Otra vez el frío se pobló de habitaciones y mi cuerpo se puso a temblar como una cuerda recién tensada. Entre huecos oscuros, destechados y solos, transito el día haciendo que el mundo de a ratos me pertenezca un poco. Entre los diarios y la radio y los libros y las cosas me hundo perdiendo el interés. Me hago jirones en el vaivén de las horas grises. Me voy nublando sin amenazas de lluvia.


¿Y si dejo la mustia cáscara tirada ahí?
¿Y si la pongo a vivir su existencia de envoltorio y me voy?
¿Quién preguntará por mí?

No sé por dónde ando ahora
es muy extraño este suelo de aire que piso sin alas 
camino 
sobre
 el sueño 
de anoche 
me cruzo a los espectros de un pasado que no 
 un número de teléfono que 
olvidé 
una calle que se reinventó borrando mis pisadas. 

Pateando las veredas me voy preguntando 
con qué palabras voy a decir 
estas nubes vagas


8 Comentarios

  1. ME GUSTA,¡NO OLVIDES PASAR POR MI BLOG!
    http://librosnoticiasyocio.blogspot.com.es/

  2. Darío says:

    Andar y desandar el sueño de anoche, y mientras tanto, hilvanás la locura en palabras...Un abrazo.

  3. Hoy también me nublé yo.
    Después de mucho sol.
    Y no encuentro veredas dignas de ser paseadas.

    Besos.

  4. Genín says:

    Yo, yo preguntaré por ti eternamente...
    Besos y salud

  5. Me ha parecido tan triste...y tan cercano...
    Besos***

  6. "Pateando las veredas me voy preguntando
    con qué palabras voy a decir
    estas nubes vagas"

    presiento que habrá que aprender a cantar blues
    ¿Tenes a alguien que te acompañe en la guitarra?

    Besos.

    PD:pasa por Razones Locas allí contesto a tu comentario.

  7. Yo, a veces nublada, y a veces también eclipsada...

Gracias por tus palabras