“Me saqué la ropa y corrí al océano
Buscando un lugar para comenzar de nuevo
Y cuando me estaba ahogando en las aguas benditas
Todo en lo que podía pensar era en vos”


Por un espacio de tiempo que no pude medir, detuve el mecanismo de relojería que moviliza a los fantasmas.
Ese descubrimiento, me pareció una conquista sobrenatural. Adueñarme por un rato de ese territorio tomado, que alguna vez fue mío y mandar allí. En mi casa.
Abrir las ventanas a mi antojo. Dejar que se renueve el aire viciado. Correr las cortinas pesadas, quitarle el polvo a los estantes, tirar a la basura esos papeles que no dicen nada.
Caminar pisando fuerte por esa casa mía donde supe ser feliz.
Esta casa de piel y huesos poblada de escaleras internas con forma de caracol por donde me tiro con los ojos cerrados y creo que vuelo o que aterrizo en pantanos. Mi casa con ascensor en forma de puño, enclavado en el costado izquierdo. Que me pasea por las arterias a velocidades inconstantes, dejándome sin respiración en ocasiones.
Mi casa que también es tuya, si pasás.

Estaba fascinada viajando por ahí, donde me alojo, donde vivo y me detuve en el afuera.
Mis ojos se aferraron a unas florcitas amarillas, que parecían bombitas de luz entre los árboles. Me quedé agarrada con fuerza a ese brillo entre las ramas, aunque ellas se quedaran allí sin presentirme, perdidas entre un follaje verde recién nacido y yo siguiera el viaje llevándomelas, por un camino sinuoso y angostito como cintas en el aire.





Por eso me puse a escribir.
No es que no quisiera seguir adorando detrás de los cristales cómo es la vida en esos momentos donde me siento dueña de mi, sólo quise asegurarme. Y no olvidar.
Sobre todo no dejar pasar por alto que es necesario memorizar el camino que te lleva a los momentos únicos. Y si la memoria falla, es necesario anotar pequeños pasos como por ejemplo escribir en un cuaderno “farolito chino” *. O la letra de una canción de Keane que me canta mi hija, mientras los ojos le brillan.
No olvidar que tras los cristales de esta casa mía, en algún momento se puede ver algo increíblemente bello y que eso paralice todo, incluso provoque sopor en los fantasmas y los deje inmóviles. Como embobados.

Entonces para no olvidármelo es que dejo registro de las dos vueltas de llave hacia la derecha. Y lo anoto. Que hay que caminar diez pasos mirando para delante. Y lo anoto. Dar un medio giro hacia la izquierda y sacudir varias veces la cabeza como diciendo que no. Y lo anoto.
Finalmente pasarle un paño a los vidrios empañados y mirar.
Mirar con el alma que otra no queda, con el ascensor subiendo y bajando. Mirar desde la escalera caracol interna y tirarse desde allí en picada, aunque el vértigo queme por dentro, pero siempre con los ojos bien abiertos, sin perderse nada.

Es muy importante recordar cómo se atan las puntas de esos ojos ávidos, cómo se cosen las bocas rotas en las sábanas, cómo se trepan las miserias con las manos por las paredes para poder pintarlas y de qué manera se sacuden los instintos en los rincones de los pasillos quedándose mudos.
Tengo que estar bien atenta para la próxima vez, cuando despierten los fantasmas, si es que despiertan.
Por eso escribo, para distraer al olvido.


“Así que ahora recorro el único camino,
el único camino que conozco
No hay ningún lugar a donde ir salvo mi hogar”
-Keane-
*Farolito chino: subarbusto sin hojas de color amarillo brillante u ocre, hemiparásita, que habita sobre las ramas de las lengas, ñires o guindos. Muy notorio a la distancia. Su hábitat es todo el bosque andino-patagónico.

25 Comentarios

  1. PIZARR says:

    Querida Pato,hoy nos has traido de ese viaje un trocito de esa Patagonia con la que siempre soñé.

    Espero conocerla algún día. De momento un nuevo registro en mi interior cuando la piense... "los farolitos chinos"

    Y así se va entretejiendo como una especie de tela de araña entre muchos de nosotros.

    Mientras sigas anotando en un cuaderno, frases como"farolito chino" seguro que los fantasmas permanecen ocultos, sin atreverse a molestar tu calma.

    Un beso muy grande, eché de menos nuestras risas.

  2. AZUL says:

    Hermosas tus líneas que nos reafirman la importancia de las bitacoras de nuestro andar pues si, a veces solemos perdernos y a través de nuestros recuerdos de esas sonrisas y pequeños instantes magicos...es como volveremos al andar..a através de memorias...recuperando y revalorando lo grandioso de ser!

  3. Pato, los fantasmas puede que algún día se atrevan a asomar las puntas de la nariz, a veces pasa, pero entonces tú - que ya sabes cómo ponerlos en su sitio, que ya sabes que no son invencibles - los asustas a ellos. Les pegas un BUUUUUUUUUU grandísimo y los haces correr como nenas pequeñas.

    Ok?

    P L E A S E.

    Qué bueno es volver a leerte.
    Y qué bueno es esto, como siempre. Cada vez que renaces eres mejor.

    Te amapucho hasta que me digas Pará Jac que me asfixias!

    :)

  4. Lena says:

    Ya sé de qué vamos a hacer las alas, las nuevas...

    Ya sé.

    Has vuelto, corazón.

    En intermedio.

    Hay un pez colorido que salta al ritmo de buses y letras de colores.

    Quiere ponerle un nombre a un pato.

    Hay una mamá pez que explica que nombre ya tiene. Nombre al nombre que vuela a posarse en sonrisa de dientes de leche.

    Ese es el nombre que yo queria!!!! dice el pecesin, saltando, brillando, era ese...yo se lo puse!

    Y recita: patopatri pato patri.

    Te quiero. Te queremos.

    Un beso.Treinta mil.

  5. Los fantasmas ya saben que no son tus dueños, que los puedes detener cuando y como quieras.

    Que se anden con cuidado contigo.

    Besos.

  6. mangeles says:

    ¡¡¡Tóma como vuelve ese cuerpo serrano¡¡¡ ASÍ se vive y así se escribe amiga.

    Por cierto...los argentinos sois unos poetas o unos chistosos...mira que llamar FAROLILLO CHINO a ese arbolito amarillo ...eejjejej ...claro que nosotros tenemos los naranjitos de la china...en fin

    A mí tú escrito y tú mundo me recuerda más a una maravillosa película china EL FAROL ROJO...donde un grupo de mujeres vivian su vida y sus sueños de puertas adentro de una gran mansión.

    BESOS DE BIENVENIDA

  7. zooey says:

    Un día esos fantasmas se advertirán como sencillos reflejos, matices que forman parte de todo lo que uno es. Yo celebro la fiesta de las palabras de tus intermedios y de todo lo demás. La facultad para mirar desde el otro lado de la ventana de un autobús y advertir, junto a las flores amarillas que son como faroles de papel de una fiesta privada, el sentido del hogar, del sitio propio. Qué hermosos pueden ser los caminos que son como cintas en el aire. Y qué bueno es saber recordar. Y...¿te has fijado?: "hemiparásita", caramba... si sólo una mitad es parásita significa que el resto aporta algo, entrega ¿no?... es la flor perfecta, algo que da y que quiere recibir, la luz entre la maleza, una sonrisa en el bosque. Bendito farolito chino entonces.

    Un beso

  8. Verbo... says:

    Me alegra verte.
    Simplemente saber que estás
    Presente
    es suficiente.

    Preparo café y matecito místico
    y regreso para estar un rato con vos.

    Me alegra saber una vez mas,
    que te gustó El Patri Mirando
    es que sos mi ventanóloga favorita.

    :))))))))))))))))))))
    :))))))))))))))))))))
    :)))))))))))))))))))) Sonrisas que no terminan...

    Besos ¨Preciosa¨ ♥

    Vuelvo en un ratito con tiempo y sin prisa para mirarte.

    M.

  9. Verbo... says:

    Cuchi

    El post está precioso, es un bálsamo, un revivir, un renacer, del agua y del espíritu.

    Te comentaré en porciones, porque me gusta todo, asi las cosas solo me quedo en las primeras lineas hoy, y sucesivamente volveré por las otras lineas, estaré rumiando tu post toda la semana...

    El que pudieras, el que puedas descubrir y conquistar el como detener a los fantasmas, Ya es un Gran Logro, y sonrio plenamente porque te creo, creo que si podés, SI PODéS. Ese adueñarte es tuyo, es tu derecho, y me alegra saber que has tomado TU CASA, TU HOGAR, y podés mandar alli.

    Suficiente para alegrarme la mañana, saber que éste viaje te ha dado ése aire, el descubrir una vez mas que sos La Señora de tu casa.

    Un beso conquistador ♥*

    M.

    Nota en Pala:
    ¡¡Gracias por estar y gracias por volver a regalarnos tus letras, es que sos... Mi Cuchi!! ♥*♥*

  10. Siempre he creído que una casa sin fantasmas, es como una vida sin historias...

    Así que creyendo en esto, la tuya debe ser una casa encantadoramente encantada :)

    Es más de lo que muchos tienen o siquiera, aspiran a tener.

    Besos Pato Hermosa, que el regreso sea al ritmo que tu marques.

  11. karina says:

    HOLAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!

    Qué manera de extrañar....

    (Entraba igual por acá, a ver si por ahí... quien sabe, desde donde estabas...) Qué fuerza de voluntad, eso de irse y decir descanso Jajaja, sucede así o hay algo de esfuerzo? (Yo no sé si podría) En fin...

    Qué hermoso texto!!!!

    Me ha encantado, lo leí una sola vez y me llenó de fuerza, de actos, de movimiento, de acción.

    Tu casa.
    Todas las casas.
    Cada casa.
    Mi casa.

    Voy a ponerme a limpiar y a ventilar todo por acá, Pato!!!

    UN BESO BELLA!

  12. Pues si se pudiera te mandaba el pastel de manzana ahora mismo. Tengo uno recién hecho, está tibio aún... y con helado de nata por encima mmm.... no hay fantasma que pueda con eso.

  13. Has dado con la clave.
    Mira lo que dice Muriel Barbery en "la elegancia del erizo" que acabo de leer:"Pensando en esta noche, con el corazón y el estómago hechos papiilla,me digo que a fin de cuentas quizá sea eso la vida:mucha desesperación pero también algunos momentos de belleza donde el tiempo ya no es igual.Es como si las notas musicales hicieran una suerte de paréntesis en el tiempo,una suspensión,otro lugar aquí mismo, un siempre en el jamás.
    Sí, eso es, un siempre en el jamás.
    No tema, Renée, no me suicidaré y no le prenderé fuego a nada de nada.Pues, por usted, a partir de ahora buscaré los siempres en los jamases.
    La belleza de este mundo.
    Besos,jacarandá***

  14. neptunia says:

    Que bueno querida Pato que estás de vuelta. Me pareció muy buena la idea de provocar sopor en los fantasmas. También los fragmentos de Keane acompañan muy bien.

    Un abrazote y no te preocupes ya por los fantasmas, tu siempre estas atenta.

    Distraes tu olvido y el nuestro

  15. mangeles says:

    Perdón...la peli es LA LINTERNA ROJA..no el FAROLILLO ROJO...aunque sea un FAROLILLO LO QUE ENCIENDEN Y NO UNA LINTERNA...pero bueno...ERROR IMPERDONABLE...ME PONGO DE CARA A LA PARED HASTA EL DOMINGO POR LA TARDE.

  16. Que maravilla es encontrarte asomadita tras esos cristales relampaguceantes... que antojo por ese clavado interno y ese paseo por la memoria...
    que rico es saber que entre los fantasmas de terror, existen aquellos que se visten de inspiración y ayudan...si claro, a hacer brotar el espiritu!
    Te quiero mucho Pato...
    celebro ésta tregua al silencio:)
    besosssssssss!

  17. ybris says:

    Escribes para mucho más que para distraer el olvido.
    Desde luego, entre otras muchas cosas, para admirar a tus lectores empedernidos como yo.

    Besos.

  18. Hilda says:

    Pasarán más de mil años,muchos más...
    Qué maravilla es guardar en la memoria el camino que me devuelve de nuevo a casa,a tu casa.
    Encontré la puerta entornada y no pude resistir el pasar a saludarte.
    Un besito

  19. Te siento mucho mejor!!!!!!!!!!!!

    estoy muy contenta!!!!!!!

  20. Fernando says:

    te rodea un viento de extenuación y sin embargo en ese viaje siempre te veo una luz en la mirada...un beso dulce y un abrazo fuerte.

  21. Sibyla says:

    Y yo, siempre anoto, que no puedo dejar de leerte, pues es siempre una verdadera delicia...

    Momentos mágicos y únicos, querida Pato.

    Un beso grande:)

  22. Pues zurzamos con hilitos los farolitos chino,s los colores amarillos del fondo de nuestros ojos que se nos quedan cuando miramos a los cristales sin ver que son espejos.

    Un lobo llamándote

  23. Qué bueno volver a leerte. Hermoso tu texto. Es un enorme placer pasar por acá.
    Un abrazo.

  24. Yo siempre distraída, no anoté direcciones,ni fórmulas, ni ideas, no hice como Ariadna o como Hansel y Grettel, no hice como Pato, y ahora no encuentro el camino de regreso a mi casa....
    no encuentro farolitos chinos....

    ni siquiera fantasmas, ahora quisiera que ellos me acompañaran...

    voy a estar alerta, para que no vuelva a suceder

    un beso y un abrazo de felicidad por ti, por este regreso maravilloso

  25. meridiana says:

    Recorriendo tu blog, que hacía tiempo no visitaba, anclé en este post. Me pareció bellísimo por el estilo y la propuesta: como Gata, yo también asocié con Hansel y Gretel...Hay que dejar migajas para volver a comer ese pan. Para no quedar hambrientas de felicidad...

    Felicitaciones por este texto, Pato.

    Saludos
    Liliana.

Gracias por tus palabras