Las lluvias estancadas de mis sueños

se han cubierto de musgo.

-Jacobo Fijman-


Después de leer poesía casi todo el día, sólo escribo para que la tarde lánguida no me mastique la carne. No queda otra que seguir respirando ese aire enrarecido de las grandes ciudades. Huelen a humo todo el tiempo y si mirás el atardecer ves el aire ennegrecido contonearse entre los cables de luz y las lechuzas.

¡Que los tiró a los poetas, qué tipos raros! Emotivos de mierda. Van y te dan en el blanco sin que puedas hacer nada. Leerlos sin cuidarte, es como cruzarte a media noche con un asesino serial y estar desarmada. Con dos golpes te aniquilan, te dejan estaqueada y vos ahí, flaqueando de torpeza con tu alegre pena escurriendo entre las letras que ellos te disparan.

¡¡Bang Bang Bang!!

¿Qué vas a hacer? Estás cansada de mirar, siempre mirar.

La noche baja despacito por la cuerda de la tapia y se mete en los ladrillos de tu espalda. Uno tras otro se apilan formando la pared que se agota en la nuca. Y vos trepando rinconeras. ¿Ahí vas a escribirte, en ese campo albo donde las espigas se volvieron lunas azabaches? Los lunares, te dijeron una vez que eran un camino que llevaba al cielo. Pero qué vas a hacer con ese desaliento, con esos pájaros grises que te sobrevuelan después de saber que no. Ese desierto que se abre arena en tu garganta, cómo vas a decirlo mejor. No hay manera.

Ya está dicho. Ya está escrito. No desesperes, la voz de las estrellas hoy no se escucha, el cielo está nublado y vos tenés un aguijón clavado con veneno.

Tal vez mañana.

Ya sabés que no. 
¿Hay antídoto para quien extravió el encanto?

11 Comentarios

  1. Genín says:

    Esos disparos no hacen daño, mientras lees, son la música que acompaña la poesía... :)
    Besos y salud

  2. "Pero qué vas a hacer con ese desaliento, con esos pájaros grises que te sobrevuelan después de saber que no. Ese desierto que se abre arena en tu garganta, cómo vas a decirlo mejor. No hay manera.

    Ya está dicho. Ya está escrito"

    La cuestión, Patito, no es que la cosa ya esté escrita. La cuestión es cómo la vamos a escribir nosotros, porque nosotros somos los únicos e irrepetibles, que tenemos que vivir lo que le pasa a todo el mundo, pero a través de ésto: lo que somos.

    Una vez que se aprende esa premisa, esa voz que es la nuestra, habrá un nuevo cristal para mirar las cosas de todos los días. Ese cristal, único e irrepetible, que corresponde a ese escritor, cuando mira las cosas de todos los días.

    Vamos, nena, a veces te veo por demás de desalentada y no es la cuestión, porque una mina que puede contar como vos contás, tiene que dejar un ratito respirar al ego (sanamente y para que no se asfixie en la desolación).

    Nadie roba el encanto. Solamente desaparece un rato, para que venga una Patito que escribe, y le haga respiración boca a boca. Al encanto de las cosas lo mantienen latiendo los encantadores y un encantador puede ser desde un buen escritor a un buen mecánico que te arregló ese puto ruido del auto con el que nadie daba, como si el tipo tuviera un pacto mágico con la voz de los fierros.

    Los encantos y los encantadores están en cada paso de la vida. Creo que por eso todavía, aunque rateeando, la humanidad funciona y aún sonríe.

    No se me ponga triste, compañera. El mejor remedio para eso es darse o sea, ofrecer el don, que es un regalo que alguien nos ha hecho. Ofrecerlo, servir con el don a los demás. Hacer encantos. La sonrisa es magia.

    Lehit

  3. Tu alma me seduce desde el primer día.
    Debe ser porque es compatriota de la mía.

    Besos.

  4. Los poetas miran, miran,y luego nos lo cuentan.Así lo haces tú -con una belleza tamizada por tus ojos-que estremece.
    Un fuerte abrazo,jacarandá.Y gracias por mirar y escribir.***

  5. Las palabras hacen versos, únicamente el corazón es poeta.Y tú, desnudas hoy tu sensible corazón para regalarnos este bonito escrito.
    Cariños…

  6. Darío says:

    Supongo que abrir los ojos, P. Sus ojos tienen esa virtud de ver lo pequeño y lo encantador. Un abrazo.

  7. ¡Que los tiró a los poetas, qué tipos raros! Emotivos de mierda. Van y te dan en el blanco sin que puedas hacer nada. Leerlos sin cuidarte, es como cruzarte a media noche con un asesino serial y estar desarmada. Con dos golpes te aniquilan, te dejan estaqueada y vos ahí, flaqueando de torpeza con tu alegre pena escurriendo entre las letras que ellos te disparan.!!muy bueno,..y cierto,muy buen descargo se ve, se siente,fuerte y franco,

  8. RETRATO DE DOCTOR.

    Este aquí, seráfico leyente,
    Trae la flor perfecta
    Recibida en ejemplo de ser a ser,
    De simples y compuestos,Y día temporal,
    Unidos por el uno que nunca fue movido,
    Por aquél que depura la imperfección perfecta.
    Este aquí seráfico leyente,
    Lleva la perfectísima, la perfección perfecta
    Del color y la lumbre, del amor y la estrella.
    Jacobo Fijman, Poema Inédito.,y con el plus de Fijman,uno de mis malditos preferidos,

  9. Pato, la semana pasada subí un post sobre el desaliento de repetirse en lo que uno escribe.
    Obtuve bastante aliento de afuera, pero llega un punto en que una debe ser su propio aliento. Porque lamentarse y darse con un caño no sirve si se prolonga en el tiempo. Hay que arremangarse y laburar con las palabras, hasta sacarles todo el sentido posible.
    Este texto es de una belleza enorme ¿sos conciente? Sabés cómo decir las cosas de un modo no común, desde una mirada muy personal.
    Escuchalo a Gavrí, que la sabe lunga y te dijo la posta.
    ¡Vamos, que te quiero seguir leyendo!
    Abrazo.

  10. Matias B. says:

    "Los lunares, te dijeron una vez que eran un camino que llevaba al cielo. Pero qué vas a hacer con ese desaliento, con esos pájaros grises que te sobrevuelan después de saber que no."

    Grosa, pero grosa mal eh?
    Cómo se escribe sobre el desaliento y sobre el desencanto con tanta claridad y de una forma tan hermosa, si no es padeciéndolo?
    Paradójito tu texto! Me gustó mucho.

    Ah, y siempre te leo, pero no siempre comento. Quiero sentirme especial (?). jaja

    Abrazo, Pato. Siempreleida.

  11. Gabrielli says:

    Pato, mirá... las palabras están, siempre están, pero pasa por uno en cómo las acomoda y, más aún, cómo las interpreta. Lo mismo la vida, que es palabra y es poesía (también). Beso!

Gracias por tus palabras