Cuando encontré tus versos olvidados en ese cajón, supe de mi. Te vi atrás de todo eso, flotabas en el aire, fantasmal. Danzando como el humo de mi café, haciendo medias nubes. Te presté mis ojos, te di mis manos, quité el tiempo que te cubría de polvo hasta que la mañana se hizo blanca. Y podés estar tranquila, supe ver esos ojos que vos esperabas subidos a los altos edificios de tu barrio. Impiadosos ojos que te dejaron morir sola, nieve. 

11 Comentarios

  1. Inma_Luna says:

    cargado d sentimientos que avces son difuminosos.
    Besos

  2. Genín says:

    Hay versos que producen efecto incluso cuando están olvidados, y otros, pobrecitos, nunca los sentimos...
    Besos y salud

  3. Darío says:

    Y en otros versos, también estamos nosotros...Un abrazo.

  4. Cuantos hemos sido durante toda la vida?

    Infinitos.

    Besos.

  5. Gabrielli says:

    Sólo puedo suspirar ante tu escrito, Pato...

  6. Pablo says:

    Tenés una prosa sentimental y deliciosa, Pato.
    Besos

  7. Un abrazo, niña de ojos de vasta mirada:)***

  8. siempre hay alguien que escribe para nosotros,
    ¿encontrarlo o no encontrarlo?, he ahi el dilema.

  9. Hermosamente melancólico...

  10. Como la curiosidad mata al gato, vine a ver desde el blog de Matías. Y bueno, estuve leyendo. Y me gustó lo que leí.
    Los hiperbreves son muy válidos. El de los peces, una joyita. A este que te comento, le arreglaría un cachitín la puntuación, sobre todo en las primeras frases, menos comas y más puntos, para que gane en intensidad la parte "gancho" que es la encargada de no soltar al lector. Además, tenés frases no vinculantes por la diferencia verbal, así que mejor si las ponés con puntos.
    Es una opinión nomás, por lo que conversábamos en el otro.

    Por ahí uno diría muchas cosas, pero las encajan tan mal, que en vez de entender que no es porque uno es un dañino de mierda que quiere joderte el blog, sino porque uno tiene una gran experiencia en el ramo y cuando ve alguien que escribe bien pero con falencias pequeñas, le parece un desperdicio que publique con el error, pudiendo hacerlo sin él.

    Como me pareció tan sana tu actitud en el blog de Matías, es que vine a ver qué escribías vos y me voy muy gratificado, realmente.

    Lehit, Pato

Gracias por tus palabras