El crepúsculo se pega a mi espalda como una gelatina, lo hace en voz baja.


En los techos vecinos está muriendo el sol, descarga en forma desmedida su último color. Es un grito sordo, un grito de luz que me convoca.

Mis ojos van en vano,


son como cieguitos tomados de la mano.


Bajo el rollo de la ventana de un tirón, para poder escribir...Lo de siempre...

La misma cantinela.

Blablabla-blablablablá-blablabla.

(Qué peste, hasta me ha salido rimado: vano y mano)

Igual se filtra entre las hendijas la fiesta naranja, estoy a salvo.

Y acá.

Hay en mí una contradicción interior, debo confesarlo.

En vez de estar acá haciendo nada, debería estar en otro lado haciendo algo y estoy ahora tan muda, tan apaciblemente callada y quieta escuchando este grito final y en él, a cada pájaro partir buscando su propio cielo, así como yo busco el singular e intermitente sonido de mi llamador de ángeles o el aleteo fugaz de las palomas en el patio.
O me demoro en el quejido de las maderas de mi casa, porque crujen de dolor sus huesos encolados, entonces como una enfermera autómata me levanto y enciendo una por una, las luces bajas, tal vez esa medicina calme el pesar de los muebles viejos...Que me voy quedando, pero no era eso lo que tenía que hacer yo, era algo mas. De otra naturaleza. Algo que no tenía que ver con estarse en silencio contemplando, yo tenía que ser presencia, voz, alegría, canto, y he sido esto, me he quedado a oscuras en esta fría tarde de verano.
Sin poder decir lo que siento, sin poder gritarlo.
Lo ha hecho el sol por mi, yo no he podido hacer mas que ver a medias el derrumbe de un cielo que denuncia su punzante amenaza de partida.

12 Comentarios

  1. Después de tanto tiempo, espero poder ponerme al día con todos y todas..
    Recomenzar el año con la vida en brazos es lo mas bello del amor..

    Un abrazo
    Con mis
    Saludos fraternos de siempre...

  2. Dicen que las casualidades no existen, que en realidad son CAUSALIDADES.
    Entre las palabras filtradas en cuasi forma de algo, de un poema, de una narración, trato de decir, lo que finalmente no digo,que sigo callando.
    Pero luego entro a los blogs, y encuentro que maravillosamente, como en tu caso, me describen poemas o relatos, como si fuesen mi propia voz.
    Ay Patricia, hago mías tus palabras, porque si no hago eso, me ahogo.
    Repito, no se bien por qué, en estos últimos días, me encuentro en tantos versos y tantos relatos, mientras soy incapaz de ser yo misma.

    Por tu transparencia, su sinceridad, tu ser frontal puesto en letras, te felicito una vez más.
    Eres una corajuda, con todas las letras.

    Un fuerte abrazo y te he extrañado mucho!!!

  3. Anocheciendo en el alma.
    Es que has tenido mucho sol estos días.
    Sol del bueno, del mejor.
    Y ahora lo encuentras a faltar.

    Besos.

  4. Mati® says:

    "En vez de estar acá haciendo nada, debería estar en otro lado haciendo algo"

    Te parece poco lo que haces? Este texto es una reflexión maravillosa y es mucho. Gracias que estabas haciendo nada cuando lo has escrito y hemos podido compartirlo.

    Besos

  5. Quino says:

    Vamoa a ver Pato, el mero hecho de la expresión que utilizas, es como si pareciese de una rebelde adolescente. Te entiendo perfectamente, aportas generosidad, nobleza, sinceridad y las personas en genral o algunas en específico te dan por el saco. Pues saquemos las castañas del fuego. Tú sabes, que esto primero hay que saber con quien cuentas y dentro de las amistades. Sólo hay una persona incondicional a la cual deberías cantar estas reflexiones... que me parecen geniales. Es más chapeau por tí, por tener lo que hay que tener. pero una vez más, te aconsejo; que no entres al trapo de las cosas. Busca ese caminar dulce que tu lo tienes contigo y misma y aplícalo con los de tu entorno.
    Personalmente, me fastidia que con las personas de tu entorno,no encuentres esos menesteres. Pero eres inteligente. Aplica tu sabiduría y tus vicisitudes amiga.

    Besiños y ánimo...

  6. Malena says:

    El amanecer y el atardecer ... el estar y no estar, el ser y no ser de la naturaleza. Por eso grita.
    ¿Acaso no es por eso que gritamos todos?

  7. paolav says:

    Haz hecho bien en quedarte en silencio, porque te haz escrito esto tan bello que tengo ganas de llorar. A veces quiero quedarme así, como una planta, inmóvil, al parecer. Espero eso si que no sea por mucho tiempo, porque termina pasando que otros viven y otros hacen que te sucedan cosas que tú debiste hacer.
    Besos y abrazos mi querida Patito

  8. Ainsssssss, que bien que escribes,jodía, hasta para decir que no puedes...Besos***

  9. Hermosa entrada gracias por regalarnos esa imagen maravillosa. te mando un beso grande

  10. Magnífico y provocador monólogo que me hace pensar en mis momentos de inercia total.
    A pesar de que querías callar y hacer nada has creado una deliciosa oda al anochecer.

    Abrazos,

    Ian.

  11. Genín says:

    Al final, nos demos cuenta o no, no hacemos lo que tenemos que hacer, ni lo que hay que hacer, simplemente, dejamos hacer...
    Besos y salud

  12. rh says:

    Entiendo perfectamente esa sensación. Uno se puede contemplar impotente, indolente en su impotencia, desasistido incluso de sí mismo y de su ánimo, siente el rumor de un solar vacío que se podría llenar de hechos y palabras, crece la sensación de ser un mero espectador pasivo de la propia vida... sí, pero eso es parte de la reflexión, forma parte de un todo, como los baches son parte del camino, baches a veces enfangados en los que no se ve el fondo pero que no son en realidad tan hondos.
    A veces incluso es bueno esa sensación de derrumbe y disolución en un atardecer agonizante que empieza a ser invadido por las sombras. Aunque suene raro y se pueda discutir mil veces con mil argumentos distintos, puede ser incluso bueno.
    Y una prueba son tus palabras escritas en voz baja.
    Besos

Gracias por tus palabras