Escribo, detenida en esta hora: oscurecido el cielo,
rojas las manos que viajan torpes
buscando una conversación antigua
hay silencio 




perdí el hilo
en esta maraña de días destejidos
ya no me asomo a contar nada

¿Cómo decir este desatino?

Aturdida por el afuera
partida en dos por dentro
me apago.
Bajo el interruptor.
Escapo
y aparezco en el patio de atrás,
zona de frontera
donde el viento cala los huesos.

Es tan fácil extraviar la huella sagrada,
para volver al frío.

Sin embargo otra vez la fiebre
sale a trajinar la noche
como un dolor inquieto que
pellizca las esquinas de mi cuerpo.
Sin querer entran a arden
las horas que no son
y escribo.

8 Comentarios

  1. Hoy has contado algo otra vez.
    No permitas que nada apague tus palabras.
    Y sigue brillando por aquí de vez en cuando.
    Vale?

    Besos.

  2. Genín says:

    Pues sigue escribiendo, así te sentirás bien enseguida, piensa que Gabo ya no tiene fiebre :(
    Besos y salud

  3. Extraviar la huella sagrada....evidentemente no la has perdido.
    Besos***

  4. Magnifico. Un abrazo.

  5. Que la fiebre trasnochada sea de escribir.
    Este poema es muy íntimo y entrañable.
    Besos, Pato.

  6. Pato says:

    Qué bueno que estén aún del otro lado. Pensé que la huella se estaba empezando a perder y me sentí fatal

    me cuesta escribir
    pero el espíritu sigue latiendo y buscando en los rincones
    besos

    y gracias Toro, Genín, Dalia, Alfredo, Mirella

  7. PIZARR says:

    Mi querida Pato... ¿donde quedaron nuestras conversaciones en rosa intenso? ¿donde se escondió la música que aquel día de pronto descubrí tras una baranda que me llevó a tí? ¿donde están las miradas que me llevaban cada día a recorrer caminos, letras y palabras?

    No tengo ni idea, solo sé que de pronto en medio de la sequia que me acompaña los últimos años, en lo relativo al mundo bloguero, he pensado en muchos de vosotros, he entrado en mi blog y la última entrada registrada era la tuya... ¿una señal de nuevo? ... me gustaría que así fuera, para poder seguir de nuvo compartinedo con vosotros mis miradas y mi mundo.

    Un abrazo inmenso con todo mi corazón Pato... Ni te imaginas cuantísimo te pienso fuera de estos mundos virtuales.

  8. Molinillo says:

    Leyendote, retomo el hilo de por qué te seguía..., llevaba tiempo haciendolo, hasta que me perdí de este mundo y un comentario tuyo en mi blog me tomó por sorpresa..., agradable sorpresa que revive muchos recuerdos..
    Ahora me paro en cada palabra de este post leo los comentarios de la gente que te sigue..., y muchos estamos en las mismas situaciones..., Situaciones que para mi visión debemos permitir que sucedan...
    Permitamos que eso pase, que pase, y que se vaya ... Momentos, momentos que pasados dejan hueco a otros momentos.... Es curioso como todo fluye... incluso la fiebre...

    La fiebre expulsa...
    Sigue expulsando, lo necesitas, y te hará bien ...

Gracias por tus palabras