¡Ah, maldita seas!
Sos mi carcelera. Día tas días venís con tus manos de papel de arroz y me abris los ojos. Despacito, como para que no me de cuenta, levantás primero un párpado y luego el otro, con mucho cuidado, una vez abiertos le ponés un palito que los sujete abiertos y me hacés mirar para adentro, sobre ese paredón blanco donde vos desde tu mansedumbre, proyectás viejos filmes uno tras otro, rebobinas, te detenés a tu antojo en imágenes o palabras, las repetís en cámara lenta, las verbalizás con una voz muy ronca para que yo no me distraiga. Una voz de ultratumba te sale de los huesos y narrás los acontecimientos con un placer que te desborda. Ah maldita seas, te regodeás viendo cómo mis ojos se prenden fuego del ardor, cómo luchan por quitarse ese palito que clavaste entre los párpados. Gotas de sangre hervidas salen de allí y no te importa. Tu único fin es que yo no pueda volver a ser quien era. Tus horas me persiguen, me raspan la piel, se adosan a mis pasos de barro, me trepan las manos, estas pobres y resecas garras en que se han convertido mis manos de tanto llevarte a todos lados.
No te bastan mis noches de fiebre, esas noches de niebla, de pasillos interminables por donde viajamos iluminando y rompiendo fotos con los ojos rojos. No te basta la locura en la que me atasco cada día.
Te resulta poco.
Ahora también buscás mi sombra para perfumarla con tu pestilente aroma. Un nauseabundo olor a grasa vieja, mezclada con trapos sucios y zapatos húmedos, te trae.
Un vaho a ropero abandonado y a naftalina es la señal de que estás llegando.
Un murmullo de murciélagos agolpándose en los techos es la señal de que estás llegando.
Una luz turbia, titilante, es la señal de que estás llegando.
Un cuerpo aferrado a las paredes, unos ojos abiertos a la nada, unas manos apretadas soy yo.
Un grito desgarrado soy yo.
“Pasame el borrador” te digo, con desesperación las palabras escapan de mi boca y te escupen esa jeta hedionda, hasta llenarte de una baba que me brota espesa y caliente.
No hay brazo capáz de secar este río de lava que me quema por dentro.
No hay brebaje mas amargo, que supere al venenoso sabor de tu existencia.
Cómo te quito de mí, para no seguir pudriéndome bajo esta tierra que me asfixia, cómo te arranco de cada centímetro de piel, de cada tramo de estas horas en que soy tu sierva.
Yo no encuentro el modo.
A veces pienso que lo he intentado todo y que sólo quedan las pastillas de colores que consiguen algunos días adormecerme un poco.
Volverme neutra.
Con mirada de vaca detrás del alambrado.
Pero cuando ni con eso consigo despojarme de este elefante blanco que me vive en los hombros, me escondo de todo, dejo este envase vacío en el que me he vuelto, mas vacío todavía porque me voy lejos, camino por todas las cornisas de los edificios mas altos del mundo sin caerme, me subo a las torres mas altas, donde todo se ve pequeñito y allí, sólo allí mis ojos consiguen el olvido, porque dejo de ser humana y me vuelvo ave, entonces ya no pienso, ya no siento, ya no tengo recuerdos, ya no hay nada mas que cielo frente a mi.

20 Comentarios

  1. Hoy me voy conmocionado.
    Si pudiera matarla iría y lo haría.
    De verdad.

    Besos sanadores.

  2. Lena says:

    Qué brisa leerte, Pato.

    Aún en la angustia, saberte.

    Besos, Marula.

    (tocaré, noc noc, estos días)

    TQ

  3. Lena says:

    Ay, Pato...

    (releo...te releo...alitas, brujita...estoy...)

    Mimos, mimos, mimos...

    (y canciones)

  4. Esta vez me ha gustado mas que nunca leerte!
    la fuerza que se mezcla con esa impotencia humana y ese deseo intenso por encontrarte nuevamente!!!
    Mira Pato! entiendo al renglon lo que dices, lo que sientes, lo que luchas!! yo llevo el mismo camino y la misma lucha!!!
    y creo , que lo más valioso de esta catársis es la claridad con que tienes detectada la infesta que te ronda!!
    Venga amiga!
    te abrazo con todas mis fuerzas!
    y te mando muuucha luz interior, para que pronto, muy pronto acabes con esa maldita!:)

  5. siempre queda la rebelión, las alas que brotan... sentir, leyéndote, la complicidad, el consuelo, el alivio que da la mutua comprensión...

    un beso... grande y alado

  6. No se que decir que no suene hueco. Es tan desgarrador como impactante.

    Me voy con la maravilla que causa el terror bien escrito.

    Besos y un edificio muy, muy alto para ti.

  7. Jo, que mal rollo.Lo siento.Te abrazo***

  8. Scri.Ba says:

    Te leo. Te escucho.

  9. ybris says:

    Si no hubieses acabado pájaro habría quedado yo mismo aplastado por el peso de ese elefante (¿blanco?) que tanto te pesa.
    En tu vuelo queda la esperanza de liberación de esa triste carcelera.
    Lo siento. Es tan inmensamente bello y prodigioso lo bien que lo escribes que no me queda lugar para la tristeza.
    Sólo para la admiración de la genialidad.

    Un beso, Patricia.

  10. mangeles says:

    Jooo...estoy abrumada por el peso de esa tristeza...y a la vez conmovida por la "belleza" del escrito.

    Puedes con la tristeza...te lo aseguro...tú dale fuerte cuando aparezca...un besazo Patricia

  11. LaU says:

    Qué impacto leerte, que fuerza, que dolor, que impotencia ......

    Te dejo mis plumas para que empieces el vuelo querida Pati, y todo mi cariño en éste ABRAZO, sé bien como se siente, sé perfectamente como te domina, sí lo sé bien ....

    TQ

  12. paolav says:

    En este tránsito del viernes Santo al Domingo de Pascua, te acompaño y rezo por tí amiga, rezo para hacerle caricias a tucorazón y abrazarlo muy fuerte y que te quedes dormida a mi lado, mientras yo enjugo tus lágrimas cansadas y ennublecedoras, duerme hasta que se calme tu espíritu, yo me quedaré despierta rezando para que puedas dormir segura. También ´me sentí así y quice matar la muerte.
    Un abrazo Patito

  13. Miguel says:

    Tus palabras tienen el poder de transformar o de provocar odio, tristeza, impaciencia...
    No hay fórmulas mágicas en esta travesía, ni pastillas de colores
    Sólo personas que te acompañan por las cornisas,que te acompañan por esa travesía, soportando como tu, el venenoso sabor de la existencia

  14. Dédalus says:

    Es bello, realmente bello tu escrito, querida Patricia. Y desearía con todas mis fuerzas que sólo se regenerara el monstruo en tus fantasías; que te dejara por siempre en paz.

    Un abrazo muy fuerte.

  15. Oh dios, de qué tamaño es tu tristeza,amiga!!
    Es verdad lo que dice Nany, desgarra... cada verso desgarra!
    Besos, querida.

  16. meridiana says:

    Pato querida: tu texto expresa tristeza, pero también resume la lucha que la condición humana emprende contra la adversidad.

    Me ha conmovido...

    Te mando un abrazo
    Liliana

  17. libertad says:

    Ojalá se fuera. Ojalá no lo sintieras aunque estuviera ahí. Ojalá. Dicen que el tiempo, el tiempo hace que se vayan hasta los monstruos. Que no pase demasiado y ya no esté.
    Un abrazo grande

  18. Codorníu says:

    Amiga, no tendríamos que haber nacido humanos. Seres con una sola ala. En tu caso, en el mío, las cosas habrían sido más sencillas.

    Sin embargo, aquí estamos. Sólo a veces volamos. Lo demás es así, como dices, como has descrito de forma insuperable.

    Hacen falta dos alas.

  19. neptunia says:

    Vuelvo siempre a leerte y a sorprenderme, no hace muchos dìas, mirando por la ventana de mi trabajo, desde donde sòlo se ven techos imaginé como sería caminar por las cornisas más altas en busca de la libertad, al igual que tú, liberarme de mi misma.

    Te mando un abrazo, y se estas quietecita en tu cornisa pasaré en globo a recogerte y nos vamos de paseo


    Besos

  20. llego tarde

    vale un abrazo retroactivo???

Gracias por tus palabras