El romance de Coca y Berto es un secreto a voces que él se encarga de desmentir en cada ocasión que se presenta. No vayan a pensar cosas raras los muchachos.
Él aprendió de la gente de la tele, eso de que "sólo somos buenos amigos" y tiene la frasecita siempre en la punta de los labios. Tranquilizando así las bromas socarronas de los "gomías" que ya lo quieren ver casado.

Coca lleva un cabello parecido a los matorrales secos, siempre da la impresión de que tiene la cabeza en pleno incendio y que cualquier idea que se le prenda puede terminar con los bomberos trabajando horas para apagar el fuego.
Berto en cambio es la mar de la tranquilidad. Tiene el andar pausado de los que duermen mucho y los ojos mansos. Una sonrisa a cuestas en su lado derecho, el cigarrillo siempre descontrolado y el tango; eso es lo que le da al hombre su aire rudo, aunque en el fondo es un blando. Su voz profunda, arrancada de algún lugar oscuro de su pecho le pone un toque gardeliano que deja a Coca prendada con esos pocos encantos.

Ella no es de disimular el amor. Lo espera desde temprano, sentada en su banquito, con la mirada atenta a los que van llegando, vestida siempre para ofrecer una fiesta. Se le escapa por los poros el torrente de suspiros que le provoca ese hombre sereno, que de pronto se torna apasionado sólo con pedir un trago.
Se apoya en ese mostrador lustrado y la mira sin decir palabra. La mira directo a los ojos, su mirada es siempre como un ocaso. Ella corre su matorral encendido con la mano y desde allí salen dos ojitos dispuestos a subir los peldaños de los sueños prohibidos.

Entonces Berto olvida, por suerte a los muchachos del barrio y la famosa frase de que sólo son amigos, se inclina despacito sobre su cuello de tortuga buena y entre palabras difusas, palabras que tienen un soplo divino, un torbellino, un canto, le cuenta las diferentes formas que imagina del amor.
Luego terminaba su vino, se acomodaba el saco, paga sus cinco minutos de gloria y se marcha despacio.

Cuando él se va, los muchachos del barrio pierden sus apuestas y a ella se le desbarata la ilusión de hoy, al tiempo que el incendio de su pelo se apaga. Lo sigue detrás con los ojos mancos, hasta la próxima vez, para no perder ese rastro sombrío que tanto ama.

22 Comentarios

  1. Me has volver al principio de conocerte.

    Gracias.
    Gracias.
    Gracias.

    Qué maravilla.

    Besos.

  2. incal says:

    Hoy me levante con el pie izquierdo, me dije mientras desayunaba,pero lurgo de leer este texto vi que me habia equivocado.

    Gracias por la belleza.

    Saludos desde Luis.

  3. Un gusto leerte

    Un abrazo muy grande..

    Saludos fraternos.
    Que disfrutes de tu fin de semana

  4. karina says:

    Ohhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!

    Coca me ha matado
    Y él...

    "Se le escapa por los poros el torrente de suspiros que le provoca ese hombre sereno..."

    Qué belleza Pato!

    Y gracias :)

  5. PIZARR says:

    !Pato! !Por lo que mas quieras!

    NO ME HABLES DE AMOR...jajajaj

    Me has matado con esos dos ojitos que se le salen a ella dispuestos a subir los peldaños de los sueños prohibidos.

    Que bonito Pato

    Un abrazo, mientras intento sujetar los mios para que no se escapen detrás de mis sueños imposibles...

  6. Codorníu says:

    Qué bonito, amiga. Fíjate que lo que ella ama es el rastro sombrío. Me ha gustado mucho. Siempre me gustan tus textos; pero hoy se te ha escapado la cometa con esa genialidad de los ojitos "dispuestos a subir los peldaños de los sueños prohibidos".

    Porque -gracias a tu magia- casi los he visto.

    Un beso.

  7. Mai Puvin says:

    Ayyy que ternura... me llenaste de esperanza!

    Besitos linda, gracias!

  8. La magia del amor, tan inexplicable, tan sordo, ciego y mudo!
    Hermoso!
    Un abrazo

  9. ybris says:

    Hay amores que son más de rastros sombríos que de pisadas ciertas y son propensión a los sueños prohibidos.
    Queda al final la sed de los ojos mancos y del agua de una próxima vez.
    Pasó el incendio de su pelo y el ansia de sus ojos; quedaron las palabras aladas de amor junto a su cuello
    La espera que fue sigue quedando.

    Es realmente precioso el cuento. Como a Toro me llevaste a otros tiempos. También cálidos.

    Besos.

  10. pelo incendiado, ojos en suspiro, sueños prohibidos...

    delicioso romance... como soplo divino


    un beso

  11. mangeles says:

    Pato, y quien será el afortunado amado por Pizarr¿? Se te ocurre¿?...en fin...tendremos que esperar, con paciencia de amantes.

    Besos.

    Bellísimo post

  12. Badanita says:

    Extrañaba estos cuentitos!
    Berto y Coca ... Aùn tengo esperanzas !

    :=)

    Volvieron los textos que a mi me gustan. Subì mas cuentitos, Patoooo !!!

    Tqm.
    Andy

  13. Lena says:

    cuello de tortuga buena...

    Hermoso.

    (Te voy a echar de menos, Pato...mucho....)

    Besos enormes!

  14. paolav says:

    aHHHH Qué maravilloso tener el tiempo para detenerme en tu ventana...empiezo un día con el amor en mis ojos, aunque estoy a distancia de quier quiero abrazar, seguiré feliz...y la música ¿Calamaro? me encantó.
    Besos mil besos y gracias

  15. Me gusta ese piso de zócalos especiales... No me acuerdo qué nombre tienen... Sé que por ejemplo se pueden encontrar en San Telmo pero que algunos vecinos se lo llevaban para revenderlo...

    ¿Adoquín es?

    Me encontré 10 pesos!!! Subí un post con eso y en el link que adjunté trayendo a colación otra anécdota al respecto, está tu visita!!! Qué loco, cómo pasa el tiempo. Un abrazo.

  16. Codorniú ha hablado por mí al cien por cien.Es precioso,tierno,te estruja el corazón como una mano dura y suave al mismo tiempo.Besos,jacarandá lleno, llenísimo de flores***

  17. Que ternura... que paisaje el que antoja esa espera y que interminable es el cortejo de los corazones sabios...
    mil besos querida Pato

  18. More says:

    Me encantó esto, Pato querida. Hermosas esas imágenes, ese cabello incendiado, esas tonalidades del amor.
    Bello!
    Un abrazo.

  19. El amor no tiene edad, y te diria que la pasion menos (algunos no estaran de acuerdo conmigo)

    Vuelvo a los rincones que me dan paz, pato. Estas bien?

    petra

  20. white says:

    pero ese rastro volverá, caminará las horas del nuevo día y retornará a ella y ella mesará de nuevo sus cabellos que arderán para él en el fuego sublime del amor.
    Precioso

  21. Jackie says:

    Que hermosura es esto Pato!
    Es maravilloso, lo he leido dos veces saboreando despacito cada linea.

  22. Lully says:

    Deben haber muchos amores así en la vida. Me deja un sinsabor de los amores, no el mío, sonrío.

    Un abrazo!

Gracias por tus palabras