Acechando el tiempo tras la ventana
veo estirarse por callejones rancios de orines
ronco de horror 
un día mas.
Va por ahí girando en su bicicleta centenaria
rodando el cansancio entre las piernas
esfera fatal de sed escarlata.

Mas lejos, ruedan los ojos vendados con una tela blanca en un río podrido que nos astilla la piel y nos la vuelve amarga
ahora que la tarde se termina en el reloj de arena
rueda la hora seca
ahogada chirría en la ventana
púrpura y redonda de espanto
volando sobre mí
ensopada de lluvia

nube
       lenta
               espesa 
                          febril   
                                        avismada 
en mis ojos de
  virgen milagrosa
para empapar el drama de otro día que nos pasa
como un sordo protector de pantalla.

8 Comentarios

  1. Jo, eso de "va por ahí girando en su bicicleta centenaria" me ha dado un miedo que lo flipas...
    Pesadilla de día :(
    Besos***

  2. Genín says:

    Si a mi también me estremeció lo de bicicleta centenaria...
    Besos y salud

  3. Yeka says:

    Cierto, cierto...muy cierto...pero quiero ver en algun mínimo detalle la belleza...por Dios, que existe a pesar de tanta fealdad que nos pecha de frente.

  4. Ya no sé si calificarlos como días o como condenas.

    Besos.

  5. Y a pesar de todo, hay que cantar aquello de " Gracias a la vida", Pato.
    Cada nuevo día es sombra, pero también es luz. Todo depende de los ojos o del ánimo con que se mire. Te mando toda mi energía positiva y un abrazo gigante desde el otro lado del charco.

  6. Es increible, pero así nos pasan los días. A veces trágicos, a veces, dulcemente tristes. Me conmueve, usted.

  7. El tiempo pasa por igual para todo, incluso para las bicicletas y sus conductores...

    Saludos

    J.

  8. Anda cerca, por ahi, recordando su presencia a cachetazos

Gracias por tus palabras