La mañana me trajo el dolor de los perros ladrando y desarmonizando el sol. Era la hora perfecta, apoyada sobre el teclado amarillo, la primera luz del día se dejó ver brillando en el Do. Sacudí como pude el sueño acercándome lenta a la ventana. Corrí las cortinas y allí estaba él, entorpecido como un cielo de tormenta, bajo los tilos aún frondosos. También el rayo de sol que pisaba el Do, pisaba su pelo y formaba su sobra pequeña y uniforme sobre el camino. Me tiré para atrás buscando no ser vista. No me gusto de mañana: los ojos hinchados, el cabello revuelto, las manos tibias, la camisa de dormir desierta, soy grotesca cuando despierto. No vivo hasta después de una ducha. Furia de agua caliente sobre mí. Charco contenido en el cielo, despejando los fantasmas que amanecen enroscados entre mis piernas, mordiéndome los talones, picando mis manos, estirando los miedos hasta el final de la calle. Y gritar total nadie me escucha, gritar tu nombre a ver si así el sol se te cruza entero y te abre los ojos, te despeina. Gritar la rabia, cantarla bajo el agua, en Do menor, que se escape de mi garganta la ira, que deje de masticar la sangre y salte en paracaídas o se frene despacio en el próximo semáforo y estalle y se expanda y drene su púrpura saña como un ramo de miel líquida y no me queden mas dudas.

9 Comentarios

  1. Eres única.
    Hasta tu furia me encanta.
    Que grande!!!

    Besos.

  2. Genín says:

    Después de tanto tiempo, me alegra que estés en tan buena forma física que te puedas masticar los talones sin esfuerzo alguno...jajaja
    Controla esa furia que luego salen las úlceras de Duodeno...
    Besos y salud

  3. Déjala salir, la furia en las entrañas nunca engendra nada bueno...
    Besos***

  4. Que buen texto, Patito.

    Se lee la catarsis, pero es una catarsis armoniosa, que no se destempla en gritería ni en panfleto, sino que se desgrana con la naturalidad de los sentimientos cuando pueden fluir.

    Me gusto mucho. Una prosa equilibrada y a la vez fecunda en lo emocional, de modo que el lector la siente. Poética con belleza, no con lirismo barroco al pedo. Poética, real y contundentemente poética.

    ¿La novela tuya para cuando? Me compré el sillón que te dije y me senté a esperar para leerla.

    Juaaaaaaaaaaaaaaaaas

    Estás en buena y heroica forma prosística, Patito. Eso me da una gran alegría.

    Lehit

  5. Darío says:

    Que no quede pus, adentro...

  6. Un estallido de furia poética, ojalá siempre fuera así...
    Un abrazo.
    HD

  7. que saludable!!!!!

  8. Y que furia Pato, se siente la desesperación por que el otro, persona o figura o reflejo de uno mismo se despierte a lo que le queres decir...
    Un beso.

  9. Matias B. says:

    Explotar, Pato!
    Hay que llenar de bombas el mundo!

Gracias por tus palabras