Dice Bertolt Brecht que un analfabeto político es el peor analfabeto, pero de qué me sirve no serlo? Igual va a seguir habiendo prostitución, niños con hambre, abandono. Esclavitud, sometimiento, desgarro. Yo sé el precio de la harina, del pan, del vestido, del zapato. No soy un burro político, elijo aunque nunca gano. Y voto porque es lo menos que puedo hacer después de haber tenido un país donde eso estuvo vedado, pero ya ni en eso creo. Esta enfermedad, este no pertenecer a nada, esta sensación de parea, de destierro que me alcanza, este naufragio a mis años, haber creído en algo que no es y no va a poder ser, perdonen mi falta de esperanza, en serio perdón.

...


Debería escribir otra cosa, dejar libre mi honestidad lírica y chau.
Dejarme estar desolada como espontáneamente me pide la voz que aúlla en mis entrañas, rajarme de acá, bailar mi pena sobre las nubes de esta mañana urbana y que todo me importe un pito.

Algo bueno ha sucedido, creo saber lo que me está matando: se llama exceso de información.
Meto en la misma bolsa la desproporción de temas que no consigo procesar (personales, políticos, económicos, sociales, redes sociales, afectivos, culturales) y todos revueltos, emponchados y retorcidos, no termino de entenderlos, por más onda que le ponga a los diferentes asuntos, no entiendo. Y lo que entiendo me duele en extremo. ¡Qué raza jodida somos los humanos, miren el descubrimiento que me mando! No voy a profundizar en ésto, porque quien me lee tendrá su propia sensación al respecto, y respeto y casi que envidio profundamente a quienes piensan lo contrario, sé que hay seres angelados, de verdad me he cruzado con algún ser de luz y me he quedado feliz de saber que no todo es tan malo como mi pesimismo me hace creer, pero hay tanto ser oscuro, violento, putrefacto. Tanto ser macabro escondido detrás de caperuzas rojas que acabo desencantada, pensando que casi todo es una reverenda bosta. Me estoy volviendo una vieja boluda y anestesiada. Antigua, lenta, sola. Yo que he sido una crédula importante, imaginen la fiesta que se han hecho conmigo los vendedores de buzones. Sucede que hay un problema; a esta altura me doy cuenta, -lastima que eso sucede siempre tarde- porque en el medio soy de dar oportunidades hasta el agotamiento, generalmente mientras tanto se va venciendo la garantía, y claro, siempre pierdo. Pierdo en salud, en paz, en días bonitos -en este preciso momento un colibrí liba una flor en mi ventana, miren si no hay belleza para ganar- pero en vez de eso, yo pierdo en tranquilidad, en calidad de sueño. Pierdo, porque me diluyo y dejo de ser lo que mejor sé ser. Me vuelvo sopa, tranquera, pantano, sótano, esbozo de sopapo o patada en el culo. Y me enfermo ¿Cuánto hace que me siento así? Llevo meses nadando contra la corriente sin llegar a ningún lado, entonces me pregunto en qué me he convertido…Y digo ¡Soy un salmón! ¡Eureka! Debo ser un salmón. Si tuviera el talento de Andrés Calamaro o el descaro, según se mire, con eso haría algo. A mi me sale dolor, fiasco, engaño, pus, asco. Escribo ésta y otras mierdas, versos sin aire, el valor se me va al carajo. Naufrago, me digo para qué publico esto en un blog, si no le hago bien a nada ni a nadie, tampoco daño. Estoy hablando de mi persona en mi blog, y siento que debería estar feliz porque mi pequeño universo lo es, tengo que estar feliz y no lo consigo porque se me ocurre pensar. Se me ocurre no ser burra. O boluda total. Eso me dijo mi terapeuta, que no piense tanto. Y qué cuernos hago con toda esta información que me cae encima como lluvia acida…. No sé. 
Y esto no sucede por tener alguna incapacidad de comprensión intelectual, no. Todo lo contrario, sumado a una especie de bobera que me hace creer en el otro aún cuando me miente en la cara. Veo que el fulano me está verseando y digo pero no puede ser así, se le escucha tan convencido de lo que dice, que tiene que ser verdad. Después claro, están los mentirosos consuetudinarios, esos macaneadores que ellos mismos creen que es verdad lo que dicen y por eso son tan veraces. 
Y cuando me doy cuenta que piensan que soy blanco fácil, siento que me toman el pelo, me joden en mi buena fe, me desarman, me invaden, inquietan, me abruman, me dan vergüenza, picotean mi cabeza como pájaros carpinteros y soy presa de algo que me envenena. 

Me siento triste como una esponja vieja y el desánimo no es bueno, porque te lleva por mal camino, estrecha tu mirada, te hace perder luz y uno termina sin poder escapar de las paredes que te aplastan a los costados. Anoche creí que no salía. Pensé en cierto final. Los muros comenzaron a volverse gruesos, pesados, a elevarse casi hasta tocar un cielo sin luna y yo como un pliegue de mi vestido, cada vez mas desecada. 
Debería escribir otra cosa, tengo tanto por hacer y los ojos se me vuelven de vidrio sin que haga lo que debo. 
Debería volver al cuaderno, irme lejos, aislarme, estuve unos días en una casita frente al mar, respirando sal y viento, el pelo anudado, los pies sin miedos, que pienso a menudo dejar todo lo que está acabando conmigo y ver si hay otra orilla para caminar descalza como me pide mi ser mas íntimo, pero sin tener que cuidar que la arena que piso, esté minada de clavos ni de buzones varios.

19 Comentarios

  1. Te entiendo, o al menos me acerco.
    Y tambien me duele entender, me saca luz, quiero no pensar, quiero una playa sin clavos.
    Y me gustaría decirte que no hay que pensar, sino sentir lo hermoso de la vida y las mañanas con sol, pero aprendí que tambien se siente dolor.
    El mundo no es lo que debe ser, estamos mal y no deja de dolerme.

  2. Y si nos aislamos de la información?
    Quizás por ahí estaríamos mejor.
    Total... que sentido tiene enterarse cada día de mil cosas que lo único que hacen es ponerte de mal humor.
    Claro que no sé si es posible aislarse porque bombardean noticias a todas horas y en todas partes. Puede que sea una estrategia para controlarnos. Y no, no es paranoia, puede que realmente nos estén aplastando con toneladas de información.
    Oye, ni se te ocurra eh?
    Ya sabes.

    Besos.

  3. Si supieras como me identifico con lo que dices...hace días que me descubro deprimida,se me atasca la comida con las noticias, estoy desencantada y con la sensación de que nos espera un abismo...
    Y tal vez sea mejor hacer lo que dice Toro, no hacerse eco de tanta información, porque nos están aplastando con toneladas de dolor y a veces pienso como él que los siervos del poder que nos la dan son parte de la estrategia para controlarnos,algo así como acentuar el miedo y el desánimo para que vayamos aceptando supuestos males menores o necesarios.
    Creo además que somos legión los desencantados y eso de algún modo habla de una sensibilidad común que nos hermana, tal vez algún día nos pongamos en marcha y cambiemos el mundo...
    Te dejo un abrazo y te pido que te concentres en el colibrí y la flor,yo intentaré ahora irme a mirar la luna y la famosa conjunción planetaria:)
    y quizás también aúlle.
    Que no nos ganen.Besos***

  4. Me gusta tu catarsis. Viví el tiempo de no creer en nada. Creo que debo revisar el hecho de haberme vuelto tan optimista en un mundo plagado de pesimismo que se sustenta en la desgracia de cada día. Pero tengo fe, que le voy a hashé?

  5. No dejes todo eso dentro. A mí me gusta leérlo porque somos muchos otros los que en ocasiones nos sentimos igual. Eres buenísima poniendo acentos. Todo tiene un sabor a rabieta de niña pequeña inconformista que me encanta. Eso no se encuentra en los supermercados ni en las librerías, porque no se mastica con facilidad, y porque no vende, tú sabes más de lo que crees, no sé si por experiencia o por ese carnet que tienes y no sabes de experta visionaria, de doctora en reflexología, si se me permite el término. Los demás corren, tú piensas en cómo pasar desapercibida y te inhibes, no sé cómo, pero lo haces.
    Tengo superlativas ganas de verte!!
    ¿Quizás mañana? Cuando sea... pero verte!!

  6. En estos tiempos que corren el que no sienta algo parecido a lo que sientes tu, es que no tiene sangre!!. Yo desde las últimas elecciones me he puesto en huelga informativa, por mi bienestar mental. Por que si encima de estar en paro me entero de toda la mierda que hay a mi alrededor, me hundo. Así que ahora mismo prefiero no saber mucho. (Digo mucho, por que al final siempre me acabo enterando de cositas)Cada vez que sé, es un bajón, un pensar en ¿hasta cuando?, ¿Que será de mi vida en dos meses que me acaba la prestación?, ¿Por qué la gente es inconsciente e irresponsable?. Hoy sin ir más lejos me he enterado de un caso de corrupción en una Ong en uno de sus proyectos en Haití, donde tengo un amigo de presidente, el lo descubríó, denunció el caso, dimitió y en la Ong, nadie le apoya, Estamos locos o que?. Esta semana ha estado llena de malas noticias. Cada vez estoy más segura de que la ignorancia da la felicidad,y no sé, últimamente me da por pensar que igual me cambio al bando de los ignorantes por un tiempo!!. Me uno a tus sensaciones y emociones, que siempre expresas tan bien. Y dile a tu terapeuta, que eso de no pensar se dice muy fácil pero para los/as comecocos por naturaleza, complicado de llevar a cabo. Hubo una época que estuve a punto de hacerme una camiseta que pusiera. "Soy una rallada ¿y que?. Tenemos que aceptarnos como somos y aprender a vivir con ello Pato, por qué también tiene sus cosas buenas. Vaya rollo estoy soltando jaja. Ya freno. Muchos besos patiño.

  7. Ay, Pato! Cómo t entiendo... Eso de votar solamente como homenaje a una democracia q muy poco tiempo atrás no se disfrutó en nuestros países, pero sin esperanza en el momento actual. Qué pena, tanto para nada. Yo voto por mi abuelo, q tenía miedo de votar a los suyos 30 años después de nuestra guerra civil... pero no por mí. No quiero a ninguno de nuestros dos partidos mayoritaritarios... y tengo unas elecciones autonómicas el 25 de marzo. Sin esperanza. Y tampoco soy CalAmaro, tristemente.

    Muaaaa!!!

  8. ¿Vieja boluda y anestesiada? ..yo no leo eso, por favor. Tus palabras están llenas de una energía impresionante que, si lograra dejar de lado esa rueda de vendedores de buzones ambulantes, movería montañas. La vida se está moviendo (tal vez debería revisar mi optimismo como el joven cuervo yo también..quién sabe, no?), de todos modos espero que encuentres alguna manera de confiar.

    Te dejo un abrazo, Pato

  9. Anam cara says:

    tan desubicados como siempre los salmones nadan contra corriente y paradojicamente van a dar a nuevos puertos ,nuevos continentes...

  10. Yeka says:

    Sigue diciéndolo y escribiéndolo aquí y donde quieras, personalmente me identifico mucho con tu rabia y somos muchos, (ya ves, todos los que van antes de mi aca). Pero Patito no te lo guardes, afuera, siempre afuera. Dejar de pensar...tal vez sea imposible, ya eres así y tal vez eso te hace tan querible, porque te comprometes con lo que sucede...viste que en el mundo para bien o para mal debe haber de todo: los comprometidos y los no, los que miran y los que se tapan los ojos, los que escuchan y los que gritan para no escuchar nada...y esa diversidad nos da tambien opciones para elegir por donde caminar.Hace falta más gente como tu, porque sin gente así ¿qué sería de lo simple, de lo bello, de lo pequeño pero dulce que no tuviera donde reposar y engrandecer?Mi abrazo cariñoso.

  11. A veces uno siente las ganas de mandarlo todo a tomar viento, de no saber, y en política y demás "desastres" urbanos más todavía. A veces no es fácil disfrutar con las pequeñas cosas, cuando uno está en un estado tan apático y gris todo se ve desde la perspectiva de lo triste. A veces entiendo que desde la terapia se dicen cosas que a esa persona no le sirven en ese mismo instante, porque esa persona lo sufre, se desvive en ese malestar y claro, desde una butaca decir que se ponga tranquila... intentar racionalizar en brote ansioso no vale. Hoy hay una palabra en mi blog que tú has dejado: disfrutar. A veces se torna más complicado disfrutar de lo que la gente se cree. Va para ti.

    Mua, mua!

  12. Patito, la vida siempre nos da dos salidas, escuchar o cerrar nuestros oídos, fastidiarnos o resignarnos, creer o no creer, ser optimistas a pesar de todo y de todos o ser pesimistas. Nosotros elegimos. Si no hay remedio, ¿de qué me sirve llorar? Y si lo hay, las lágrimas no me van a dejar pensar y descubir el mejor camino, digo yo.

    Siempre seremos más los que tenemos buena voluntad y sentimientos limpios y blancos, no lo dudes.

    Un beso y un abrazo muy fuerte.

  13. Codorníu says:

    Iba leyéndote y creía que era yo quien pensaba.
    No sé que decirte, tampoco sé qué decirme a mí mismo.
    ¿Impotencia, se llama?

    Un beso.

  14. Verbo... says:

    Te entiendo. Los humanos, eso humanos.
    No importa la situación, las promesas, etc.
    esto va de mal en peor.

    ¿esperanzas?


    a veces creo que todo esto es un engaño
    ...


    pasaba por aquí
    te leo
    y te dejo esta notita


    me alegra saber que sigues escribiendo

    un saludo Pato.

  15. Gabrielli says:

    Patri, sabés algo? Ser perdedor nato es resignarse... y te lo dice alguien que tiene alguna que otra experiencia en pegarse contra la pared, destrozándose ilusiones a cada paso y sintiendo las miradas de reojo con desprecio. Y aún no pierdo (o trato de...) la fe y la posibilidad de creer y ayudar, aún a costa de mí mismo.

    En lo que respecta al exceso de info estoy completamente de acuerdo. No tengo tele y casi no escucho las noticias, pues de lo importante uno se entera igual, viste?
    Ultimamente no puedo evitar enterarme de "cosas" por cercanía, pero trato de pensar que aún desde mi pequeño lugar en el mundo puedo hacer que alguien no la pase tan mal.

    Un beso, se te quiere!

  16. Matias B. says:

    No es necesaria la información. Las cosas suceden porque suceden, y van a suceder aunque no quieras, no te importe, no te enteres.. eso da igual. Lo que sale en los diarios es escrito para el olvido. Lo que te muestran los noticieros no alcanza la categoría de información. Son retazos de una realidad tan heterogenea como relativa. Que la vida es una mierda, diría Ernesto, es una verdad que no necesita demostración. Pero no voy a venir yo a decirte, Pato, que la belleza está en ese colibrí, que la felicidad en esa belleza. Que cada momento vivido es lo más valioso que tenemos y como lo escribió Emily Dickinson, el hecho de que sea irrepetible es lo que hacen tan hermosa la vida.

    Yo soy, también, un ser pesimista. Me disfrazo y me defiendo con el humor. Pero la bronca y el rencor generalmente es un veneno que se filtra todo el tiempo, aunque uno no quiera.

    No voy a decirte yo, tampoco, que tu camino está adentro tuyo.. Somos presos de nuestra libertad pero somos libres, y si tu camino va hacia el mar, ve hacia él. Siempre que no hagas la gran Alfonsina. El mar lo cura todo.

    P.D1: Si te vas no cierres el blog.
    P.D2: Acá no hay salmones porque no hay corriente. Acá vamos todos para cualquier lado.
    P.D3: Tu terapeuta es un boludo.
    P.D4: Como dice ahí arriba "Verbo": A veces creo que todo esto es un engaño. Y como le contestaría Dolina: "Yo sé que hay una verdad; no es mentira mi dolor".

  17. Elizabeth says:

    Hace falta mucho valor para escribir como tú y ser como tú, rompes moldes y esquemas con un corazón tan puro que asusta (pero de puro gusto). No escribes, nos transportas con tus letras a los mundos que conjuras con esa mirada siempre ávida de más. No dejes de escribir, de soñar y de inspirarnos a romper la coraza de robots que quieren instalarnos y tu diluyes con una sonrisa. Besos.

  18. Anónimo says:

    Si no tengo el amor, de nada sirvo.

    La Biblia, aun cuando no creas en Dios o en ese Dios, tiene mucha sabiduria en sus palabras. Estoy citando de memoria a San Pablo. Espero que lo tuyo no venga por ahi tambien. Cuando falla el amor, nada funciona.

    Ay de Pato real, la que aun no conozco, espero que esto sea un ejercicio literario, composicion tema el bajon, aunque creo que compartis conmigo cierta tendencia a poner algo mas que palabras en lo que dejas a la vista, es decir, a veces es ficcion, a veces es opinion, pero sobrevuela en los escritos tu alma, tu ser, y me duele verte tan dolida.

    Animo. ¿Como puedo alegrarte el dia?

    -.-

    Disculpa el anonimato. No puedo firmar hoy.

  19. Bertolt Brecht vivió en otra época, ahora los analfabetos son los políticos que no comprenden a la sociedad que dicen representar porque siguen utilizando estructuras mentales arcaicas que han sido superadas en los últimos años. Pero ellos, por supuesto, se creen ajenos a los cambios...

    Saludos

    J.

Gracias por tus palabras