerviosa”. Hizo todo un análisis social sobre el nerviosismo de la gente, mientras yo sacaba un libro de mi cartera y comprendía en su total magnitud al señor que seguía escondido atrás del diario. Acto seguido yo también me escondí detrás del libro.

El señor contento se tiene que haber sentido ignorado, porque el tema con el que siguió fue “Gente Indiferente” y su monólogo comenzó acusando a todos los que viven encerrados en sí mismos y no se animan a compartir con el otro sus cosas. El señor del diario seguía con el diario en alto, la secretaría tenía la cabeza adentro del monitor y yo tenía mi libro que se hacía cada vez mas pesado de sostener.

El señor contento hizo otro monólogo sobre los Simpsons y todo lo que a él no le pasaba mirando ese programa y que prefería jugar con sus perros o cantar.

Cuando dijo cantar hizo un silencio.

El señor del diario estaba momificado, la secretaria que estaba mirando a los Simpsons subió el volumen y yo cometí el error de mirarlo.

Porque apenas mis ojos se cruzaron con los suyos me dijo yo canto muy bien, con una sonrisa encerada y rosa.

Yo no sabía si seguir perteneciendo al rubro de Gente Indiferente y Arrogante y Maleducada o ser amable y un poco buena.

Hice lo segundo.

Cuando el señor contento volvió a decir que él cantaba muy bien.

Yo le sonreí como diciendo "qué bien".

Y él agregó: canto todas las canciones de Sergio Denis, con cara de “yo sí que sé cantar y soy re-moderno”

Me tenté y volví a esconderme atrás del libro.

El señor contento no se inmutó y a pesar de que yo hacía como que leía, él me dijo todo el repertorio que cantaba. Títulos, uno tras otro. Y me dijo que se había aprendido muy bien “Nuestro juramento” de Julio Jaramillo y no sé quién mas. Me dijo que la cantaba mejor que el tipo que la había cantado en el Secreto de tus ojos.

Me preguntó si conocía esa canción, le dije que si, que claro. Intentando calmar el frenesí que tenía el señor contento por demostrarme cuál era la canción. Porque no me creía que yo la sabía, por un momento sospechó que me lo quería sacar de encima.

Insistió y no pude frenarlo.

Acto seguido se paró y me dijo, le voy a dedicar esta canción.



No puedo verte triste porque me mata


tu carita de pena; mi dulce amor,


me duele tanto el llanto que tu derramas


que se llena de angustia mi corazón.



Yo no podía creer lo que me estaba pasando.

El señor del diario tenía convulsiones de risa atrás del diario y la secretaria idem, adentro del monitor. Yo del asombro permanecía sería y sentada con la mandíbula caída.

El señor contento pasó a la segunda estrofa, acercándose cada vez mas y cada vez yo lo veía mas encerado y mas rosado y mas baboso



Yo sufro lo indecible si tu entristeces,


no quiero que la duda te haga llorar,




En ese momento veo pasar corriendo a la secretaria. Decir mi nombre desde una habitación lindante. Yo pararme, huir y cerrar la puerta y agradecer el rescate de la secretaría. Secretaría, radióloga y yo descomponernos de risa.

Mientras atrás de la puerta el señor contento seguía cantando



hemos jurado amarnos hasta la muerte


y si los muertos aman,


después de muertos amarnos mas.




Y seguir hasta terminar la canción de lo mas feliz.

Les aseguro que no es ficción, me pasan estas cosas.

25 Comentarios

  1. JAJAJAJAJAJAJA, TE IMAGINOOO!!!
    PERO MIENTRAS LO LEIA, VEIA A JUSTI!!! SI.... TODO AMABILIDAD Y CORDIALIDAD JAJAJA
    PERO BUENO, VOS LO DEJASTE PAGANDO SOLAMENTE... AL POBRE JUSTI POR ESTO LE HUBIERAN PASADO COSAS PEORES JAJA

    BESOS GRANDES!!!!

  2. Miguel says:

    Que cosas Pato¡¡¡
    Son detalles de la vida, lo cotidiano o lo irreal, y es conveniente acercarse a esas personas , dejarlas y captarlas en su totalidad. Tal vez todo sea una terapia necesaria y colectiva
    Un abrazo

  3. Pato says:

    ¡¡¡¡Jajjajajajja!!!!

    Es que yo soy mas buena que el pan =P

    Si no es por la secretaria que me salva, yo le escucho toda la canción y le pido un autógrafo, ajajajajaj!!

    Besos.

  4. Pato says:

    Miguel (esas personas me encantan, yo creo que me pasan esas "cosas" por eso)

    Besos.

  5. Justiniano se ha largado a Buenos Aires y ni se ha despedido de mí?

    Se va a enterar cuando vuelva.

    Besos.

  6. Pato says:

    ¡¡¡¿¿¿Se vino para acá???!!!

    Era Justiniano Jaramillo!!

    JAJAJAJAJAJ!!!!!

    Besos

  7. Malena says:

    Siiii, era Justiniano!!!

    Sabés que te pasan esas cosas porque perciben que sos buena gente.

  8. Quino says:

    Pato, no conozco a tal personaje. Pero mientras leía el copntenido... me acorda: Es justo y necesario... joder y todavía sigue en Babia. Es lógico hay quien ve antes las nubes que tocar la tierra con sus pies... jajaja!!!

    Besos.

  9. jaja y si lo dice Toro...ya no cabe duda alguna jajaja. Bellísima historia, Pato. Me encantó y extraño hablar con vos (ya estoy mejor jaja)
    Besotes.

  10. Genín says:

    jajajaja Mira que te pasa cada cosa...
    Pero al menos...¿Cantaba bien?
    Haber si era el Justi...
    ¿Tenia acento catalán?
    Besitos y salud

  11. Pato says:

    Malena, era Justi ajajjaa

    gracias :)


    Quino, entrá al blog de Torosalvaje y buscá los poemas de Justiniano, y ahí vas a darte cuenta del parecido entre el cantante del consultorio y Justi :))

    S.B, yo tb (me alegro mucho-mucho que estés mejor)

    Genín, cantaba mal y como imitaba a Jaramillo que era ecuatoriano, no me quedó claro el acento, pero para mi que si eh!!!

    Era un mix de cantante catalán-ecuatoriano- argentino soy re piola y me la banco!

    ¡¡¡jajajja!

    Besos.

  12. claudia says:

    la historia me parece desconcertante, pero te aseguro que cada vez hay más gente con necesidades de que los escuchen, me imagino a un poeta recitando versos y diciendo, tal vez que es mejor que Neruda o Pizarnik, y bueno...paciencia y buena onda. Me gusta la gente que hace cosas inesperadas, tal vez lo inspiraste,MUY BUENO. BESITOS

  13. Badanita says:

    Jajajajaja !
    Por Dios cuanto me hiciste reir ! Sí, se que a vos te pasan estas cosas aunque en verdad nos pasan a todos pero vos sabés darle esa cuota de humor que a muchos les falta!

    Ahora habría que hacer un cuento pensando en èl. Porque me quedó la intriga.- ¿ Qué historia habrá detrás de ese personaje ?

    La fija es que necesita un psicólogo. O será que él es un enfermo de alegría y nosotros los amargados? .....

    :=)

  14. Pato says:

    Claudia, la historia ES desconcertante, pero es cierto que hay mucha gente sola con necesidad de un poco de atención.

    Le puse buena onda y todo bien ;)

    Besos

    Andy, vos sabés que soy una calamidad ambulante, ajajjaja!!

    ¡¡¡a mi me quedó la misma sensación, la de qué historia hay en él!!!

    Yo no creo que necesitara un psicólogo, te aseguro que estaba muy contento, quiso cantar y cantó!
    ¡¡Psicólogo necesito yo!!

    ajajjajajaj!!!

    Besitos :))

  15. Me reí con tu historia, Pato.
    ¿ Sabes que a mí también me pasan esas " cosas"? Es como si atrajera lo surrealista y lo cómico.
    He sentido otro hilo más que conecta contigo.
    Gracias por compartir y por provocarme una gran sonrisa.
    Besos.
    (Yo también creo que era Justi)

  16. Bizarrísimo, pero divertido. Hay veces que la realidad supera a la ficción o que uno piensa que ciertos episodios ocurren en tanto estén guionados, ja. Pero no... La realidad a veces pugna por salir de su monotonía. En eso hay mérito del cantor (?) pero también de vos, Pato... Que por lo menos asistió al evento riéndose.

    Siempre me pongo a pensar en el después... ¿Qué pasará con el tipo cuando haya llegado a su casa? ¿Se habrá acordado de vos? Ni ahí se habrá imaginado que le ibas a dedicar un post, ja ja ja.

    Abrazo!

  17. ybris says:

    Un poco pesado el señor ¿no?
    Lo malo es que si uno es educado y le hace caso se vuelve más pesado.
    Mejor un poco de humor.
    Quizás si te hubieses arrancado a cantar tangos sin parar le habrías callado hasta que te llamaran para lo de la radiografía.

    Besos.

  18. Eleme says:

    EN SEÑAL DE AGRADECIMIENTO, COMENTARÉ 12 ESCRITOS TUYOS DE AQUÍ A LOS DIAS PASADOS.

    Es un sueño, me gustó mucho soñar junto a ti.

  19. Pato says:

    Laura, somos almas gemelas ajajjaj!!!
    Me alegra haberte puesto una sonrisa, era la idea, de que la sonrisa no fuera solo mía.

    Besos


    Adriano, está bueno salirse de la monotonía, aunque en el momento sentía que me prendía fuego =P

    El señor contento cuando llegó a su casa, le debe haber contado a su esposa o a sus perros, o a su vecino o a su espejo que cada día canta mejor, que en un consultorio una mujer le pidió que cantara y él luego de negarse varias veces, ante tanta insistencia de la dama no tuvo mas que cantar y dejó a todos con la mandíbula caída de lo bien que cantó, "voy a tener que salir por los barrios" agregó.

    ¡¡jajajjajaj!!

    Besos


    Ybris, pesado es poco. PESADISIMO, pero la verdad que después que salí de la hoguera me reí bastante de la situación.
    No sé quién era mas ridículo, si el señor contento o todos nosotros en el consultorio intentando ser serios ante semejante cosa.

    Besos


    Eleme, ah bueno, si se te quema el marulo después de leer 12 escritos no es mi culpa!!!!

    Besos y gracias :)

  20. La verdad me has sorprendido con tus dos blog. Los sigo a los dos. Abrazo y nuevamente felicitaciones!!!

    http://el-ser-bohemio.blogspot.com/
    http://mi-adn.blogspot.com/

  21. jajajjajaa,eres increíble,te juro que me parto contigo, y me siento tan identificada...a mi me persiguen los raros,creo que ven en mí un alma gemela:)))
    Y yo también pensé en Justi,esto parece una historia de King,personajes que cobran vida propia y aparecen en el mundo real de un lector.lo tienes claro si Justiniano se trasladó a Buenos Aires,aunque en ese caso no te aburrirás nunca.un abrazo***

  22. Blanca says:

    Hola, yo soy de los raros, a mi me dan unas ganas tremendas de cantar cuando hago fila en el banco y se tarda o a veces en el telégrafo, cuando se usaba...
    Y sabes Pato, yo le hubiera hecho segunda y cantado a dueto. ¿ quien prohíbe cantar en salas de espera? ¿la gravedad del caso?
    Buen día. jejeje.
    ( Bueno,en el banco canto bajito,y hago ejercicio para pies rodillas y cintura, mientras espero)

  23. Pato says:

    Bohemio, ha sido un gusto!
    Ahora agrego tus links.
    Besos.


    Dalia, somos almitas gemelas :))


    Blanca; ¡¡¡¡al fin aparece una rara!!!
    ME ENCANTA :))

    Besos

  24. Eli says:

    Ay Patricia, haces de la dulzura una forma de expresión natural y espontánea. Brillas con cada palabra como si fuera la primera ez que hablas. Tu familia debe vivir agradecida a Dios de haberles otorgado el privilegio de sentírte tan cerca y nosotros tus lectores, de sentírte igualmente cercana y tierna. Hoy me retiro muy orgullosa de poder llamarte amiga. Gracias Patricia por devolverme la fe a cada instante. TQM.

  25. manu says:

    Jajajajaja, me hiciste reír. Evidentemente sos una mujer que rompe corazones! Valoro de manera incalculable que no te le hayas reído en la cara, y claramente me siento parte de la historia: yo sería el señor detrás del diario.

    La gente como el señor contento, es re grosa!, sobre todo para una fiesta, o para invitar al Club Atlético los Poetas!! jejeje

Gracias por tus palabras