El reloj acaba de decir que pasó un minuto entre que yo abrí la ventana y la cerré. Sin embargo yo he vivido un día específico al abrirla y contemplar el fresno desnudo y respirar el aire frío de la calle y escuchar a las palomas.
Un día con sus horas turbias por la lejanía.
Un día antiguo despertado de un sueño, de un pasado quieto que se vino urgente a mí, para habitarme entera.
Ahora soy un sinfín de tiempos que caen lentos en efecto dominó y en el reloj sólo ha transcurrido un minuto.

9 Comentarios

  1. Así, es Pato. El tiempo a veces se hace eterno o pasa demasiado lento, siendo el mismo para todos, no es igual.
    Un abrazo.

  2. El reloj miente.
    Yo te creo a ti.

    Besos.

  3. paolav says:

    Me gustó el comentario de toro Salvaje...espero que el reloj mienta y que sea una ilusión.
    Besos mi querida Patito

  4. Qué bonito Pato, me encantó. Así es, cuánto tiempo puede transcurrir en tan sólo un minuto no?...Puede que la vida misma.

    Que bellas son tus prosas, y qué profundas. Me siento particularmente identificada con este efecto dominó.

    Un abrazote Pato!!!

  5. Patito, asi es hay minutos que parecen años...

    Besos con cariño

  6. mangeles says:

    ¡El Calamaro actúa en Madrid el 15 de Septiembre...40 euritos la entrada...jooo..pero ya hemos decidido que SI...QUE VAMOS, aunque sea un MIERCOLES y sea tan caro....

    Esta vez...espero no perdérmelo.

    Un besito, guapa..

    Precioso escrito

  7. GEORGIA says:

    Cuanto puede caber en un minuto...

    un abrazo querida

  8. carmeloti says:

    El tiempo, sus medida, su duración, todo lo que puede cambiar, el cambio con su paso...

    Me hipnotisa lo relativo a ese motor intrinseco indominable para todos y dominador de todo

  9. Eli says:

    El reloj tiende nuestras manecillas y nos invita a bailar sin sus zapatos. Hasta que no sea é quien decida cuando amanezca.

    Abrazos cucú.

Gracias por tus palabras