Las plantas siempre nos dan una alegría y guguel una patada en donde ya sabés.

Hace un tiempo, rescaté un hijito de una planta acuática que tenemos en el estanque del jardín. Lo puse en un frasco de café de los altos y lo dejé ahí. Agonizó durante un tiempo y un día noté que estaba reviviendo. Esta mañana, donde ayer no había mas que verde, un color enorme llamó mi atención. Del frasco de café salía esbelta y única una flor lila. Había florecido la plantita agónica. La flor vive un solo día, esta noche se marchitará y mañana estará mustia, violeta y pequeñita. Corrí a fotografiarla, pero no sé qué problema tiene la cámara que siempre le pasa algo que me impide sacar fotos. Grrrrr. Pensé que podía escribirla y también buscar una foto por guguel para ilustrar. Pues bien, me pasó lo que te dicen los médicos que no hagas cuando te dan un diagnóstico X de algo que tenés. Encontré la noticia fatal allí. El que busca encuentra. 

Allí estaba mi preciosa flor en una y mil fotitos y abajo la espantosa noticia.
”Nativa de Sudamérica, es una de las plantas acuáticas más dañinas del mundo. Sus preciosas flores púrpuras y violetas la hacen ser una planta ornamental popular en los estanques. Esta planta tiene un crecimiento muy rápido, su población es capaz duplicarse en poco más de 12 días. Las infestaciones de esta especie(…)”
 Acá dejé de leer porque -aunque no lo crean- la miré y estaba mas esbelta, mas gorda y me miraba.

Ahora ya sé que soy algo así como un Frankenstein de las flores. Y que en mi patio crece a pasos agigantados un mostro bello, como todos los mostros. Y que en poco tiempo invadirá todo el jardín, tapizará el resto de las plantas, se acercará al pasillo, del pasillo pasará al patio que rodea la cocina, de allí trepará la puerta, romperá el vidrio, estirará sus brazos, abrirá sus fauces y me encontrará a mi acá sentada escribiendo bolududeces y me tragará. No podré contarles cuando aparezca mi hermosa caripela en la nueva flor, pero han de saber que eso puede sucederme.




12 Comentarios

  1. Vaya con la plantita...
    Espero que no llegue a Barcelona.

    Besos.

  2. Ojalá el mundo cambiase la invasión de balas por la de plantas así de bellas.

    Un abrazo Pato

  3. Darío says:

    Impactante, a pesar de la nefasta cámara de fotos. La imaginación es poderosa. Un abrazo.

  4. Genín says:

    No sucederá, pero imagina si echaras la plantita en un rio o un lago, se apoderaría de todo, y en un tiempo, el mundo entero estaría lleno de ellas, no entiendo como no se ha apoderado ya de todo...
    Tengo mucho miedo...
    Besos y salud

  5. Jamás en mi vida había escuchado hablar de "guguel". Ahora... Impresionante la noticia. Tiene algo de apocalíptico, muy a tono con estos tiempos de doce, doce, doce (?). Hablando de Doce... Se despide el Flaco.

  6. Y, mientras no sea venenosa, no hay demasiados problemas, es solo cortarle los brotes cuando se ponga muuuuuuy grande, y, obviamente incinerarlos, no sea cosa que se expanda por las alcantarillas, pase a las cañerías subterraneas llegue al rio de la plata y etceteras, Genin, me parece que todavia no se apoderó de todo porque no tiene ningun amigo en el imperio, que sino.....

    Un abrazo

  7. www.cortinadehumo.blogspot.com (Homenaje al Flaco).

  8. No desesperes pato !!! supe tener una planta similar en mi jardín , creció tanto que tuvimos que mudarnos...ahora soy mas feliz en este nuevo barrio!!!

  9. aris says:

    Cada día me alegro más de no tener plantas .. soy negada total .. todas se me mueren ( snif ) ...

    Un enorme abrazo

  10. El peligro embellece!

  11. que buen relato, saludos.

  12. hermosa imagen...

Gracias por tus palabras