Mi perra, mi negrita hermosa está bien, no come mucho, se volvió mas mimosa de lo que ya era, lo cual es mucho decir y sólo come alimentos gourmet, trocitos de carne hervidos muy lentamente con especias, pollo al horno, ositos de avena, salchichas y si es de mi mano mejor. En breve me va a sacar de las casillas y volverá a sus pelotitas y huesitos de toda la vida, que mal no le han hecho, el veterinario nos felicitó por el brillo de su pelo y no sé qué mas!
Soy yo que estoy fuera de mi centro. Cansada. Pero muy. Igual sigo. No voy a parar aunque mi camino vaya derechito a cualquier parte. Sólo que hay días en que ese cansancio te oprime la garganta como una garra y no dormís bien. Tenés pesadillas como eso que escribí ayer y cuando te despertás entrás en otra pesadilla, la de hacer-hacer y hacer para que no pase nada y llega la noche y lo que hiciste no sirvió de nada y tu día se esfumó en medio de una carrera frenética para mas nada. Ayer nomás me traía a la memoria mi amigo Samuel la historia de las sillas de Silvio Rodríguez. Esas que te invitan peligrosamente a sentarte. Y no voy a sentarme. No señor. Yo sé lo que es estar sentada en esas sillas. Esas sillas son la muerte misma. Quien me lee, conoce la historia de Sofalita, años sentada en un sofá mirando pasar la vida. Los sofás ahora son nada más que pasajeros, son un buen lugar donde abrir un libro, nada más. Pero hay días como hoy en los que apenas abrir los ojos quisiera pegármelos con cola vinílica, para apagar la tormenta. Y aún así la tormenta se larga con todo y no le importa nada, no escampa, cae el temporal sobre mis manos ahogando el hacer cotidiano, volviéndolo sueño inalcanzable. Quimeras embebidas en café, ideales para putearlas un rato a medida que el oxígeno en sangre disminuye y se vuelven levemente azules.

11 Comentarios

  1. Fiaris says:

    No te dejes dominar por la tristeza querida amiga,un abrazo.

  2. Y digo yo...¿no sería conveniente parar un poco?no podemos sostener el mundo sobre las espaldas y muchas veces lo intentamos.
    Deja el mundo en manos de otros, que pueden cuidarlo bien, ya lo verás.
    Un fuerte abrazo y como siempre desde hace un tiempo, besos dobles***

  3. Pero en el fondo, sabemos que somos más fuertes que la tormenta, pasajera y no más... Cortázar decía que "nada está perdido si te tiene el valor de reconocerlo y volver a empezar", así que venga, arriba aunque cueste... ahí fuera hay cosas/personas maravillosas esperando, y aquí dentro hay algo todavía mejor por lo que seguir: nosotros mismos. Un abrazo Pato!

  4. carmeloti says:

    Pues no hay nada mejor, que sentarse un rato en un sofá calido, coger un libro, recrearlo en tu mente, soñar, ingerir un café, mientras exhalas humo de un cigarro (perdón a los no fumadores).

    Y decir hasta aqui he llegado, y ahora es el momento de redireccionar donde voy a ir ahora...

    Ánimo que no hay mejor alegría que el saberse capaz de salir y tu lo eres.

  5. Tu perrita vive mejor que tú eh?

    Besos.

  6. Esta es la otra, aunque te aseguro que me confunden. Las dos tienen mano delicada. Pero ésta, una ternura conmovedora.

  7. Genín says:

    Pues no sabes lo bien que me sentó a mi la siesta en mi sofá despumes de haber caminado mi hora diaria a buen paso...
    Besos y salud

  8. Eli says:

    Conforme te leo mas te quiero. Es imposible conocerte sin admirarte. Cuanta dulzura te habita buena amiga. Eres un derroche de ternura. Gracias por existir.

  9. Ains me da penilla que estés pasando por este momento!! No conocía la historia de sofalita pero rebusqué por tus archivos y la encontré. Esta bien que decidas seguir en pie, pero creo que a veces no estaría mal sentarse para tomar aire, respirar, tomar conciencia, pensar un poco y coger fuerzas para levantarse y tirar más fuerte si cabe. La cuestión es levantarse a tiempo y que el sofá no te absorba. Estoy de acuerdo con Eli, te conozco desde hace poco y por la bloggosfera, pero no sé, lo que escribes tiene algo, que si, que te hace admirable...ánimos y muchos besos para ti y tu perrita!!!

  10. Pato, llevas razón... no hay que sentarse! yo también tengo la tentación, pero más de cama que de sofá. Quedarme en l acama, porque total, cada día es igual y seguir en pie ya no tiene ningún sentido. Pero no hay que sentarse, Pato. Que eso es un bucle, y cuesta luego m ucho salir.

    Te mando mi oxígeno desde aquí. Y un abrazo fuerte. Y una tapita de queso y una copita para brindar y reir, ok?? :) Muak!

  11. Creo que deberías guardar unos mimos para ti, y gozar en grande la comodidad de ese sofá.... Me da gusto que tu perrita este bien.... Besos con cariño

Gracias por tus palabras