A-R. Hasta ayer estas eran dos letras significaban cualquier cosa, menos dolor. Hoy ya sé que hay una enfermedad que se llama Artritis Reumatoide Seronegativo y que todo indica que es lo que estoy padeciendo, entre otras cositas. Ayer he recibido la noticia con serenidad. Raro en mí que enseguida pienso grandes desastres cuando se trata de salud. He tenido una actitud positiva de entrada. Estoy sorprendida. A medida que el médico me decía una serie de palabras raras y feas, yo las iba acomodando en mi “entendedera” y pensando que de eso iba a salir. El médico se inclina por este diagnóstico, luego de llevar varios meses de análisis, observación y seguimiento a una serie de síntomas. Fundamentalmente dolor en las articulaciones. No una. Muchas. Mas de las que yo pensaba que existían en mi cuerpo. ¡¡Estoy llena de articulaciones!! Por favor, yo que pensaba que articulaciones eran las rodillas y los codos, creo que tengo articulaciones hasta en las pestañas. Las articulaciones me duelen y las siento entumecidas. Mi cuerpo se fue convirtiendo en una especie de cárcel de la que no puedo escapar. Me voy petrificando. No es broma, si me quedo mucho tiempo quieta me convierto en estatua. Y necesito un remolcador para salir de ahí. Cuando huyo de estas paredes de piel es gracias a la fuerza de mi espíritu (yo que pensaba que no tenía), al koinor de mi mente que no se detiene y me empuja a salir una y otra vez, pero salgo con dolor. Siempre ando con dolor. A pesar del Ibupirac. A pesar de que ando riendo y haciendo bromas y cosas y puteando y diciendo ayayayaay, también ando yendo y viniendo para no volverme roca, pero el dolor está firme como rulo de estatua, nunca mejor dicho el refrán.

Llevo muchos meses sin saber qué era esto que me estaba hundiendo. Me han tratado por diferentes dolencias, algunas reales, otras confusas y por primera vez en mi vida he sido una buena paciente. Del susto que tengo encima debe ser, creo que no me queda otra más que ser buena y obedecer lo que dicen los que saben y también escucharme a mí. En este tiempo aprendí a reconocer cuando mi cuerpo ríe, llora o se enoja. Debo escuchar cuando mi cuerpo habla, para luego no tener que escucharlo gritar.

10 Comentarios

  1. Te escribo un mail.

    Besos.

  2. Genín says:

    Si, tienes que escuchar a tu cuerpo que en realidad eres tu...jajaja
    Yo tengo un truco para no tener enfermedades: No voy al médico...jajaja
    Bueno si que voy cuando escucho al cuerpo y me echa la bronca, entonces agacho las orejas y voy, pero de lo contrario, aunque me duela aquí y allá, no voy al médico. Uno va a consultar una sola cosa y sale con cinco diagnósticos, no gracias, me quedo como estoy mientras aguante.
    Que yo sepa, hay medicinas hoy día mucho mas efectivas que el Ibuprofeno que supongo que será eso que tomas que empieza por ibu, pero a mi no me hagas caso, no soy médico y es a ellos a los que hay que hacer caso, aunque contrastar es bueno. Yo creo que tengo algo así, últimamente me duelen las articulaciones de los dedos y se me agarrotan, así que no tomo nada, me pongo a escribir para desentumecerlas...jajaja
    No,ahora en serio, cuídate mucho...
    Besos y salud

  3. Pato,te acabo de enviar un email.
    Un fuerte abrazo.

    Luis

  4. Darío says:

    Un abrazo.

  5. Hola linda. Te mandé un mail a ese apartado de arriba que dice "contacto". Espero que te llegue. Es por el asunto de como hacer remitir los síntomas por fuera de los corticoides y todas esas cosas.

    Si no te llega por esa ventanita, me podés mandar vos un mail al correo del blog y yo te paso de nuevo la fórmula del imperio incaico. No es joda. Es sabiduría ancestral y no incluye dientes de sapo ni ojos de cóndor.

    Lehit

  6. aris says:

    El dolor es muy duro .. y hay días de todo tipo.. Es muy importante que lo tomes con calma y mucha paciencia.. Lamento muchísimo que te suceda eso .. Yo tengo fibromialgia y por lo tanto te comprendo muy bien...
    Te dejo un enorme abrazo y si necesitas algo dímelo.. A veces solo se necesita hablar .. Besos enormes

  7. Dejo un fuerte abrazo,te he mandado un mensaje en el formulario de contacto.***

  8. Solo fuerzas Pato, yo también sufro de un dolor crónico y se que es horrible, pero me anestesio como puedo y sigo adelante, nada puede detener nuestros espíritus, nuestras ganas de vivir.
    Un fuerte abrazo.

  9. Leí el post ayer. Me quedé pensándolo. Recordaba la historia reciente de mi vida personal. Sé que debe ser duro. También que es diferente lo que vos vivís de lo que pasé yo con mi papá. Pero sí es cierto que uno debe cuidarse siempre. El cuerpo y el alma sanos... Sé que vas a salir adelante. Estoy convencido de ello. Y vas a ver cómo la vida te va a regalar grandes momentos. Te mando muchas fuerzas.

Gracias por tus palabras