"Si perdí la razón no fue por amor, fue por soledad"
-Andrés Calamaro-


Allí estaba. Como cada vez que me acercaba. Pálido y silente.
Lejos, pero estaba. Del otro lado, mirándome.
No sé cuánto tiempo me siguió con su mirada. Al principio yo contaba los días, después perdí la cuenta.

Por entonces tuve miedo. No dije nada a mi familia, por temor a que piensen en mi casa que estaba enloqueciendo. Yo sola fui comprobando que era inofensivo.
Que nada mas estaba allí.
Que su vida era mirarme detrás del espejo.
Y que vivía nada más de a ratos. Eso lo descubrí un día jugando, cuando le perdí el miedo y sus ojos entraron a gustarme. Yo me di cuenta que si me acercaba, él aparecía y si me alejaba, se esfumaba hasta desaparecer.
Jugué con eso hasta aburrirlo.
Y también pude comprobar que sólo se dejaba ver por mí.
Nadie nunca lo vio.
Eso también lo comprobé bajo técnicas experimentales. Llamaba a mi madre en su presencia, mirándolo fijo a los ojos la llamaba de un grito. Él ni se inmutaba, sólo que cuando ella aparecía, él se desdibujaba por completo con una sonrisa en la que brillaba un dejo de malicia.
O entraba sola a mi cuarto y me detenía a esperarlo hasta que aparecía en el espejo y a la cuenta de un-dos-tres, les pedía a mis amigas que entren todas juntas que estaban esperando detrás de la puerta. Entraban todas gritando, ansiosas por la espera y él huía ruborizado y ahí la de la sonrisa maligna era yo.
Durante mucho tiempo jugamos a las escondidas, después comencé a provocarlo. Sobretodo cuando fui creciendo, porque no entendía porqué la cosa era conmigo.
Entonces pasaba bien lejos o rapidísimo para que no me viera.
Entré a vestirme en el baño o en el cuarto de mis padres, o a oscuras en el pasillo, detrás de la puerta. De a poco no sé si porque le fui perdiendo el miedo o por provocarlo. La verdad es que me empezó a gustar provocarlo, comencé a desnudarme muerta de vergüenza en su oculta presencia.
A ver qué hacía.
Me fijaba si estaba y no. No estaba, entonces empezaba mi nuevo experimento.
Me quitaba la blusa de espaldas, me desprendía despacito los botones, tosía y me daba vuelta casi de costado y lo buscaba. Todavía no se veía bien, estaba como difuminado entonces seguía con mi cabello, siempre atado en una cola y lo iba desarmando hasta dejarlo caer sobre mi cuerpo lentamente mientras él iba apareciendo. Mientras iba tomando forma.
Cuando estaba nítido nos mirábamos.
Un tiempo sin medida.
Él no decía nada.
Yo menos.
Nos gustábamos así en esa penumbra de mi habitación sin palabras.

Un día me fui, porque la vida me fue llevando lejos de sus ojos y no quise volver jamás a la casa de mis padres.
Tenía miedo.

Cuando murieron mis padres, mis hermanos vendieron todo sin consultarme, porque mi ausencia inexplicable los había ofendido.
Lo entendí. Y nunca me atreví a preguntarles por el destino de las cosas. Alguna vez intenté preguntar por el ropero de espejos que había en mi cuarto, pero no lo hice. Por dentro siempre tuve ese temor a no se qué efecto mágico de que con sólo nombrarlo se hiciera presente otra vez, así de la nada, como había sido en un principio.

Entonces jamás hice mención alguna, pero nunca dejé de buscarlo con mis ojos.

Especialmente estos últimos años, he sentido como una necesidad imperiosa de volverlo a ver y lo que mas me gusta hacer en mi tiempo libre es recorrer mueblerías antiguas. Callejones con negocios de muebles usados, arrumbados en galerías oscuras, lustrados en las veredas y perder mis horas allí. Especialmente miro los deteriorados, los podridos en sus patas, los apolillados, mucho más si tienen adornos de bronce cubiertos por la pátina negra del tiempo.
No miro cualquier mueble, mis predilectos son los de roble de Eslavonia con espejos biselados
En esos me quedo parada un rato largo.

Espero.

Quietita espero un milagro y desaparezco para volver a aparecer, ese juego de escondidas que siempre él y yo jugábamos, todavía me ilusiona.

Mis hijos y mis nietos piensan que estoy loca. Debo estarlo. Alguna vez eso me importó, hace de eso ya muchos años, cuando era jovencita y necesitaba disimular este secreto. Ahora ya no me importa nada, que piensen lo que quieran, después de todo si piensan que desvarío, mejor para mí, puedo jugar más tranquila.
Ya saben que la vieja está chiflada y que juega con algunos espejos, especialmente los que están en los roperos. No puedo con mi genio, me detengo y hago el jueguito de aparecer y desaparecer. Después me quedo un rato infinito esperando a ver si viene.
A ver si sus ojos divinos vuelven de algún modo extraño.
Todavía no lo he visto.
Igual no pierdo las esperanzas de ver aparecer un día cualquiera, de improviso, su imagen en el espejo.
Yo sé que va a volver, por eso no dejo de buscarlo.

21 Comentarios

  1. Esa viejita no está loca.
    Sigue siendo una niña mágica.
    Y lo será hasta su último día.

    Besos.

  2. Fernando says:

    la verdadera que se esconde y se encuentra en el misterio de su propia mirada.

    bs

  3. mangeles says:

    Bonito juego....y hasta me imagino el armario....sigue esperando, seguro, seguro que aparece.

    Besos Patri.

  4. Anónimo says:

    Romanos 10. Si confiesas con tu boca que Jesucristo es tu Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salv@.

  5. Poiésis says:

    El espejo es el revés de los muros y siendo el lado en espera, es la nada en que todo se reúne. La casa hecha de aire, viaja escalonando el tiempo y clavando en los marcos opuestos, vivos reflejos de las escalas de un alma...

  6. Como siempre cautivador tu relato.

  7. hay abismos, fisuras en los espejos... su observación nos descubre esa clase de misterios que intuimos en los límites de la razón...

    un beso

  8. Gracias por el genial relato.
    Me ha ensimismado.
    :-)

  9. Georgia says:

    De vuelta...que gusto encontrar siempre estas reconfortantes letras...te abrazo

  10. Siempre habrá un algo mágico que nos observa, nos sonríe, nos reclama y nos antoja a volver....
    mil besos amiga mía!

  11. ybris says:

    De locura nada. Es el juego de la vida y la esperanza.
    Es el deseo de seguir con la juventud y la compañía de la imaginación.
    La soledad es a veces así de fecunda.

    Precioso relato, amiga.

    Besos.

  12. Me has atrapado en tu tela de palabras,jacarandá mágico.Es precioso.Besos***

  13. Después de escucharte atentamente, querida Patito, me pregunto cuántas niñas-mujeres habrá por el mundo buscando viejos-roperos-con-espejos-mágicos...

    Tal vez quienes no hemos tenido un mueble así, hayamos jugado también a buscar esa mirada cómplice en el brillo de las estrellas, o en el reflejo de un charquito después de una tarde silenciosa de lluvia, o quizá en el viento que besa las hojas de un árbol vestido de otoño... Quizá...

    Muchos besos mi escritora predilecta :-)

  14. virgi says:

    La búsqueda de la posibilidad soñada, aquella que fue real alguna vez, ésa es la que le da otro impulso a nuestra vida.
    Precioso relato.

  15. July says:

    Nunca dejes e intentarlo ni de buskarlo. Ya sabes, rendirse, es lo que mata a las personas, aunque tú, eso ya lo sabes hace tiempo ;)

    Un enorme abrazozzzzz!

  16. manu says:

    con la frase de calamaro y el comienzo de tu relato me sentí como jack nicholson en el resplandor jeje, después la idea fue cambiando a medida que fui leyendo tu relato, pero esa abstracción, de alguna manera, es necesaria, algo extraordinario, algo irreal, eso que nos saque del resto, que nos mueva muchas ideas, y que nos haga hacer cosas que los demás nunca entenderían.

    salutes
    atte. manu

  17. LaU says:

    Seguro aparecera, cuando perdida entre callejones y muebles con hisgtoria, te veas reflejada y vuelvas a hacerle el juego ...

    Hermoso relato pato, siempre es una delicia leerte.


    Besos y abrazo grande
    :)

  18. que buen relato!!

  19. Leerte me reafirma que estos paseos por la blogosfera deben ser más frecuentes. Me he quedado extasiada con el relato y creo que hasta pude verlo en el espejo, yo sí tuve ese privilegio.
    Besitos amistosos apreciada Pato, eres una genio!

  20. Anónimo says:

    Romanos 10. Si confiesas con tu boca que Jesucristo es tu Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salv@.

  21. monica says:

    genial Patri tus relatois me transportan!! felicitaciones

Gracias por tus palabras