Preámbulo a un silencio

Porque se tiene conciencia de la inutilidad de tantas cosas
a veces uno se sienta tranquilamente a la sombra de un árbol
         en verano
y se calla.

(? ¿Dije tranquilamente? falso, falso:
uno se sienta inquieto, haciendo extraños gestos,
pisoteando las hojas abatidas
por la furia de un otoño sombrío,
destrozando con los dedos el cartón inocente de una caja de fósforos,
mordiendo injustamente las uñas de esos dedos,
escupiendo en los charcos invernales,
golpeando con el puño cerrado la piel rugosa de las casas
            que permanecen indiferentes al paso de la primavera
una primavera urbana que asoma con timidez los flecos
            de sus cabellos verdes allá arriba,
detrás del zinc oscuro de los canalones,
levemente arraigada a la materia efímera de las tejas a
             punto de ser de polvo.)
Eso es cierto, tan cierto
como que tengo un nombre con alas celestiales,
arcangélico nombre que a nada corresponde:
Ángel
me dicen
y yo me levanto
disciplinado y recto

con las alas mordidas
                      quiero decir: las uñas
y sonrío y me callo porque, en último extremo,
uno tiene conciencia
de la inutilidad de todas las palabras.

-Ángel Gonzalez-
Días de mucha soledad, silencio y cansancio, qué mejor que la sombra de un árbol o 
las hojas de un libro, tirada al sol en mi cuarto.
Es que hace tanto frío, tanto...

8 Comentarios

  1. Soledad, silencio y cansancio.
    Que tres amiguitos tan poco recomendables te has buscado.
    Los conozco bien.
    Somos íntimos por desgracia.

    Diles que se vayan a buscar amiguitos nuevos y que te dejen en paz.

    Besos.

  2. Genín says:

    Lo mejor es abrazarse estrechamente...
    Besos y salud

  3. Adoro a Ángel. Lo conocí. Estuve con él (me dedicó tres libros) meses antes d su muerte. único.

    Besitos. Y anímate.

    (lo de escladar -no escladar, que se me bailaron las letras- es pasar por agua hirviendo los tomates, ara que salga la piel sin resistencis, y así comerlo peladitos :)

    Besito, Pato, y pasa un buen finde

  4. Darío says:

    Hermoso. Un poema para leer en voz alta debajo de un paraíso solitario...

  5. Me encantan sus poemas,aunque muchas veces me ponen triste...
    Como dice Genín, un buen remedio para esos tres males es un largo y cálido abrazo.Yo te lo dejo aquí,lleno de sol mediterráneo, espero que lo sientas y que te quite el frío y te acompañe.Besos***

  6. Tus posts siempre me mueven y me inspiran...

  7. Malena says:

    Cualquier hombre que se llame Angel merece toda mi atención. Era el nombre de mi abuelo, que solía sentarse en el patio a mirar las flores que la abuela había sembrado. ¿Qué pensaría en aquellas tardes?

  8. Reina says:

    Es el frío... no da ganas de levantarse de la cama.... :(
    Excelente relato...! :)

Gracias por tus palabras